Ir al contenido principal

Entradas

Lo que he aprendido en un Colegio Mayor

Ahora que muchos futuros universitarios andan buscando alojamiento para el curso que viene y que se repite el ciclo de hablar de las novatadas, voy a contar algunas de las cosas que aprendí en un Colegio Mayor.

Circunstancias que no son del caso me condujeron a trasladarme a vivir en un Colegio Mayor adscrito a la Universidad de Barcelona (UB), a pocas manzanas de mi casa. Nunca un traslado tan corto tuvo tantas repercusiones. Fue una decisión acertadísima que marcó mi vida; aunque entonces no era consciente, que agradezco cada día más.

Lo que sigue son fundamentalmente hechos; dejo las otras valoraciones, más personales, los intangibles de la convivencia y las responsabilidades, cosas así, y las vicisitudes de cada uno de estos hechos, para una conversación con quien quiera invitarme a unas cervezas.

Cuando llegué me encargaron, junto con un veterano, de los colegiales adscritos, estudiantes que vivían en pisos alquilados por sus propietarias y que podían participar en todo como si re…
Entradas recientes

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo III

Belén. Cuando has fantaseado con pasear por Belén -"Pero tú, Belén Efrata, aunque tan pequeña entre los clanes de Judá, de ti me saldrá el que ha de ser dominador en Israel; sus orígenes son muy antiguos, de días remotos." (Miqueas, 5, 1)- a la luz de la luna llena, como aquellos pastores de hace dos mil años, bajo el son de sus campanas, llegar a eso de las cuatro de la tarde e ir directamente a una cooperativa católica de souvenirs, te plancha todo el misterio.

Dos experiencias previas me fueron preparando para lo prosaica que puede llegar a ser la realidad, si se empeña. El primer encuentro con el autoservicio de un hotel árabe preparado para grupos como bandadas de paso. Íbamos muy prevenidos sobre el agua y la carne, así que nos dedicamos a las ensaladas. Muy variadas, muy sabrosas, muy coloridas, algunas muy picantes -hubo que aprender rápido a distinguirlas-. Hice un curso de bufés con los siguientes aprendizajes:

1. Echa un vistazo antes a todo o cuando llegues a lo …

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo II

Ain Karim. Lo que es no estar en lo que se hace. Y debería estar avisado: “Por aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea". Lo narra Lucas y lo comprueban mis ojos; comenzamos a trepar por las montañas de Judea, ahora sembradas de edificios de la sempiterna y cansina piedra blanca, desproporcionadamente grandes para lo que estamos habituados en España en las faldas de los montes. "A las doce", un enorme hospital, colgado de modo inverosímil de la escarpada, orgullo de la sanidad israelí: "allí atendieron a mi padre -dice Ramzi, el guía-, y murió. Allí operaron a mi tío, y murió. Ahí estuvo interna mi tía, y murió".

Viajar en un autobús de 54 plazas con 54 personas tiene, entre otras cosas, que donde caes el primer día, caes el resto de los días. Yo caí hacia el fondo, así que cada vez que el guía señalaba algo "a las doce", para mí no pasaba de ser una entelequia hasta que alguna curva piadosa lo ponía a las tres …

Peregrino en Tierra Santa. Capítulo I

He viajado muy poco y no tengo ese deseo tan extendido hoy de hacerlo. Me encantaría visitar sitios nuevos; pero no es algo que me obsesione. De hecho, cuando empezó a rondar a mi alrededor la idea de una peregrinación a Tierra Santa, sencillamente descarté la posibilidad, incluso puse sobre la mesa todas las pegas imaginables; pero el círculo se cerró sobre mí y me vi incluido en la lista a mi pesar.

Siempre me ha ido bien en la vida cuando no he deseado nada y me he limitado a ir encontrándome con regalos. Cuando tenía 18 años decidí decir que sí a todos esos regalos, y las cosas no han podido ir mejor. Una prueba de que envejezco es que ahora había dicho que no.

Desde que me apuntaron al viaje, el trabajo y otras cosas sirvieron de excusa para no pensar, mientras a mi alrededor cundía el entusiasmo. Una semana antes de partir, con todos los papeles en regla, eso sí, no tuve más remedio que empezar a ocuparme en la peregrinación. Me dejé impregnar un poco -muy poco- y a dar cierta …

¡Atención, atención! ¡Presten atención!

La atención es el bien más preciado hoy. Estoy convencido. Lo leí hace poco no sabría decir donde: todo el mundo requiere nuestra atención, de mil maneras, por fuera y por dentro. Naturalmente, llaman nuestra atención para conseguir nuestro dinero -esto sobre todo-, nuestra mente, nuestras opiniones, nuestro aprecio -"likes"-, nuestro voto.

Aprender a salvaguardar nuestra atención del acoso y a aplicarla a lo que de verdad nos importa -o debería importar- es cosa que no se enseña y que habrá que enseñar. Hace unos días recomendé con más insistencia de lo habitual un artículo de Montese Doval en Aceprensa que me ha gustado muchísimo: "El torbellino es el mensaje". La entradilla dice así: La comunicación efímera, más preocupada por impactar que por dejar huella, ha traído fenómenos como el “infotainment”, el ciclo de noticias de 24 horas, la posverdad o las continuas distracciones. Para salir de esta espiral vertiginosa, es preciso comprender su dinámica: solo así adq…

Jaume Vives y Guardianes de la fe

A la segunda fue la vencida. La semana pasada pude al fin conocerle.

Jaume Vives Vives se ha hecho famoso por el Balcón de la calle Balmes, el de "la Resistencia", y como portavoz de Tabarnia, ese espejo bien humorado de denuncia del nacionalismo separatista y sus incongruencias. Pero Jaume es mucho más un defensor de los cristianos perseguidos en Oriente Medio y un profeta para los cristianos adormecidos de occidente. Por esto segundo vino a Granada, para presentar su documental "Guardianes de la fe"*, un relato impactante de la expulsión de los cristianos iraquíes de Mosul, Quaraqosh y el resto del valle de Babilonia en 2015, por el Daesh y la complicidad de sus vecinos musulmanes. El documental relata, vía testimonios, el sufrimiento de estos cristianos, que lo pierden todo -muchos hasta la vida- por no abjurar de su fe. Cuando se han quedado sin nada, lo tienen todo en Dios: por eso no pierden la esperanza y, lo más asombroso, pueden perdonar.

Que Vives, católi…

Publicidad y mujer. Un difícil equilibrio.

El próximo 8 de marzo volverá a celebrarse el Día Mundial de la Mujer, este año, además, aderezado con una llamada "huelga feminista". Uno podría pensar que el DMM ha sido secuestrado por el feminismo, y las mujeres por las feministas; pero no es de esto de lo que quiero tratar.

Qué duda cabe de que estas movilizaciones, con sus exageraciones y errores, van consiguiendo una deseable sensibilidad sobre la cuestión de la igualdad entre hombre y mujer. Por ejemplo, sin ir más lejos, yo mismo.

El día 8 mi diario de referencia -y todos los demás- se llenarán de morado y de reivindicaciones feministas; de hecho, ya llevamos días con la cuestión en la agenda, y hay que estar preparados para el crescendo.

Presto poca o muy poca atención a la publicidad en mi diario de referencia y, sin embargo, supongo que por esa sensibilidad que he dicho, me he fijado sin querer en dos anuncios.

En el que abre este artículo, se ve claramente que las ofertas de DIA van dirigidas a mujeres, con el …

El poder de la imagen: sobre la felicidad

Ayer por la mañana abrí la página web del Opus Dei y me di de bruces con esta foto de portada. Ignoro el motivo; pero esta vez la miré con más atención de la habitual. Quizá me atrajo la mirada de perfecta felicidad de la joven que ocupa el primer plano; una felicidad que parece confirmar lo que casi todos los que se dedican al voluntariado con personas necesitadas aseguran: que es mucho más lo que reciben que lo que dan.

¿Qué reciben? La niña de la derecha -la de azul marino- da la sensación de ser despreocupadamente feliz junto a su "gran nueva amiga"; con ella todo está bien, todo es como debe ser, parece decir con esa sonrisa y esa mirada a la cámara.

Pero son las dos niñas del centro abajo las que más me han hecho pensar: se abrazan a la presunta voluntaria como a su tesoro más preciado, su bien más querido. De hecho, me impresiona la mirada desafiante de la niña de rosa; parece advertir, con total determinación: es mía, y nadie me separará de ella jamás; intentadlo si…

Más enfermedades del periodismo

James Harding, hasta hace unas semanas director de BBC News, ha estado en Madrid para participar en la VI Edición de Conversaciones con, un muy importante y consolidado evento sobre periodismo bajo la etiqueta #CelebratingJournalism.

Lo he seguido a través de Twitter e Instagram, y quiero subrayar dos de sus aseveraciones, de una conferencia y un encuentro con periodistas sin desperdicio.

Me gusta reflexionar sobre periodismo y analizar sus patologías (leer, por ejemplo "Las enfermedades del periodismo"); por eso he encontrado sumamente interesante esta afirmación de Harding:

There are more serious ills in the news itself: junk news, i.e. news that’s hurried, thin, deliberately shrill, lazily misleading; or samey news, the swathes of coverage given to the same people, same stories at the expense of the stories that go untold, the issues that go unreported, the ideas that go unexplored; or lots of news, the simple volume of stuff coming at us every minute of the day. The result…

Constitución sí, Constitución no.

Poco antes de acabar el año, pude asistir a un acto del Club de la Constitución de Granada, a los que amablemente me invitan. Esta vez fue un jueves y pude organizarme. Se trataba de un acto en conmemoración del XXXIX aniversario de la promulgación de la Constitución Española y de homenaje a los parlamentarios constituyentes por Granada.

Mi relación con el club viene por amistad con varios de sus miembros y promotores. No tengo un entusiasmo particular por nuestra actual Carta Magna; pero tampoco los miembros de este club están atados a un texto concreto. Les une, y eso me gusta, el espíritu de diálogo e interés por el bien común que se puso de manifiesto hasta lograr no la mejor solución, sino una solución ampliamente consensuada, que nos ha permitido vivir en paz durante otros cuarenta años. Ochenta y dos años de estabilidad fundamental son un logro del que podemos estar orgullosos, que conviene valorar en su justa medida y proteger de aventuras infantiloides.

Por esto, y otras cos…