Unión Europea hasta en la sopa

viernes, 27 de julio de 2012 · 0 comentarios

Ayer tuve una doble amarga experiencia de lo que podríamos llamar hiperregulitis aguda. Un mal que se extiende y consiste en estrangular los órganos vitales de la sociedad hasta hacerla inhabitable, con el bondadoso deseo de que no nos pase nada malo en cuestiones accesorias e intrascendentes.

Podemos pensar que eso de la Unión Europea (UE en adelante), vulgo Bruselas, tiene que ver con la prima de riesgo, el Banco Central Europeo y demás monstruos de siete cabezas de la economía globalizada, y es cierto; pero no sólo: también tiene que ver con cualquier nadería que uno puede imaginar, incluso con la más nimia intrascendencia de, por ejemplo, sus vacaciones, o las mías. Ayer me di de bruces, dos veces, con Bruselas.

Por la mañana visité las cavas Codorníu, en Sant Sadurní D’Anoia -capital del cava-, aprovechando que estoy a dos salidas de autopista. La visita merece la pena en cualquier caso; pero si vas con alguien de la familia Raventós –no es difícil, son muchos-, mejor: puedes acabar el día saboreando un Pinot Noir, o varios, si estás entrenado. Pero a lo que vamos; para llegar al museo y las cavas desde la entrada –soberbio edificio de Puig i Cadafalch-, hay que rodear un estanque que antes se atravesaba por unas piedras, planas y grandes, hábiles para el más torpe de los visitantes. Ahora no, porque ahora, para poder ir por las piedras, habría que poner unas barandillas, que estropearían el conjunto; pero que para las normas de la UE son imprescindibles a fin de evitar el peligrosísimo resbalón que pudiera llegar a mojar el pié de cualquier incauto en el palmo de agua que hay.

Vale, das la vuelta al estanque y te olvidas del capullo que regula en algún aburrido rincón de la capital de las coles estas chorradas…, hasta que te lo vuelves a encontrar.

Y es que por la noche, con unos amigos, me acerqué a El Vendrell a disfrutar con su tradicional correfoc. Nos metimos en la Plaça Vella, adonde van a parar y reventar todos los diables, los bailes, los fuegos, los tambores y los petardos. Tras la lluvia de chispas y ruido, llega el momento de los fuegos artificiales del campanario, famosos en toda la provincia: llega, pero no llega. Pasan los minutos mientras el público silba, pita, se sienta en el suelo y canta aquello de “no nos moverán”. Pregunto a uno de los diablos qué pasa, el joven se saca el silbato de la boca, escupe pólvora y me cuenta que una normativa europea recién aprobada prohíbe lanzar los cohetes si no se desaloja la plaza, y ellos no se van a mover, porque siempre se han visto los fuegos artificiales desde la plaza. Después de bailar bajo el fuego durante horas, resulta que no puedes tirar cohetes si el público está a menos de x metros del mechero del maestre artificiero.

Como se hacía tarde y el pulso entre la tradición y Bruselas tenía pinta de ir para largo, mis amigos y yo nos quedamos sin ver los dichosos fuegos artificiales: una pena, porque son espectaculares.

Puede usted estar seguro de que se va a encontrar con la diarrea legislativa de la UE en la sopa de esta noche: en Bruselas hay mucho funcionario aburrido.


Mostrar a tus contactos de XING

La crisis laboral y los hijos de Dios

domingo, 15 de julio de 2012 · 0 comentarios

Con motivo de la fiesta de san Josemaría (26-VI-2012), L'Osservatore Romano (28 de junio de 2012) ha publicado un artículo de Mons. Javier Echevarría sobre el trabajo como ocasión para la santidad, titulado DESCUBRIR A DIOS EN EL TRABAJO

Por su interés y actualidad, destaco dos de los párrafos:

La invitación a trabajar, en cuanto complemento de la obra de la creación, es la vocación originaria de cada mujer y de cada hombre. Con razón, pues, san Josemaría podía afirmar que cualquier trabajo honrado es «un medio necesario que Dios nos confía aquí en la tierra, dilatando nuestros días y haciéndonos partícipes de su poder creador, para que nos ganemos el sustento y simultáneamente recojamos frutos para la vida eterna (Jn 4, 36)» (Amigos de Dios 57). De este modo nos invitaba a descubrir de nuevo a Dios, tanto en los trabajos importantes como en las ocupaciones cotidianas, que pueden convertirse en sólido fundamento para la santidad personal.

Esta dimensión originaria del trabajo es la razón más profunda del derecho de todos a tener una ocupación profesional que les consienta vivir y atender las necesidades de su familia. Desgraciadamente, en las circunstancias actuales, muchos países sufren la plaga del desempleo, que causa tantas preocupaciones e incomodidades a innumerables familias. Recemos por las autoridades civiles y por los responsables de la vida pública, en todos los niveles, para que, iluminados por la Sabiduría divina, sepan hallar y poner en práctica las medidas idóneas para hacer salir de la actual crisis a sus respectivas naciones, respetando plenamente la dignidad de la persona y el bien común. Confiemos esta intención a Dios por intercesión de san Josemaría, apóstol de la santificación del trabajo.

Mostrar a tus contactos de XING

Museo Universidad de Navarra

viernes, 6 de julio de 2012 · 0 comentarios

Hace un mes o así, asistí a la presentación en Granada, en el Centro José Guerreo, a la presentación del proyecto del Museo Universidad de Navarra (MUN). Hoy me llega el enlace al vídeo-resumen que han elaborado al terminar la gira por España y, aprovechando que es víspera de San Fermín, lo comparto junto con la página web del museo.

Espero que disfrutéis con el proyecto, pues me parece que es uno de los más importantes culturales que hay en marcha en España.



Mostrar a tus contactos de XING

Vocento echa a José Javier Esparza

miércoles, 4 de julio de 2012 · 0 comentarios

Era crítico de televisión del grupo de comunicación Vocento desde hacía 20 años, lo despide por defender al obispo Reig Pla. 

Religión en Libertad

Ante el linchamiento mediático que sufrió el prelado por los defensores de las tesis del lobby gay.

Después de más de veinte años escribiendo a diario la crítica de televisión para los diarios regionales del Grupo Vocento (entre los que destaca El Correo, El Diario Vasco, Las Provincias, La Verdad, Ideal, El Norte de Castilla o el Diario Montañés) el periodista y escritor José Javier Esparza ha sido expulsado de la redacción de Vocento.


Colpisa, la agencia de Vocento, contra Reig
La causa del cese se remonta a hace un mes, cuando Esparza criticó la iniciativa del Consejo de RTVE de someter a "juicio" al obispo Reig Pla por una homilía, retransmitida por TVE, en la que el prelado denunciaba la prostitución homosexual. La Agencia Colpisa distribuyó a todos los diarios del Grupo un editorial posicionándose claramente al lado del "lobby gay" y contra el obispo.

Esparza, a favor del obispo
El periodista Esparza se salió de esa postura y las consecuencias fueron inmediatas: censura del artículo de Esparza que llevaba por título "Lo del obispo", que no llegó a publicarse, cese de toda publicación una semana después y, finalmente, expulsión de hecho y sin comunicación formal.

El invento del maligno
Las críticas de televisión de Esparza, que se publicaban bajo el título de "El invento del maligno" figuraban desde hace veinte años entre los contenidos más leídos de los diarios de Vocento, antes Grupo Correo.

José Javier Esparza es un escritor de éxito. Sus libros "La gran aventura del Reino de Asturias. Así empezó la Reconquista", "Moros y cristianos. La gran aventura de la España medieval" (La Esfera de los Libros), así como "La gesta española" (Áltera) han sido best-seller, convirtiéndose Esparza en uno de los mejores divulgadores de la Historia de España.

También destaca su "Guía políticamente incorrecta de la civilización occidental" (Ciudadela), escrita en colaboración con Anthony Esolen, o "El libro negro de Carrillo" y "Juicio a Franco", publicados en LibrosLibres.

Desde septiembre de 2011 dirige en Intereconomía TV el magacín de actualidad sociocultural "Con otro enfoque".

El artículo censurado por la agencia Colpisa, del grupo Vocento, es el siguiente:

El artículo censurado por la agencia Colpisa, del grupo Vocento, es el siguiente:

LO DEL OBISPO

«Se habrá enterado usted del follón del obispo en TVE. Le resumo a usted el episodio: en la misa de Viernes Santo, retransmitida por La 2, el obispo Reig Pla leyó una homilía que determinados sectores han considerado “homófoba”. La oposición se ha apresurado a explotar el episodio y ha exigido la censura de esa homilía en la web de RTVE porque “ofende a los ciudadanos y viola los principios constitucionales”.

»El miércoles se celebraba una reunión del Consejo. Cuando la presidenta de turno, que es una señora de Izquierda Unida, quiso someter a votación una condena al obispo, los representantes del PP y de CiU se marcharon. Sin quórum en el Consejo, no se pudo decidir nada sobre la cuestión. Asunto cerrado, en fin. Y para usted y para mí, que estamos pagando el sueldo de esos señores, la pregunta que surge es esta: ¿De verdad el asunto merecía tanto ruido? Uno ve el tipo de juicios que este episodio ha generado y alucina en colores, porque da la impresión de que nadie sabe qué dijo de verdad el obispo.

»Lo que dijo el obispo fue, literalmente, esto: “Quisiera decir una palabra a aquellas personas que hoy, llevadas por tantas ideologías que acaban por no orientar bien sobre lo que es la sexualidad humana, piensan ya desde niños que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo, y a veces para comprobarlo se corrompen y se prostituyen, o van a clubs de hombres nocturnos. Os aseguro que encuentran el infierno. ¿Vosotros pensáis que Dios es indiferente ante el sufrimiento de todos estos niños?”.

»Usted podrá contestar a la pregunta como desee, y podrá estar de acuerdo o no con la posición tradicional de la Iglesia, pero, objetivamente, estas palabras ni discriminan ni marginan a nadie (salvo a los gerentes de clubes nocturnos, claro), ni “violan los principios constitucionales”. Y entonces… ¿a qué estamos jugando? Pues estamos jugando a lo de siempre: a convertir el canal público en una prolongación de las querellas barriobajeras de los partidos políticos. Y al final son estas cosas las que han terminado llevando a TVE al borde del abismo. Feo».

José Javier Esparza


Mostrar a tus contactos de XING

Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas