La acción y la palabra

lunes, 28 de octubre de 2013 · 0 comentarios

Como ya he contado, estoy leyendo -pausadamente- El hechizo de la comprensión. En el capítulo dedicado a la obra seguramente más emblemática de Hannah Arendt, La condición humanaTeresa Gutiérrez de Cabides se detiene en el concepto de acción en la vida pública como factor humanizador, y de la palabra como acción eximia. Es uno de mis temas favoritos, el de la participación de los ciudadanos en la vida pública, por eso copio el siguiente párrafo de la obra citada:

Con esos materiales Arendt dibuja un paisaje en el que la esfera pública ocupa el culmen de las actividades inherentes a la condición humana, porque es donde se actualiza la potencialidad política, por medio de la palabra y la acción. Respecto a la acción, el énfasis de Arendt alcanza formulaciones bellísimas, con resonancias clásicas: “Sólo la acción es prerrogativa exclusiva del hombre; ni una bestia ni un dios son capaces de ella y sólo ésta depende por entero de la constante presencia de los demás”. La guerra que Arendt había declarado al determinismo histórico, estaba presente también en esta obra: “Dejados sin control, los asuntos humanos no pueden más que seguir la ley de la mortalidad, que es la más cierta y la única digna de confianza de una vida que transcurre entre el nacimiento y ]a muerte. La facultad de la acción es la que se interfiere en esta ley, ya que interrumpe este inexorable curso de la vida cotidiana, que a su vez, como vimos, se interfería e interrumpía el ciclo del proceso de la vida biológica”. Frente a ese determinismo mortífero, Arendt defiende lo radicalmente opuesto: “El milagro que salva al mundo, a la esfera de los asuntos humanos, de su ruina normal y 'natural' es en último término el hecho de la natalidad, en el que se enraíza ontológicamente la facultad de la acción”. Respecto a la palabra, acción hablada, sus expresiones son también elocuentes: “O sea, que encontrar las palabras oportunas en el momento oportuno es acción, dejando aparte la información o comunicación que lleven. Sólo la pura violencia es muda, razón por la que nunca puede ser grande”. No eran simples formulaciones retóricas, sino apelaciones al ser individual concreto: “Una vida sin acción ni discurso [...] está literalmente muerta para el mundo; ha dejado de ser una vida humana porque ya no la viven los hombres”, escribe Arendt, y más adelante añade un matiz esclarecedor: “Mediante la acción y el discurso los hombres muestran quiénes son, revelan su única y personal identidad y hacen su aparición en el mundo humano”.


Javier Vidal-Quadras. Federación Internacional para el Desarrollo de la Familia (IFFD)

lunes, 21 de octubre de 2013 · 3 comentarios

El pasado viernes me dieron uno de esos encargos que te alegran el día, recoger y presentar a un compañero de pupitre en un acto sobre la familia. El placer era doble, porque compartí aula del extinto COU no solo con Javier, sino también con su esposa, Loles Torras: a estas cosas de formación de las familias viajan, por decisión corporativa, los matrimonios: y viajan mucho.

Javier es abogado, con despacho en Barcelona, asociado con otro compañero de carrera de ambos en el INEDE, que hoy es la UIC. Es, junto con Loles, claro, padre de siete (7) hijos. Y es, cuando puede y como puede, y por esto ha pasado este fin de semana en Granada, Secretario General de la Federación Internacional para el Desarrollo de la Familia (IFFD). El IFFD es miembro con Estatus Consultivo General ante el Comité Económico y Social de Naciones Unidas, y referencia social sobre la familia ante la UE. Ya hablé recientemente de la actividad de The Family Watch, el think tank de la IFFD. Pero Vidal-Quadras no está en tareas de lobby ni en los estudios teóricos; es el responsable del fundamento, del trabajo familia a familia, persona a persona, es decir, de los Cursos de Orientación Familiar, los que tocan el género y trabajan sobre el terreno, formando a los matrimonios para enriquecer su vida en común y mejorar la educación de sus hijos y de su entorno social inmediato.

Javier y Loles estuvieron en Granada para varias sesiones organizadas por INEFA, con jefes de equipo de los COF y otras personas. Tuve la suerte de escucharles hablar de su pasión por la familia, de la extensión de los cursos -hay centros organizados en 63 países-, de su extraordinario y sacrificado trabajo -junto a muchas otras personas-, y de cenar con ellos recordando viejos tiempos..., y hablando del futuro de la familia.

Una gozada.


Vida

lunes, 14 de octubre de 2013 · 0 comentarios

Decíamos ayer que a veces la inspiración viene a base de coincidencias. Este es el caso, otra vez. Coincide un párrafo del libro que estoy leyendo, una canción y un vídeo. Ahí va.

El libro es, como se sabe, El hechizo de la comprensión. Teresa Gutiérrez de Cabides relata la muerte de Walter Benjamín (se suicida ante la incapacidad de seguir luchando para escapar de la persecución que sufren los judíos durante la II Guerra Mundial, bloqueado justo en la frontera de la salvación). Escribe Gutiérrez que Hannah Arendt, amiga íntima de Benjamin, "Cada vez que lograba sobrevivir percibía la natalidad como una fuente de vida, posibilidad de acción, sorpresa del saludo inesperado. Ahora se topaba con la muerte, frontera de un adiós definitivo. Era perfectamente consciente, a cada momento, de que la muerte latía en el reverso de la vida. Y ella se había librado varias veces, pero en esta ocasión vió cómo la moneda caía por la otra cara".

La canción es Qué bonita la vida. Descubrí a Dani Martín gracias a un reportaje de XLSemanal; sentí curiosidad y... Canta Dani:

que bonita la vida
tantas veces enorme
te acaricia y te mima
te hace sentir tan grande
a veces eres su niño
a veces enemiga
que bonita la vida
que bonita la vida
que regalo tan grande
que luego te lo quita
te hace no ser de nadie
a veces sin sentido
otras tantas gigante
que bonita la vida



La tercera pata de este artículo se la debo a mi hermana Emilia, que me envía, sin más comentario, un enlace, y este enlace resulta que habla también de la vida, de las dos caras de la vida. Es más, habla de LA VIDA, o quizá es la misma Vida la que habla:




El espacio intermedio

martes, 8 de octubre de 2013 · 0 comentarios

A veces, escribir debe mucho a las musas, otras, a las coincidencias. Este artículo mana de las segundas. Coinciden un párrafo de un libro dentro de otro libro y un corto de cine dentro de otra entrada de blog para destacar algo humilde y sencillo; pero trascendental: la importancia de hacer con amor las cosas ordinarias para que tengan sentido, y la necesidad de ese "espacio intermedio" aparentemente anodino para que anide el verdadero amor.

Me explico. Estoy leyendo -con delectación- El hechizo de la comprensión. Vida y obra de Hannah Arendt, de Teresa Gutiérrez de Cabiedes (ed. Encuentro). Del momento en que la filósofa alemana se aleja de Heidegger y de la turbulenta pasión amorosa e intelectual que viven, Alois Prinz (La Filosofía como profesión o el amor al mundo. La vida de Hanna Arendt) escribe:

Hannah intuye, más que sabe, que al amor entre ambos le falta algo fundamental, un "espacio intermedio", como dilucidaría más tarde. Este espacio solo puede existir cuando alguien ha aprendido que necesita la ayuda de los demás para saber quién es y qué es lo que le une a otros seres humanos. Solo entonces se produce un diálogo libre de expectativas y falsas convicciones en el que cada uno se muestra como es, sin miedos ni prejuicios. Sin este espacio intermedio el amor "carece de horizonte", es solo pasión y se quema entre los amantes como paja.
Estaba rumiando esta idea cuando me llega aviso de la última entrada de Publicidad y Cine con Valores, a cargo del profesor Alfonso Méndiz, que comenta el corto "Bastille", de Isabel Coixet, "un vídeo breve –5 minutos-, mezcla de emoción sincera y pinceladas tragicómicas, que formó parte de aquel precioso filme “París, je t’aime”.

"Este es un vídeo que ha salvado matrimonios" -dice Méndiz-, porque arranca de "esa monotonía, contra la que no quiso luchar" el protagonista; pero que le lleva, por mor de un suceso inesperado, a dispensar "entonces a su mujer todas las atenciones que ella le había reclamado", hasta el punto de que "de tanto comportarse como un enamorado, volvió a enamorarse.




La congoleña Celine Tendobi Premio Harambee 2013

viernes, 4 de octubre de 2013 · 0 comentarios

El Premio Harambee a la Promoción e Igualdad de la mujer africana ha sido concedido este año a la doctora congoleña Celine Tendobi Mbamba Baluanda (Kinshasa, 1974), que recibirá el galardón el próximo 14 de noviembre en Madrid.

La Dra. Tendobi colaboró desde muy joven en actividades solidarias. En 1993 fue nombrada responsable de la educación sanitaria y medioambiental del municipio de Kindele, cerca de la Facultad de Medicina en la que estudiaba.

Celine Tendobi, junto con otros estudiantes, dedicaba su tiempo libre a enseñar a leer y escribir a mujeres de aquel barrio, “una zona muy pobre, donde las mujeres no saben nada y así no pueden prosperar; les enseñábamos primeros auxilios, a detectar las enfermedades infantiles, a tener higiene en la casa y con los niños”, explica.

Después de licenciarse y de realizar un año de prácticas en el hospital “Le Coeur” y en la “Clinique des maladies de l’appareil digestif” de Kinshasa, se encargó del servicio ambulatorio y del programa de educación en atención sanitaria primaria de los Centros de Salud Kindele, Kimbondo y Moluka, dependientes del Centro Hospitalario Monkole.

En 2004 viajó a España para formarse como ecógrafa en Obstetricia y Ginecología, en las universidades de Barcelona y de Navarra. En 2005-06 trabajó en el departamento de Ecografías en Ginecología y Obstetricia del hospital San Juan de Dios de Barcelona, primero, y de la Clínica Universitaria de Navarra después. A pesar de tener un puesto de trabajo en España, decidió regresar a su país. “Me di cuenta de que era más necesaria en el Congo que en España”. Desde entonces ha trabajado en el departamento de Ecografías en Obstetricia y Ginecología de la Clínica Universitaria de Kinshasa y en el Centro Hospitalario Monkole.

También coordina la atención a los centros ambulatorios de Monkole, situados en lugares de difícil acceso, para realizar ecografías a las embarazadas y transmitir la formación del programa “Maternidad sin riesgos”, que dirige desde 2008 y que ha beneficiado a cerca de 30.000 mujeres.

En 2007 fundó el “Centro Piloto de la transmisión del VIH-SIDA de la madre al niño” en RD del Congo, en el que han sido atendidas más de 5.000 mujeres del barrio de Kindele, uno de los más pobres de Kinshasa, financiado por AECID-España (Agencia Española de Cooperación Internacional). En esta zona, solo en un año (de 2011 a 2012) disminuyó más de un 25% la infección del SIDA. Allí desarrolla además un proyecto sobre promoción de la mujer y de la familia, que ha permitido mejorar sus condiciones de vida a más de 700 familias. En los 200 hogares en los han realizado seguimiento se han reducido de forma drástica la tasa de infecciones producidas por falta de higiene, diarreas y enfermedades intestinales.

La Dra Tendobi ha recibido con gran alegría la concesión de este premio “será una gran oportunidad de transmitir las necesidades imperiosas que tenemos en el Centro Hospitalario Monkole, y seguir proporcionando una buena sanidad a los congoleños, especialmente a los más pobres, que son el 80% de nuestros pacientes". La Dra Tendobi manifestó que ese era uno de los deseos de Álvaro del Portillo, un sacerdote español –sucesor de San Josemaría Escrivá al frente del Opus Dei- que impulsó directamente esta iniciativa en sus orígenes y que próximamente será beatificado: “en 1989, en su viaje apostólico al Congo nos animó a centrar nuestro trabajo en mejorar las condiciones de salud de los más pobres”.


Esta vez no os la llevaréis

jueves, 3 de octubre de 2013 · 0 comentarios

John Elefante, ex miembro de la mítica banda de rock Kansas, mundialmente célebre en los años 70 y 80, ha producido e interpretado This time, un tema para animar a las jóvenes embarazadas que están pensando a abortar a dar a sus hijos la oportunidad de nacer.

John es padre adoptivo de una niña de 13 años, Sami, a quien ha dedicado su última canción, This time, donde recoge la historia de la pequeña, cuya madre biológica estuvo a punto de abortarla.

"No puedo imaginar mi vida sin mi hija Sami, y me rompe el corazón que chicas jóvenes embarazadas, en vez de elegir la vida para sus niños como hizo su madre biológica, les nieguen el derecho a nacer"

Letra de “This time (traducción española)
Se sentó en la fría sala de espera,
asustada y sola.
Miraba el tic tac del reloj
sabiendo que su niña pronto se habría ido.
Recostó la cabeza, confundida…
Tenía trece años.
Sintió una patada como recordatorio
de una vida que no podía enseñar al mundo.
Entonces escuchó una voz interior diciéndole “¡Sal corriendo!
¡Fue un error, pero no tires a tu hija!”.

Entonces se quedó un poco dormida
y soñó con una niña pequeña.
Había una tarta de cumpleaños y tres velitas.
Ella vivía en otro mundo.
Vio a la pequeña convertirse en mujer
y vivir en un hogar feliz.
De repente la despertó
una voz que la llamó por su nombre.
Ellos dijeron: “No te preocupes, estarás bien.
Aún eres joven, vemos esto todos los días”.

Justo entonces habló Dios:
“¡A ésta no os la vais a llevar! ¡Es mía!
Crecerá y buscará mi nombre.
¡No os la vais a llevar! ¡Es mía!
No os la llevaréis esta vez.
No, no os la llevaréis esta vez”.

La tumbaron sobre una mesa.
Ella preguntó: “Por favor, ¿puedo hablar con una persona?”
Pero una obstinada mujer de mirada fría
dijo: “Tenemos que hacer esto”.
Entonces ella lloró: “¡Señor, por favor, ayúdame!
¡Necesito un teléfono!
¡Tengo que llamar a mi madre
para que me ayuda a encontrar a mi niña en casa!”
Ellos dijeron: “No te preocupes, estarás bien.
Aún eres joven, vemos esto todos los días”.

Justo entonces habló Dios:
“¡A ésta no os la vais a llevar! ¡Es mía!
Crecerá y buscará mi nombre.
No os la llevaréis esta vez.
Desde antes del inicio de los tiempos
su nombre está escrito en el Libro.
Ellos no tienen poder para arrebatarle la vida.
No se la van a llevar. ¡Es mía!
No os la llevaréis esta vez.
No, no os la llevaréis esta vez”.

Esta vez…
No, no os la llevaréis esta vez.



Fuente de la entrada: JovenYCatólico


Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas