Ir al contenido principal

Un pacto de Estado para respetar el Derecho

Es vieja esta pretensión; ya Cicerón batalló para que se respetara el Derecho ante los que detentaban el poder en la República Romana, y como no se le hizo mucho caso, llegó el Imperio, la decadencia luego, y la caída. La Ley como defensa del ciudadano ante el poder. Cuando no se respeta la Ley, se impone el más fuerte. Es lo que denuncia Benigno Blanco -presidente del Foro de la Familia- en este alegato, publicado en Páginas Digital.

"Se habla de un pacto de Estado para reformar la Constitución: no me parece mal, aunque una opinión definitiva exigirá conocer sus contenidos y circunstancias. Pero más importante y urgente me parece un pacto de Estado para respetar el Derecho con mayúscula, es decir, la legalidad vigente. Cuando en un país las fuerzas políticas relevantes -e incluso las instituciones- solo respetan el Derecho si tal respeto les es útil conforme a sus intereses a corto plazo, todo es posible y nada es seguro, pues todo depende de la arbitrariedad circunstancial del poder de turno. Esto sucede en España hoy y por eso el Estado se tambalea. Bajo la apariencia formal de un Estado de Derecho vivimos en un régimen de arbitrariedad controlada; “controlada” en el sentido de que saltarse a la torera de forma impune la legalidad vigente solo es posible para las instituciones del Estado y quienes las encarnan, no para el ciudadano normal de la calle. El ciudadano normal solo puede violar la ley sin consecuencias si su conducta conecta con -o sirve a- los intereses del que manda o a corrientes profundas de pensamiento con apoyo mediático y político suficiente como para que los poderes públicos –incluido el poder judicial- subordinen la aplicación de la norma al sentir de la calle.

Curiosamente la costumbre de no respetar el Derecho vigente la inició en la España democrática el TC, es decir, el órgano encargado de garantizar lo contrario: sentencias como la de la expropiación de Rumasa o la referida a la reforma del CGPJ promovida por Felipe González o la del aborto de 1985 abrieron una vía a la manipulación del Derecho al servicio de los intereses políticos del momento que no ha hecho más que agravarse hasta la sentencia de 2012 que legitima el llamado “matrimonio homosexual” aún reconociendo el propio TC que la Constitución dice y quiso decir lo contrario. Cuando el órgano encargado de guardar la Constitución como norma suprema del Estado, manifiesta debilidades tan patentes, no es extraño que otros poderes del Estado se atrevan a hacer lo mismo: y cada vez con más osadía y arbitrariedad.

Lee el artículo completo


Así vemos que los sindicatos y sus piquetes pueden violar impunemente el derecho al trabajo en caso de huelga llegando a legitimar impunemente–con la bendición de algunos jueces- la violencia y la coacción más rastreras; que las clínicas privada del aborto convierten el aborto en un negocio al margen de la ley durante décadas mientras los poderes del Estado miran para otro lado; que los partidos políticos se financian al margen de la ley habitualmente sin consecuencias; que algunas CCAA violan sistemáticamente y durante años el derecho a la educación en libertad (en materia de lengua por ejemplo, pero no solo en ese caso), sin que haya reacciones eficaces del Estado de Derecho para restablecer el orden constitucional; que el Estado regala dinero público durante décadas a instituciones como sindicatos y organizaciones empresariales con títulos varios pero sin control alguno para comprar la paz social al margen del Derecho; que instituciones del Estado como los Gobiernos y Parlamentos de algunas CCAA deciden arbitrariamente actuar al margen de la Constitución según intereses partidistas circunstanciales sin rubor alguno; que se puede legislar otorgando privilegios contrarios a derechos fundamentales de todos a colectivos de moda como los autodenominados LGTB solo para quedar bien y evitar polémicas; etc.

Esta es nuestra España de hoy. No es extraño que muchos estemos hasta las narices. La economía no lo es todo, aunque sea muy importante.

Por eso propongo un pacto de Estado para respetar el Derecho. La regeneración democrática de España exige que todos los partidos que quieran ser algo importante en el futuro se juramenten para respetar el Derecho y para crear el vacío más absoluto alrededor de quien se separe de este sagrado principio, sean cuales sean las consecuencias en el corto plazo para unos u otros.

En el respeto o no al Derecho están en juego el futuro de nuestra democracia, la viabilidad de una sociedad libre y la credibilidad de las instituciones. Además, en el respeto a la ley hay implicados valores morales básicos que hacen posible la misma vida social".


Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

A propósito de Tabarnia

La broma no lo es tanto. Para empezar es el espejo en el que los argumentos independentistas se ven reflejados con toda su grotesca facha. Ni siquiera hace falta que el espejo sea cóncavo o convexo, como los que había en el parque de atracciones del Tibidabo. Es la administración del ponzoñoso brebaje nacionalista a sus mismos elaboradores.

Con humor.

Por esto tiene tanto éxito.

Como barcelonés, y, por tanto, presunto tabarnés, me considero implicado. Al principio no quise dar vuelo al invento: bastante lío tenemos con el nacionalismo independentista catalán como para regresar al cantonalismo del siglo XIX. Después, ha ido haciéndome gracia la broma, por su sencilla genialidad y eficacia para poner en evidencia el separatismo, hasta el punto de que barajo la posibilidad de ofrecerme como cónsul de Tabarnia en Granada.

Pero ahora veo que, como dijo un amigo, Tabarnia no es nada inocente. Está bien para defender la unidad de España; pero ¡ojo!

Me han abierto los ojos dos artículos de …

El valor añadido de un Colegio Mayor

Nunca ponderaré bastante lo que supone un Colegio Mayor para la vida universitaria y para los que estamos ligados a alguno. Sigo unido al Colegio Mayor Albayzín como vocal de su Patronato y, desde el año pasado, como Becario de Honor -gran honor-. Pongo unos ejemplos recientes.

El mes pasado invité al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía a comer y tertulia-café con miembros del Patronato, antiguos colegiales y amigos. Nos juntamos una preocupante cantidad de abogados, además del grueso de los estudiantes residentes, que no quisieron perderse la visita de Lorenzo del Río; no en vano, un tercio de los colegiales de este año estudia Derecho...


Durante la comida y la tertulia desfilaron los grandes temas de la judicatura, junto con pequeñas anécdotas de la vida cotidiana del ejercicio de la Justicia y del Derecho. Muy interesante para todos; porque hace mucha falta cierta educación en sentido jurídico, visto cómo funciona nuestra sociedad.

Pocos días después, Albayzín…