Equipos

domingo, 29 de septiembre de 2013 · 0 comentarios

Hay pocos días en que no importa que llueva, pocos días en que celebrar victorias como la de ayer, en el Bernabéu, ante el todopoderoso Real Madrid, pocas ocasiones de exaltar el trabajo por encima del dinero, el equipo por encima de las individualidades. Ya escribí sobre esta metáfora cuando ganamos la Copa del Rey en este mismo escenario y ante el mismo rival: entonces la fortuna se alió con el Atlético de Madrid, porque la suerte es amiga de los audaces; esta vez el equipo y el trabajo han sido mejores que el dinero y las individualidades, sin más.


La crónica de EFE, trabajo de Roberto Morales es, sencillamente, genial. Recoge frases que sirven para marcar el camino que seguir para superar esta crisis que nos atenaza y salir de ella reforzados:

Simeone dio un recital de entrenador. Magistral en su estudio del rival, en su planteamiento y en la mentalidad ganadora que ha inculcado. El Atlético de Madrid mostró de inicio qué significa la palabra equipo. Todos a una para salir airosos. El crecimiento del equipo con Simeone no tiene techo. Muestra su personalidad en cualquier estadio. Mira a los ojos a los grandes, para olvidar presupuestos y recortar distancias con fútbol.
Un anuncio de la NBA reza: Un jugador gana partidos, un equipo gana campeonatos. En esta línea de éxito del trabajo y la humildad personal que contribuye a la grandeza del conjunto, quiero aprovechar para rendir homenaje a otro equipo, el más grande de la Historia del deporte español, sumadas muchas generaciones de jugadores, entrenadores, directivos. Siempre fuera de foco, siempre en lo alto (16 mundiales, cinco consecutivos, se dice pronto): la selección española de Hockey sobre patines.

Equipos.

Reflexiones veraniegas: estamos enfermos

miércoles, 25 de septiembre de 2013 · 4 comentarios

Este verano he tenido ocasión de ver unas cuantas películas en compañía de amigos; profesores de universidad, profesionales liberales, empresarios de pymes, gente así, universitaria, con inquietudes. Antes quedábamos más para hacer deporte; pero los años y la falta de un mal pádel nos ha dejado más tiempo para el cine.

Como no he tenido nada que ver con la elección de las películas, y como, por lo general, han tenido un éxito mayoritario y hasta entusiasta, me he quedado francamente preocupado. Peor, he calado más en el convencimiento de que estamos en una sociedad enferma, muy enferma.

En este caso, mi reflexión gira en torno a la violencia. Las películas que hemos visto son violentas, muy violentas. Nada que ver con las escenas de acción de Las uvas de la ira, que vi ayer, que son brevísimas; en el cine de ahora las escenas de acción son largas, regodeantemente largas..., y violentas.

Porque la nómina fílmica incluye títulos como Jack Reacher, Asesinos de élite, Sin límites, Salt, El inmortal o La noche más oscura. Todas buenas, incluso excelentes, pero en todas ellas, la Justicia se aplica de modo violento, recurriendo a métodos fuera de la Ley y, en varios casos, los buenos son unos malos menos malos que los malos de verdad, que son tan malísimos que dejan mucho margen para que otros malos parezcan buenos a base de matar un poco menos y con más cuidado. Es la cultura del rifle que impera en Estados Unidos; por eso, cuando el Papa Francisco nos convocó a una vela de oración por la paz, ante el riesgo de ataque a Siria, acudí sin mucho convencimiento: ¡poderosa es la oración, que aún no se ha llevado a cabo ese ataque!

Pero con ser esta una cultura del otro lado del charco, las salpicaduras nos inundan. Primero, porque la cultura norteamericana es la cultural global de hoy; después, porque filmes como El inmortal y Les Lyonnais, que también he visto hace poco, son franceses; finalmente, porque gente educada y culta aplaudió con satisfacción que a los malos los quitaran de en medio por la vía expeditiva, y se fue a dormir con una sonrisa en la boca.

¡Es ficción! No es para ponerse así. Quizá; pero a mí esto me huele mal. Me gustó mucho más Lincoln, que sí programé yo, en casa, antes del verano, por muchos motivos. Por lo menos podríamos haber alternado géneros, para dar tiempo a que se ventilara el olor a pólvora.



World Youth Alliance

domingo, 22 de septiembre de 2013 · 0 comentarios

World Youth Alliance está compuesta por jóvenes de todo el mundo. En cooperación con otros organismos de la comunidad internacional, principalmente las Naciones Unidas y la Unión Europea, World Youth Alliance está comprometida en la construcción de sociedades libres y justas a través de la cultura de la vida. Esta cultura afirma la dignidad inalienable de la persona, defiende el derecho intrínseco a la vida, fomenta la educación de la familia, y fomenta un clima social favorable para el desarrollo integral, la solidaridad y el respeto mutuo.

World Youth Alliance ha comenzado a seguirme en Twitter (@atarifa), a través de su cuenta @WYAeurope, y así descubro su existencia. Como es para jóvenes, no me he atrevido a apuntarme; pero me ha parecido TAN interesante que traigo su iniciativa aquí, para ampliar su difusión y sea conocida por más jóvenes que quieran sumarse.

En su presentación, World Youth Alliance reconoce que la dignidad intrínseca de la persona es el fundamento de los derechos humanos. Creen que esta dignidad es independiente de cualquier condición humana y que ninguna comunidad humana puede conceder o rescindir esta dignidad.

Están convencidos de que la dignidad humana es intrínseca y poseída por cada ser humano, desde en el momento de la concepción hasta la muerte natural, es el fundamento del derecho de todos a la vida. Creen que este derecho inalienable a la vida es la base de una sociedad justa y libre, y que la sociedad a través de las leyes y la cultura tienen la obligación de proteger la dignidad de la persona y de esta manera proteger el derecho a la vida.

Afirman que la célula fundamental de la sociedad es la familia, donde hombres y mujeres aprenden a vivir en genuina libertad y solidaridad y donde los individuos se preparan para desempeñar sus obligaciones sociales, y que la comunidad política al nivel local, nacional e internacional está obligada a proteger y fomentar la familia.

También que el auténtico desarrollo de la sociedad sólo puede ocurrir en una cultura que fomente un desarrollo humano integral, caracterizado por un crecimiento, físico, espiritual, mental y emocional, en un clima de respeto por la persona y la familia.

Por último, invitan a todos aquellos que compartan estas convicciones a unirse a ellos en la afirmación de estas ideas y para darles efecto en la vida pública en todos los niveles.

Ahí queda esto, muchachos y muchachas. Una forma de secundar la propuesta del Papa Francisco para ser protagonistas del cambio, que hizo en la JMJ de Río.


Francisco: ¡Hagan lío!

viernes, 20 de septiembre de 2013 · 0 comentarios

foto ACI Prensa
Cuando el Papa anima a los católicos a ser protagonistas, a no balconear, no lo dice por decir, lo dice y lo hace, para dar ejemplo. Esto, a los que nos dedicamos a la comunicación institucional en una institución de la Iglesia, nos sube la adrenalina, porque la comunicación tiene sus leyes, y desgraciadamente hay muy poca formación entre la generalidad de las personas en esta cuestión. Por ejemplo:


  1. Una entrevista no es una noticia (tampoco es opinión). Tiene un grado de intervención del periodista que puede ir desde la casi literalidad hasta el que no tenga casi nada que ver con lo que ha dicho el entrevistado. El mismo Papa prefiere pensar las respuestas a improvisar, que la respuesta precisa le viene cuando ya ha dado la primera.
  2. Un titular puede ser cualquier cosa; en muchos casos, cualquier cosa menos periodismo.
  3. Los medios, por su naturaleza, no permiten entrar en demasiados matices; por eso es tan importante leerlos en el contexto de lo que cuentan; y el contexto de lo que dice el Papa es el Magisterio de la Iglesia.
  4. En España -y en China-, cada medio cuenta de la feria según el cristal con que mira, así que hay que aplicar factores de corrección.
  5. Ningún factor de corrección mejor que, en este caso, la lectura directa de la entrevista que el Papa Francisco ha concedido al padre Antonio Spadaro, S.J., director de la revista Civiltà Cattolica, publicada también en todas las demás revistas de los jesuitas.


Porque de esta entrevista, aunténtico scoop de ayer y hoy, se trata. Pero como la entrevista es larga, cada uno sabrá de qué medio se fía y, si quiere algo más que oír lo que quiere oír antes de oír nada, acudir a varias fuentes.

He leído la entrevista, he leído las informaciones de El País, El Mundo, La Razón, ABC e Ideal Granada, y la de algunos digitales. Mi conclusión es: los principios, la doctrina, es la que es, la que está en el Catecismo de la Iglesia Católica. Francisco subraya una mirada -que siempre está presente-, la que mira a la persona con misericordia; y una actitud, la de la Iglesia que sale al encuentro para anunciar y sanar, como un "hospital de campaña después de la batalla". Me pregunto cómo tomarán esos progresistas que tanto festejan cierta interpretación de las palabras del papa y que tanto pretenden sacar la religión del espacio público, eso de que la Iglesia salga de sí misma para ir hacia los que no la frecuentan, los que se marcharon, los indiferentes, cuando nos lo tomemos aún más en serio.

En fin, que de una lectura completa, con su contexto y abierta a escuchar sin prejuicios, se saca una enseñanza y un impulso formidables, sin miedo a salir a la intemperie, a ensuciarse , y sin miedo a los límites deformantes de la comunicación de masas.

¡Hagan lío!


El hombre y la música

jueves, 19 de septiembre de 2013 · 0 comentarios

El joven de mi izquierda en la foto (con gafas y pelo negro) es Arturo Méndiz, productor audiovisual. Su productora Bastian Films, ha ganado cientos de premios por diversos documentales y cortos. "El barco pirata", por ejemplo, ganó el Goya al mejor cortometraje de 2012, y "La historia de siempre" lleva más de 150 premios en festivales de todo el mundo: San Diego (USA), Lausanne (Suiza), Trieste (Italia), Tokio, Honk Kong, México DF, etc.

Ahora está a punto de terminar un documental sobre el compositor Antón García Abril, autor de una vasta y reconocida obra musical: desde óperas ("Divinas palabras"), ballets ("Don Juan") y teatro musical ("Un millón de rosas") hasta conciertos, sonatas, obras para orquesta, para voz o para conjunto vocal, etc. Es aún más conocido por sus bandas sonoras en películas ("Los santos inocentes", "La colmena", "Gary Coopera que estás en los cielos") y, sobre todo, en series de televisión: "El hombre y la tierra", "Fortunata y Jacinta", "Cervantes".

El documental se ha grabado con motivo de su 80 cumpleaños. Se titula "El hombre y la música" (en referencia a su más conocida banda sonora) y se ha hecho con ayudas de la TV de Aragón y de TVE . Se estrenará en Madrid y Zaragoza, se programará en las dos televisiones y saldrá después en DVD. Ahora, para acabarlo, ha lanzado una campaña de crowdfunding o micromecenazgo en la plataforma Verkami. Podéis ver aquí el proyecto explicado, con un vídeo de presentación (2') que da idea de lo que será: en ese resumen hablan la soprano Ainhoa Arteta y la mezzosoprano Teresa Berganza sobre la figura de García Abril.

Si os gustan la música o los buenos documentales de interés humano, o si conocéis a alguien que le guste la música, adentraos en esa página y dadla a conocer. Merece la pena.


Acción, racción decisión

sábado, 14 de septiembre de 2013 · 2 comentarios

Los tiempos cambian. El Parlamento Europeo también. Hoy, sus decisiones se basan en lo que más te importa.

Vídeo propagandístico del Parlamento Europeo. Y no está mal recordarlo, porque hay que tener en cuenta que, efectivamente, sus decisiones afectan muchas veces a cosas que importan.




Rompamos las cadenas

jueves, 12 de septiembre de 2013 · 6 comentarios

Como ya saben los pocos lectores que quedan de este blog, procuro no entrar directamente en cuestiones políticas, considerado este último término en el sentido restringido al juego de poder que se traen los políticos, de forma que pueda tratar de las cuestiones importantes por encima, en mi intención, de banderías partidarias.

Sin embargo, como también es conocido, soy un barcelonés afincado en Granada, por tanto, un catalán que vive en Andalucía (en consecuencia, un español y un europeo), y estos días me preguntan qué pienso del proceso "soberanista" catalán y, en concreto, de la cadena separatista de ayer, 11 de septiembre. Como es algo que hiere en las más hondas entretelas de mis sentimientos ciudadanos, y aún consciente de caer en una excesiva personalización, cosa que normalmente evito, voy a manifestarme.

Lo que pienso es:


Por esto:


Trataré de ser sintético: Como catalán, soy partidario de una Cataluña fuerte y generosa, que mire hacia fuera con espíritu solidario y abierto, sin complejos del pasado, dispuesta a colaborar con todos con la vista en un futuro mejor para todos, para la que su mayor gloria sea lo que aporta y no lo que recauda. En fin; me da más pena que rabia esta Cataluña que veo emerger, provinciana, rencorosa, egoísta, calculadora, empequeñecida, protestona, etc. Toda esa "rauxa" pueblerina y la ausencia de "seny". Qué lástima de burguesía alicorta, de "botiguer", y de intelectualidad de bucle melancólico posmoderno; hasta la izquierda del proletariado del mundo unido y la "Internacional" es hoy una izquierda de barrio y folclore.

Si hubiera estado metido en este pequeña política que todo lo invade, hubiera propuesto coger de la mano al último independentista en Vinaroz y continuar la cadena por todo el litoral valenciano, andaluz (incluido Gibraltar), portugués, gallego, asturiano, montañés y vasco, para escalar luego las montañas navarras, aragonesas y catalanas (incluida Andorra), hasta llegar otra vez a besar el Maditerráneo.

Es más, puestos a hacer cadenas -que unan y no que separen-, reproduciría el escudo de Navarra, seguro inspirador del plan radial que hizo de España una nación libre y desarrollada, en pie de igualdad con las demás naciones libres y desarrolladas, con las que ha construido la mejor civilización de la Historia. Que ahora se tambalea.



He dicho.

Reflexiones veraniegas: Ilegales

martes, 3 de septiembre de 2013 · 0 comentarios

Ahora que ha acabado el verano, traslado algunas reflexiones que me han asaltado durante el tranquilo y soleado estío, mi época favorita del año, como corresponde a un Leo nacido en el Mediterráneo.

Una de las constataciones más preocupantes es el nivel de hiperregulación que hemos alcanzado en las sociedades posmodernas: todo está legislado y regulado, hasta el punto de que convendría revisar la máxima jurídica de que la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento, porque ya es imposible incluso para los más versados conocer todas las normas de obligado acatamiento. De aquí el "Ilegales" del título, porque a poco que te despistas, caes en alguna ilegalidad que fácilmente lleva a una pesadilla, y aún sin despistarse.

Uno de los goces de este verano ha sido un largo rato de conversación con mi hermano, con la vista puesta en un mar levantisco, que nos había impedido navegar a motor y no daba para hacerlo a vela. Estando en esta situación meditabunda, contemplamos la aparición de un guardia municipal "de costa", algo inaudito en los tiempos en que éramos chavales y pateábamos esas mismas playas que se nos antojan salvajes, comparadas con las civilizadas de ahora, con su banderita azul, sus papeleras, sus duchas y sus boyas, sus vigilantes, en las que a uno le sacan del agua si hay demasiadas olas, le multan por ir sobre ruedas en el paseo marítimo y le obligan a soportar una enorme farola justo delante de la terraza. Prefiero aquellas playas de alquitrán y dunas a éstas.

El caso es que a la vista del guardia costero, mi hermano comenta que siendo lo lógico que así debiera uno sentirse más seguro y a gusto, no puede evitar pensar rápidamente en qué clase de ignota infracción puede estar incurriendo. Como avezado marino, con frecuencia topa con la intrincada regulación de la navegación de recreo, sobre la que no solo le advierte el servicio marítimo de la Guardia Civil, sino que ha tenido que soportar los toques de atención de las lanchas de la Cruz Roja. Porque esta es otra; con la hiperregulación crece, directamente proporcional, el Gran Hermano que todo lo ve, y se multiplican las "autoridades" vigilantes de la ortodoxia y las correspondientes cohortes delatoras.

Ahora comprendo el atractivo que para tantos tiene África.


Eres católico o sólo de nombre

lunes, 2 de septiembre de 2013 · 0 comentarios

Fuente: Enlace católico

La productora Outside da Box han realizado el excelente cortometraje de utopía negativa: “Evidence”. Trata sobre Jenny, una joven católica como muchas, que en un futuro no demasiado improbable, se encuentra repentinamente en un juicio donde ha sido acusada de ser católica (se sobreentiende que en este tiempo practicar el catolicismo es considerado un crimen). Titubeante y sin entender del todo la situación, la joven trata de confirmar la acusación y aceptar su fe; sin embargo, su hábil abogado descartará todos los cargos aduciendo, con pruebas contundentes, que Jenny sólo era católica en apariencia, que aunque sus actividades eran católicas, su corazón nunca perteneció a Cristo ni a la Iglesia. El corto termina...

A mí me ha gustado MUCHO, muy bien actuado, un guión ingenioso...




Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas