Viento de cambio

domingo, 9 de junio de 2013 · 0 comentarios

Hace ya años que adopté como banda sonora de este blog el Change the World, en la versión de Babyface&Eric Clapton (MTV Unplugged NYC 1997), absolutamente genial. Estaba enlazada en el antiguo perfil de Blogger; pero la he perdido entre tanto cambio de Google+.



En esta línea de "cambiar el mundo por la música", o "música para cambiar el mundo", publiqué hace menos años una entrada dedicada a The Playing For Change Foundation. Esta mañana, mientras aprovechaba el rato para lecturas pendientes, he topado por azar en mi catálogo de Real Player con Wind of Change (Viento de Cambio), la famosa power ballad de Scorpions, estupendo tema, por su significado -la caída del comunismo en Rusia- como por su música -la letra no es memorable; pero esos silbados...-. He de reconocer que me encantan las baladas de los grupos duros.

The wind of change blows straight into the face of time
like a storm wind that will ring the freedom bell
for peace of mind let your balalaika sing
what my guitar wants to say
Take me to the magic of the moment
on a glory night
where the children of tomorrow share their dreams
with you and me




¡LIBERTAD!... de educación

martes, 4 de junio de 2013 · 2 comentarios

Ayer contaba un amigo que en cierta reunión de vecinos, un catedrático de universidad, presumiendo la postura del primero respecto a la enseñanza de iniciativa social, y para provocar, le espetó que no estaba de acuerdo con la enseñanza privada. Mi amigo, sin inmutarse, le contestó que él tampoco, y al ver la incredulidad del profesor, añadió: "estoy a favor de la libertad de enseñanza. ¿Y tú?".

Viene a cuento porque si llevo tantos días sin escribir es porque, precisamente, he estado muy ocupado -y lo que me queda- defendiendo la libertad de enseñanza frente al estatalismo reinante, auténtica dictadura cometida con la anuencia de la mayoría adocenada de la población; de la que solo se dan cuenta unos pocos y ante la que solo se atreven a rebelarse los espíritus verdaderamente libres y, además, valientes.

Se trata, en este caso, de una escaramuza; pero parte de un frente más amplio y emblemático, en el que está en juego el e! derecho-deber de los padres a la educación de sus hijos según sus convicciones, el derecho de los ciudadanos a la creación y elección libre de centros educativos y, en fin, la idea del Estado al servicio de ciudadanos adultos y responsables, es decir, del Estado subsidiario, y de la ley como garante de la libertad de los ciudadanos frente al poder (cfr. todo Cicerón).

Como siempre, el brazo insidioso de una ley inicua y una Justicia ciega a sí misma es la dictadura administrativa: inodora, incolora e insípida; pero letal. En este caso tiene el nombre de denegación de los conciertos educativos.

Me subleva -lo he comentado otras veces-, que unos personajes a los que pagamos el sueldo -y que reciben sin retrasos-, se dediquen a fastidiar a los contribuyentes, regateándonos un dinero que sale de nuestros bolsillos y que a ellos solo les corresponde administrar. Es el colmo del absurdo que "en nombre de la igualdad" creen las mayores desigualdades, castigando a pagar dos veces la educación de sus hijos a cuantos se resisten a someterse al sistema único y dirigido del Estado. Y como siempre, los más perjudicados son los que menos tienen, pues carecen de los recursos necesarios para sustraerse a tan tiránica imposición.

Cuantos -y son tantos- se muestran enemigos de la educación de iniciativa social, son, en realidad, aunque no lo sepan, enemigos de la libertad, de la suya y de la nuestra. ¡Cuánto nos queda aún para vivir en una auténtica democracia!

Para pensar y ver:

  1. Educación separada según el sexo (artículo)
  2. Libertad para la educación diferenciada (vídeo)


Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas