Ir al contenido principal

Ninguna de ellas es madre

El feminismo radical que nos gobierna está apunto de dar una nueva vuelta de tuerca a su implantación dogmática, con la decisión de vender en farmacias la píldora post-coital sin receta ni límite de edad y, sobre todo, con la aprobación de una "ley de plazos" del aborto.

En las mismas filas socialistas -filas en las que no va a haber ni la más mínima desafección-, se admite por lo bajo que el problema es que ninguna de las tres ministras que cocinan el desaguisado es madre; piensan como mujeres; pero no como madres, porque no saben qué es ser madre.

- Explicación gráfica de cómo actúa la píldora "del día después"
- Un artículo de Francisco Javier Romero, Vicerrector de Investigación, Universidad CEU Cardenal Herrera:

BASTA YA DE INCOMPETENCIA!
La iniciativa del gobierno, anunciada recientemente, de vender libremente y a
menores en las farmacias la píldora del día de después provoca alguna reflexión
urgente e importante. La opinión pública debe conocer exactamente qué es lo que se
pretende con estas medidas y cómo afectan al público y también a los profesionales de
la salud. En el anuncio, y a falta de un análisis más profundo de las implicaciones
jurídico-éticas que pudieran existir en la versión definitiva de la norma que se redacte en el ministerio, la ministra Jiménez hacía declaraciones muy imprecisas y alguna falsedad sobre las que me pronunciaré.

Lee el artículo completo

La ministra insistió en que se trata de un método de emergencia y que no se
pretende que se convierta en un procedimiento de uso habitual. Parece difícil
convertir este deseo de la ministra en realidad, si lo que propone es su venta libre sin ningún tipo de limitación más que la económica en aquellas comunidades autónomas
en las que no se financia su coste. Sólo se consigue que este procedimiento no sea de
uso habitual informando a la población acerca de sus contraindicaciones y efectos
secundarios, que son muchos y lo hacen poco o nada apropiado como método
anticonceptivo usual, según la propia ministra. Una segunda imprecisión, por no decir
mentira flagrante, es precisamente la afirmación de que se trata de un método
anticonceptivo y no abortivo. La ministra en su ignorancia, o quizá demagogia, explica que no tiene acción una vez ha tenido lugar la anidación, por ella llamada
implantación. La denominación ‘anticonceptivo’ se otorga porque se trata de fármacos
o procedimientos que evitan precisamente eso, la concepción. La concepción se define
biológicamente como la unión de los dos gametos para la formación del cigoto. La
concepción tiene lugar, en la especie humana, en el tercio externo de la trompa de
Falopio, y sólo después de unos días y de su transformación en blastocisto durante su
trayecto por la trompa, tiene lugar la anidación/implantación en el útero. Dicho de
otra manera, este procedimiento lo que hace es evitar la anidación/implantación y
nunca la concepción, por lo que, si esta última tiene lugar, lo que se provocará será un aborto de la criatura concebida precisamente por la dificultad para su
anidación/implantación.

Adicionalmente a esto, se da la circunstancia llamativa de que los farmacéuticos tienen regulada la venta de antibióticos y otros medicamentos mucho más inocuos, los cuales siempre necesitan prescripción facultativa. Esta píldora -con todos los efectos secundarios y contraindicaciones que la hacen, según la propia ministra, inadecuada como procedimiento o método (mal llamado) anticonceptivo usual- puede ser adquirida sin prescripción y por menores en las oficinas de farmacia.

Entiendo que el colectivo profesional farmacéutico, en el ejercicio de sus derechos y
amparados en su elevada ética y excelente formación profesionales, se vean en la
obligación de explicar todas estas cosas a sus clientes, so pena de que se les pueda
acusar de responsables de cualquier complicación que surja del consumo de esta
píldora. ¿Entenderán las autoridades esta intervención informativa como una traba a
la dispensación? ¿Veremos denunciado a algún farmacéutico por los familiares de
alguna usuaria de este procedimiento que haya presentado alguna complicación?
¿Serán perseguidos por la fiscalía por no haber dispensado la píldora a quien, según su criterio profesional, debería ser revisada previamente por el médico?

Para acabar de arreglarlo, la ministra de igualdad anunció en ese mismo acto
que incluirá la materia de salud sexual y reproductiva en el currículo educativo de
todas las carreras de ciencias de la salud. No sé bien cómo interpretar estas palabras.

Las universidades que imparten ciencias de la salud no han dejado de explicar todo lo
concerniente a la salud sexual y reproductiva en las materias correspondientes como la fisiología, fisiopatología, obstetricia, ginecología, y todas aquellas relacionadas con estas, desde que se tiene memoria de su existencia como áreas específicas de la salud.

No es la forma más adecuada de solucionar el problema de los embarazos no deseados, imputar la responsabilidad a las universidades, en concreto a los profesionales de la salud, por su necesidad de formación en materia de salud sexual y reproductiva. Es indignante la intromisión de la ministra en la actividad universitaria, más aún en los contenidos curriculares de las diferentes carreras de ciencias de la salud. Las razones para solicitar la dimisión de esta ministra de igualdad han superado cualquier mínimo razonable.

Comentarios

Populares

La toma de Quaragosh

El pasado jueves 8 de enero por la tarde me llegó por whatsapp un mensaje urgente pidiendo oraciones porque los islamistas del ISIS acababan de tomar la ciudad de Quaragosh, la que cuenta -o contaba- con más cristianos en Iraq. Según el mensaje, cientos de hombres, mujeres y niños estaban siendo decapitados en ese momento. Dicho así, me produjo tal congoja que empecé a pasarlo, hasta que decidí comprobar, acuciado por cierta sospecha.

Procuro estar informado, y la toma de Quaragosh ese día no me cuadraba nada. Acudí a Twitter en busca de una fuente profesional sin encontrarla, y me fui dando cuenta de que la cadena de oración se iba remontando poco a poco en el tiempo, a días, semanas, meses atrás. Uno de los tuits (del 5 de enero) reconocía: "La noticia que colgué ayer de la ocupación de quaragosh en Irak, se produjo en agosto". En efecto, el primer tuit alusivo anuncia el ataque a la ciudad en junio, y el siguiente, que informa de la toma y la masacre, es del 8 de agosto.

¿Cómo ser un blogger top?

He sacado un poco de tiempo para leer varios artículos que tenía reservados para leer más tarde sobre cómo llevar mi blog al éxito: escribir cada semana, conocer a mis lectores, identificar influencers, usar etiquetas, crear eventos, tener un calendario,  establecer palabras clave...

¡Buff! La mayoría de los consejos son de sentido común; los otros son profesionales. Es decir, están muy bien.

¿Por qué no los sigo -o no se si los sigo-?

Por dos motivos.

Uno: por pereza. Pereza para aplicar tantos consejos, métodos, herramientas...

Dos: porque la mayoría de estos artículos están orientados al marketing, a vender, a crear, posicionar y fortalecer una marca -debo de haber elegido mal mis influencers-. Resumiendo, vienen a decir "escribe lo que tu público -actual o potencial- quiere leer".

Y claro, yo, en mi blog, quiero escribir lo que yo quiero escribir, lo que tengo que decir, lo que pienso o me parece interesante de lo que otros piensan y escriben.

Pero, ¿interesa a otros? N…

Elecciones bis

No trato sobre política -en el sentido reductivo de la expresión- en este blog; lo que no significa que no me apasione. Pero llevo días queriendo compartir una reflexión sobre las situaciones que nos han abocado a repetir las elecciones.

En primer lugar, el marco general del sistema de partidos, la partitocracia, que los convierte en el único factor de poder y, consecuentemente, en órganos de poder o de intereses solo alcanzables a través del ejercicio del poder. El resultado es que si uno gana, los demás pierden: por eso es tan difícil que se llegue a acuerdos. Pensemos, por ejemplo, en la liga de fútbol: si un equipo gana, otro pierde, y si empatan, ambos pierden (solo muy raramente ambos ganan). En una sociedad tan "líquida" como la nuestra, los partidos, además de omnipresentes, son de una dureza granítica.

Como el Partido Popular (PP) ganó las pasadas elecciones, todos los demás perdieron; por eso no quieren que gobierne. Además, el PP ha dado una justificación moral a e…