ATLÉTICO DE MADRID 13/14. Documental Coraje y corazón

miércoles, 31 de diciembre de 2014 · 0 comentarios

Acaba de estrenarse. Una Liga para la Historia.


Libros, libros libros

martes, 30 de diciembre de 2014 · 0 comentarios

Para cerrar el año, voy a hacer un repaso -como otros años- de los libros que he leído en 2014, más para mi propia reflexión; pero también por si puede ser útil para alguno de mis escasos lectores.

Para empezar, el tomazo del año, casi mil páginas de historia de Nueva York (Rocaeditorial), de la mano de Edward Rutherford, de quien ya he leído Londres (decepcionante) y Rusos (apasionante). Nueva York recupera en parte el aliento épico y el interés dramático de los personajes de Rusos, y además se aprenden cosas del espíritu del Imperio; pero es prescindible.

Cenital, de Emilio Bueso (ed. Salto de página); fui a la presentación en Granada y me interesó por el tema, una distopía posmoderna. Lo compré y lo leí. UN ERROR. No me gustó nada.

Una semana en cama me dio para leer de cabo a rabo La luz entre los océanos (Salamandra), de Margot L. Stedman. Francamente buena, o mejor dicho, me gustó mucho: un drama humano con aromas de clásico; lo que complica la vida una mentira.

Conversaciones con Monseñor Escrivá de Balaguer. Edición crítico-histórica (Rialp), a cargo de José Luis Illanes y Alfredo Méndiz. Si Conversaciones... es una obra imprescindible para conocer el pensamiento del fundador del Opus Dei, esta edición crítica es un monumento, para cualquier cristiano de a pie que quiera vivir sus compromisos bautismales en su lugar en medio de la sociedad, y especialmente para quienes nos dedicamos o estamos interesados en la comunicación de la fe por medios profesionales.

En el capítulo de pequeñas joyas, En el mar hay cocodrilos. La historia de Enaiatollah Akbari (Austral), del italiano Fabio Geda. Niño, minoría perseguida, emigrante. Toda la dureza imaginable cabe dentro de una humanidad inconmensurable. Una Odisea de las pequeñas cosas.

Lejos de África (Alfaguara) de Isak Dinesen. Estaba en la lista de libros que debo leer, y ya está leído. Es un clásico con todo derecho, y me ha interesado mucho; pero podría haber esperado detrás de otros de la lista.

A la misma relación de obligatorios pertenecía Viento del este, viento del oeste (Debolsillo), Pearl S. Buck. Y a la lista de pequeñas joyas también. No dejen de leerlo. Disfrutarán y entenderán que oriente y occidente somos muy distintos.

Hablando de clásicos, La acción del Espíritu Santo en las almas (Palabra), de Alexis Riaud, lo es de la literatura espiritual. El manual de referencia para conocer cómo funciona eso que llaman vida interior y acción de la gracia. No sigan caminando en la vida sin leerlo meditadamente.

Tenía ganas de leer algo de Elías Canetti, supongo que por influjo del Danubio de Magris, y encontré en casa La lengua absuelta (Muchnik). Redescubrí mi ignorancia de la cultura centro europea y, lo que es peor, que para ser culto hay que tener afición y dedicarse. La afición te la inculca Canetti, desde luego.

Compruebo que ha sido un buen año. He saldado otra de mis deudas imprescriptibles, Retrato de Dorian Gray (Juventud), ya saben, del exquisito Wilde, Oscar Wilde. Inquietante revista del mito de Prometeo. Ya lo advirtió Dios al principio de los tiempos: el que coma del árbol de la vida, morirá.

El Papa Francisco lo ha dicho: lo que piensa está en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio) (Palabra). Ahí se contiene una auténtica -la auténtica- revolución. Habrá que releerla en 2015.

Y otro paso más en la lista de títulos que no podía dejar de leer: Rosa Krüger (Ediciones del Bronce), Rafael Sánchez Mazas. He disfrutado casi tanto como con La vida nueva de Pedrito de Andía. Cuando leer es disfrutar más que con cualquier otra cosa (menos con el baloncesto).

El catolicismo liberal en España (Encuentro), Felipe-José de Vicente Algueró. Leído en dos etapas (ya saben: "lo dejo" y "tengo que acabarlo"). Menos mal que lo retomé. Es apasionante, muy instructivo para comprender la España de hoy, y sorprendentemente ecuánime: tan pocas veces me identifico con el autor... Esta es una de ellas. Enseña por convencimiento.

El clásico de los clásicos, Antígona (de Sófocles), en la edición de la preciosa colección de Rialp Doce Uvas. Una auténtica tragedia griega.

En definitiva, 4.800 páginas de, en su mayoría, excelente literatura de género variado.

Y por si estamos a tiempo, como posible regalo de Reyes, esta es la lista de recomendaciones para 2015 de Adolfo Torrecilla. Yo ya he empezado con Morir bajo tu cielo.

¡Feliz lectura 2015!


Un blog 10

sábado, 27 de diciembre de 2014 · 0 comentarios


Como quien no quiere la cosa, este pequeño slow blog ha llegado a la decena, superando a duras penas la competencia feroz de las redes sociales, que le han quitado tiempo y protagonismo.

El cuenta visitas se ha ido convirtiendo en una tortuga envejecida, que en este momento registra la cifra de 149.013, frustrando el objetivo de superar la barrera de las 150.00 antes de fin de año (si no me ayudáis a remediarlo).

En cambio, en Twitter (@atarifa) luzco en este momento 444 seguidores, 879 amigos en Facebook, 218 personas en los círculos de Google+353 contactos en Linkedin (que ha dejado clavada en 71 a Xing), los 103 seguidores en Slideshare, y un Klout de 56 (llegó a estar por encima de 60 en septiembre).

Pero a mí lo que sigue gustándome más es mi blog, donde puedo expresarme con más detalle; aunque tantas veces me falte tiempo y serenidad para escribir. Porque ya no es un blog de Ctrl+c Ctrl+v; que con eso sí han acabado las redes; ahora es un blog en el que tengo que aportar contenido original, de mi propia cosecha.

Mucho menos aún puedo seguir tantos otros blogs en cuya compañía eché los dientes en este mundo de las bitácoras y del Internet 2.0, y lo siento tantísimo, porque sé lo que me pierdo. Aquel placer de comentar y ser comentado, aquellos memes en los que te premiaban...

Por no hablar de esos otros dos blogs que abrí porque no me cabía todo en este, el de mis perplejidades de lector diario de diarios, Diario de un perplejo, y el de combate contra el laicismo, El lobo feroz. O de mis colaboraciones, hace tiempo ausentes, en el precioso proyecto colectivo de análisis de fondo de noticias mundiales que es Planisferio.

Porque, además, me ha tocado hacer de CM de las cuentas (@jorcoms21 y página en Facebook) y el blog de las Jornadas de Comunicación Siglo XXI, y de algunas cuentas del Simposio San Josemaría (@SjmSimposio y página en Facebook).

Con todo, esta es mi cibercriatura primogénita, y aquí pienso seguir, si Dios quiere. Cuento con vosotros.

Esta Navidad, Jesús nace en Erbil

viernes, 26 de diciembre de 2014 · 0 comentarios

Hoy Belén está en Erbil, en el Kurdistán Iraquí, y Jesús nace entre los cristianos refugiados de Irak.


Celebremos con los cristianos perseguidos de todo el mundo, la Navidad. A pesar de todo, o quizá más que nunca:
  ¡Feliz Navidad!



Por qué unos se quieren jubilar y otros no

lunes, 22 de diciembre de 2014 · 0 comentarios

foto atarifa
Ayer durante el desayuno, se planteó en mi casa el interesante debate sobre por qué los profesores de enseñanza media están deseando pre jubilarse y jubilarse lo antes posible y, en cambio, los de la enseñanza superior se agarran por todos los medios a la cátedra, implorando ser eméritos una y otra vez.

El hecho, incuestionable y comprobado empíricamente, debe tener alguna explicación, y alguien, entre tostada y tostada, me retó a encontrar diez motivos. Allí mismo, apurando el café con leche mañanero, identificamos hasta nueve:





1. La enseñanza media es obligatoria y la superior no lo es. Un catedrático de instituto, actualmente de baja por depresión, me confirma que la plena escolarización, lejos de ser un logro, constituye una verdadera catástrofe: ahora todos van al colegio, quieran o no.

2. La media es gratuita y la superior de pago. Es verdad que la Universidad está muy subvencionada; pero algo hay que pagar, y eso se nota: suspender cuesta dinero.

3. La superior es un chollo para los viajes más exóticos: un congreso en Bali, una estancia en el Karolinska, un año sabático en la UCLA... Los profesores de la enseñanza media, como mucho, llevan a los estudiantes a una granja escuela de las afueras (y cuidado con que les picotee una gallina).

4. Esta es importante: en la enseñanza media los padres intervienen, en la superior no. Los padres se han convertido en un factor de riesgo para los profesores.

5. Una variante de la anterior: en la media los inspectores intervienen, en  la superior no (hasta ahora).

6. La superior ofrece aparcamiento para los vehículos de los profesores. Los de la media, mejor que vayan al trabajo en medios públicos; además, así protegen sus utilitarios de las "idas de olla" de sus pupilos.

7. En los centros superiores hay servicio de cafetería con menús muy económicos (la "termidor" corre por cierta facultad que yo me se al precio del potaje de garbanzos). En los centros de enseñanza media, solo tienes la máquina del café en la sala de profesores y ya te puedes llevar la tartera.

8. Acabamos de descubrirlo, los profesores de la superior tiran de tarjetas black como si fueran consejeros de Bankia. A los de la media les tasan el presupuesto para tiza. Este motivo puede provocar que el 5 se tambalee.

9. Los profesores de la superior pueden dejar plantados a sus alumnos de máster sin avisar ni nada, porque están investigando, redactando un peiper o acabando de pergeñar un congreso mundial de órdago a la grande. Los de la media tienen que conseguir la baja para faltar, y si no eres el que falta te toca sustituir.

Hablando de faltar, me falta un motivo para los diez: ¿alguien me ayuda?


Nuevos escenarios de libertad

domingo, 7 de diciembre de 2014 · 0 comentarios

Con Jack en el Generalife, el domingo
Al fin un rato para contar mi experiencia del VII Simposio San Josemaría, dedicado este año a la influencia de sus enseñanzas en los nuevos areópagos que señalara san Juan Pablo II. O mejor dicho, en las personas que nos movemos en esos "nuevos escenarios", en los que cada uno está llamado a actuar con libertad y responsabilidad personales, siempre con el afán de contribuir desde su sitio a la construcción de una sociedad a la altura de la dignidad humana.

Seré telegráfico, porque, además, se puede seguir el hilo del simposio en el blog, la página de facebook, el twitter @SjmSimposio y su etiqueta #simposiosanjosemaria.

La tarde del viernes 21 empezó con la inauguración de una exposición dedicada a D. Álvaro del Portillo, primer sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei. Era lógico; el 27 de septiembre anterior 200.000 personas de todos los continentes habían asistido a su beatificación en Madrid. Después vino la conferencia de uno de mis influencers más queridos, José Luis Requero, magistrado del Tribunal Supremo español, persona de ideas claras y distintas, y sin pelos en la lengua: su llamamiento a ejercer con decisión nuestra condición de ciudadanos y proponer nuestros valores, con respeto a los que proponen otros, galvanizó un auditorio lleno hasta la bandera.

La guinda la puso el alcalde de la ciudad, José Enrique Fernández de Moya, con unas palabras que nos emocionaron, claras, valientes, sentidas. Los que le escuchamos hace dos años esperábamos mucho; pero se superó.

Con el aperitivo del viernes, no podíamos perdernos nada del sábado 22. Para no ser exhaustivo, voy a destacar del día 22 solo unas pinceladas. Montserrat Martorell es una pionera; directora de proyectos de la Fundación Pineda, está abriendo camino y ojos a la dimensión educativa de la moda, hasta ahora totalmente olvidada. No la perdamos de vista, hombres y mujeres.

Pablo Moreno, director de la sorprendente película Un Dios prohibido, es un maravillosos inconsciente, que se ha atrevido con una película arriesgada, por la pobreza de medios y lo controvertido del tema. Conocerle ha sido una bocanada de aire fresco, de juventud, de libertad. El entusiasmo y la sabiduría cinéfila de Jerónimo José Martín, capaz de rastrear las huellas de las enseñanzas de san Josemaría en los recodos más recónditos de las películas más actuales y punteras, puso el encuentro en cotas máximas.

Parecía imposible no descender tras una comida animada por el desfogue de tantas impresiones. Pero contábamos con dos estimulantes potentísimos, que nos devolvieron a las cimas del interés y el asombro. Jack Valero, director de Catholic Voices, nos lanzó el reto de hablar de la Iglesia y de nuestra fe convirtiendo las crisis en oportunidades y las críticas en puntos de encuentro: ellos lo hacen, ¡y funciona!

¿Han oído hablar de May Feelings? Si siguen este blog, seguro que sí, porque soy un fan absoluto de su trabajo. Empezaron con unos vídeos frescos, vitales, directos: si Elvis cantaba al milagro del Rosario ¿iban ellos a ser menos? Luego vino la red social de intercambio de intenciones y oraciones, su punto fuerte. Pero cuidado, son un peligro. Joaquín de los Ríos puso nuestra emotividad al borde de la quiebra: si no me creen, traten de ver el vídeo #prayforAntonia hasta el final.

Hubo más, mucho más; pero dejo que lo investiguen, si quieren. Al salir, varias personas me dijeron que había sido el mejor simposio de todos. Tengo dudas, porque los ha habido tan buenos estos catorce años... Pero tan bueno como el mejor, pues sí, oye.

Menos mal que el resto de los y las componentes del comité organizador no son nada dados a la auto complacencia; el jueves pasado tuvimos la reunión post-simposio y no veas la lista de cosas que podemos mejorar...

Pues bien, en 2016 lo haremos aún mejor, ¡Ea! Contando con todos vosotros, claro. Os dejo con el vídeo resumen:




Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas