Total legitimidad de la educación diferenciada

sábado, 30 de noviembre de 2013 · 0 comentarios

Voy a celebrar la aprobación el pasado 28 de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), consciente de ir en esto contra toda corriente. Y lo hago en particular por su artículo 84.3, que elimina la barbaridad legal que desde 2006 discrimina a los padres y promotores de centros de iniciativa social, especialmente a aquellos que optan por incluir la educación diferenciada entre los elementos constitutivos de su modelo.

Para los que quieran una aproximación seria a esta cuestión fundamental, sugiero la lectura del claro artículo del profesor José Esteve Pardo (uno de mis excelentes profesores durante la carrera), catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Barcelona, PARADOJAS DE LA DISCRIMACIÓN EN MATERIA EDUCATIVA, publicado en El Cronista (n. 37, mayo 2013), a propósito de la Sentencia del Tribunal Supremo Federal Alemán de 30 de enero de 2013 sobre el modelo de educación diferenciada.

En el texto enlazado he resaltado algunos párrafos que resumen, a mi entender, su contenido, fácil, por otra parte, de seguir para profanos en cuestiones jurídicas. Traigo aquí, no obstante, esta breve parte del texto, para ilustrar el tenor del artículo completo:

Antes al contrario, las que en Alemania se conocen como escuelas monoeducativas -que escolarizan a estudiantes de un mismo género- son una realidad perfectamente asentada y normal en el panorama escolar como veremos se cuida también en destacar el Tribunal Supremo en la sentencia que suscita estas líneas.
Esta primera constatación se destaca por cuanto, como es perfectamente conocido, en nuestra legislación, Jurisprudencia y también en el debate político y mediático, la discriminación se ha situado -o se ha querido situar por algunos sectores- en el centro de esta temática. Se trata aquí de una noción muy primaria, y hasta grosera, de discriminación que no está presente en el Derecho alemán, como acabamos de constatar, ni en el Derecho Comunitario, ni en el de ninguno de sus Estados miembros, ni tampoco, como tendremos ocasión de comprobar, en las Declaraciones y Tratados Internacionales en materia de educación que tienen por cierto una gran relevancia por su valor interpretativo sobre los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución, entre los que son muy significativos los relativos a la enseñanza.

En fin, vale la pena dedicar una media hora a leer aportaciones como esta, que permiten escapar a la superficialidad, la ideología y la grosería reinante en el debate sobre la libertad de educación.


A los gobernantes, a los científicos

lunes, 18 de noviembre de 2013 · 0 comentarios

Una de las maravillas de participar diariamente de la Santa Misa, ni mucho menos la más asombrosa, pero sí muy inspiradora (concepto ahora tan en boga), es la de seguir las lecturas continuadas; concretamente, estos días, las de párrafos jugosos del libro de la Sabiduría. Ahí emerge, con fuerza poética arrolladora, la verdad que hace al hombre sabio, si la ama, o necio, si la ignora.

foto atarifa
Lejos de ser una lectura de estética hueca o de antigüedad periclitada, es de una belleza consistente y de una actualidad perenne. Por ejemplo, este recado a los gobernantes, sean de la política, la economía o la influencia:

Capítulo 6
[1] Oíd, pues, reyes, y entended. Aprended, jueces de los confines de la tierra.
[2] Estad atentos los que gobernáis multitudes y estáis orgullosos de la muchedumbre de vuestros pueblos.
[3] Porque del Señor habéis recibido el poder, del Altísimo, la soberanía; él examinará vuestras obras y sondeará vuestras intenciones.
[4] Si, como ministros que sois de su reino, no habéis juzgado rectamente, ni observado la ley, ni caminado siguiendo la voluntad de Dios,
[5] terrible y repentino se presentará ante vosotros. Porque un juicio implacable espera a los que están en lo alto;
[6] al pequeño, por piedad, se le perdona, pero los poderosos serán poderosamente examinados.
[7] Que el Señor de todos ante nadie retrocede, no hay grandeza que se le imponga; al pequeño como al grande él mismo los hizo y de todos tiene igual cuidado,
[8] pero una investigación severa aguarda a los que están en el poder.
[9] A vosotros, pues, soberanos, se dirigen mis palabras para que aprendáis sabiduría y no faltéis;
[10] porque los que guarden santamente las cosas santas, serán reconocidos santos, y los que se dejen instruir en ellas, encontrarán defensa.
[11] Desead, pues, mis palabras; ansiadlas, que ellas os instruirán.
Un texto del que podrían hacer bandera los indignados, si tuvieran amplitud de miras y no fueran tan "hijos del sistema".

Dos días más tarde, las advertencias de la Sabiduría se dirigen a los que detentan la ciencia y el conocimiento, que más desorientan y confunden que iluminan y enseñan:

Capítulo 13
[1] Sí, vanos por naturaleza todos los hombres en quienes había ignorancia de Dios y no fueron capaces de conocer por las cosas buenas que se ven a Aquél que es, ni, atendiendo a las obras, reconocieron al Artífice;
[2] sino que al fuego, al viento, al aire ligero, a la bóveda estrellada, al agua impetuosa o a las lumbreras del cielo los consideraron como dioses, señores del mundo.
[3] Que si, cautivados por su belleza, los tomaron por dioses, sepan cuánto les aventaja el Señor de éstos, pues fue el Autor mismo de la belleza quien los creó.
[4] Y si fue su poder y eficiencia lo que les dejó sobrecogidos, deduzcan de ahí cuánto más poderoso es Aquel que los hizo;
[5] pues de la grandeza y hermosura de las criaturas se llega, por analogía, a contemplar a su Autor.
[6] Con todo, no merecen éstos tan grave reprensión, pues tal vez caminan desorientados buscando a Dios y queriéndole hallar.
[7] Como viven entre sus obras, se esfuerzan por conocerlas, y se dejan seducir por lo que ven. ¡Tan bellas se presentan a los ojos!
[8] Pero, por otra parte, tampoco son éstos excusables;
[9] pues si llegaron a adquirir tanta ciencia que les capacitó para indagar el mundo, ¿cómo no llegaron primero a descubrir a su Señor?
Lecturas provechosas, para meditar y alcanzar la verdadera sabiduría, que como señala Arendt, está hoy más oculta que nunca, bajo la pereza de pensar y el perpetuo movimiento.


Sobre Dios y el mal

viernes, 15 de noviembre de 2013 · 2 comentarios

Poco a poco he ido llegando, en mi lectura de El hechizo de la comprensión. Vida y obra de Hannah Arendt, a la razón por la que lo empecé: el juicio a Eichmann en Jerusalén y la banalidad del mal. Es fascinante, escribe Arendt:

La verdad es que los nazis son "hombres como nosotros"; la pesadilla es que han mostrado, han probado más allá de toda duda,  de qué es capaz el hombre.
Ya antes había reflexionado sobre el mal y elaborado la tesis del mal radical, que me parece iluminadora:

Existe el mal radical; pero no existe el bien radical. [...] El mal radical nace siempre que se pretende un bien radical. [...] El mal radical es todo lo que se pretende con independencia de los humanos y de las relaciones que existen entre ellos.
De esto son prueba todas las utopías humanitaristas modernas, como las distintas variantes del socialismo, con la máxima expresión del comunismo. Siempre en búsqueda, Arendt se pregunta:

No sé qué es realmente el mal radical, pero me parece que tiene que ver de alguna manera con el siguiente fenómeno: hacer que los seres humanos sean superfluos como seres humanos (no usarlos como un medio para conseguir algo, lo cual deja intacta su esencia como seres humanos y solamente incide en su dignidad humana, ese mal radical consiste más bien en hacerlos superfluos como seres humanos).
El juicio a Eichmann provocó en Arendt un cambio del mal radical al mal banal, un mal superficial, por lo que "se extiende como un hongo por toda la superficie". Más tarde sostendrá que el rechazo a pensar las cosas hasta el final y el aventurar la opinión de los demás eran los causantes de un incremento de pérdida de poder imaginativo, los que tornaban mentalmente homogénea a la gente, convirtiéndolos en funcionarios "irreflexivos", aptos para cometer crímenes monstruosos.

Ya enfangado en el ejercicio de seguir la clase magistral de Teresa Gutiérrez de Cabiedes sobre Arendt, he alcanzado el final, y por el camino he seguido encontrando jugosas reflexiones. Ante la revelación divina y la transcendencia,la filósofa y periodista alemana se debate por su incapacidad para comprender y la necesidad de sentido; es entonces cuando escribe sobre las consecuencias de la supresión de la trascendencia:

Esta supresión trae consigo que, en el caos de las relaciones de unas cosas con otras,  ya no hay sentido sino solo movimiento. Y el movimiento tritura lo que aún queda de sustancia. No es una cuestión de "valores" sino que lo que hemos perdido es la "medida".
El mal, la inmanencia..., el sentido de la vida, al fin, cuestiones siempre presentes sobre las que hay que seguir pensando, hoy más que nunca, cuando el post modernismo quiere abocarnos a una vida banal, que solo consista en movimiento.


Los trileros en la era Internet

sábado, 2 de noviembre de 2013 · 0 comentarios

El truco es el de toda la vida: ponerte una ganancia a mano, con apariencia de facilidad, para que piques y acabes con el bolsillo vacío. El anzuelo, nuestra avaricia. En estos tiempos de marca personal e influencia, tientan tu vanidad para lo mismo, sacarnos el dinero.

Hace unos días recibí de Slideshare el siguiente correo: atarifa, you are trending on SlideShare! ¡Caramba -pensé-, soy TT, como Leidigagá y gente así! y me henchí de satisfacción: soy un influencer a la altura de Obama... Seguí leyendo y vi que el éxito se debe a un documentos que tengo ahí colgado, un artículo magnífico, La hora del laico, obra maestra de Mary Ann Glendon. Bien, es un buen artículo y es estupendo que se difunda... Hasta que veo que soy TT porque el mentado escrito ha sido bajado la estratosférica cantidad de... ¡más de 10 veces en cuatro años! -lleva 14-.

¿Con 14 veces soy trending topic? ¿Con semejante birria de dato me consideran un exitoso gurú del milenio? Aquí hay truco -me digo-, y claro que lo hay. Después de halagar mi vanidad de tan artera forma, el anzuelo: Did you know that with SlideShare PRO you can learn who is downloading your content? We want to let you try it. Here is a coupon for a free month of SlideShare PRO.

Al final de casi siempre, descubres a alguien metiendo la mano en tu bolsillo. Avisados estamos.


Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas