Informes sobre Avances Científicos de Relevancia Ética

lunes, 19 de marzo de 2012 · 0 comentarios

En el reciente Congreso Nacional de Bioética organizado por la AEBI, se presentaron oficialmente los informes ACRE (Avances Científicos de Relevancia Ética), como se recoge en el número 75 de la revista Cuadernos de Bioética.

Los tres primeros informes y los artículos de revisión a los que hacen referencia están disponibles en la web de AEBI y en Arvo: Inicio de la vida en cada ser humano. ¿Qué hace humano el cuerpo del hombre?; Retraso de la edad de la procreación e infertilidad. El recurso a la reproducción asistida y selección de embriones. El problema intergeneracional; y Sesgos en la investigación de la píldora postcoital. Hormonas femeninas en la maduración del cerebro adolescente.

También hay una edición en papel, a la venta en las librerías de TROA. Se trata de un material que puede resultar útil -actualizado con rigor científico y accesible por su lenguaje divulgativo-, para la información en cuestiones de bioética y para tener argumentos en el debate de la opinión pública.

Mostrar a tus contactos de XING

Vivir en un Kia

sábado, 17 de marzo de 2012 · 0 comentarios

Lo contaba el gran Cárdenas este jueves en IDEAL: un matrimonio de La Zubia (al lado de Granada), con dos hijas pequeñas, duerme desde hace un mes en un coche, porque están en paro, sin subsidios ya, desahuciados, etc. Vale la pena leer la noticia.

El caso es que, al día siguiente, ayer, todo ha cambiado. Lo que me llama la atención, por encima de la generosidad de la gente, es el tipo de gente que ha acudido en su ayuda. Veamos. Un empresario, que ofrece trabajo y contrata a la mujer, sí uno de esos tan denostados y caricaturizados empresarios. Un matrimonio que ofrece su segunda vivienda, que apenas usa, uno de esos potentados que especulan con el ladrillo. Una escuela de formación profesional que ofrece un contrato temporal para unas instalaciones, una de esas privadas, elitistas, que discriminan por género. Una organización católica de voluntariado, de esas inspiradas en la doctrina de la Iglesia oscurantista y tal. Por no hablar del matrimonio marroquí que acoge a las hijas y les invita a comer de vez en cuando, sí de esos inmigrantes que no se integran y son unos delincuentes.

Vale, de acuerdo, me ha saltado la vena indignada; pero es que mientras leía ayer y anteayer y mientras escribía hoy, no he parado de preguntarme: ¿dónde están los sindicatos? Escondidos detrás de la pancarta.

Mostrar a tus contactos de XING

El dinero y la Iglesia

· 0 comentarios

Me ha ocurrido algo inaudito, aún no doy crédito a mis oídos, pese a que han transcurrido varios días del suceso. Ya sabía que las críticas a la Iglesia por cuestión de dinero son tan cerriles que se vuelven pertinaces, inasequibles a cualquier razonamiento. Pero de ahí a comprometer sin necesidad el buen fin de una gestión profesional, creía que había un trecho.

Pues no. Les cuento. Esta semana que acaba me llama -por enésima vez- un empleado de un banco para ofrecerme un producto "Oro", es decir, muy ventajoso..., para el banco. El caso es que a mi pregunta de si el beneficiario tiene que ser forzosamente un pariente, me dice que en mi caso no, que puede ser una entidad, una oengé, una iglesia..., y añade, más o menos: le he dicho una iglesia, pero espero que no se lo deje a la iglesia, porque tienen mucho dinero...

No le dejé abundar en el argumento porque tenía prisa -los prometidos cuatro minutos eran ya diez, el marketing bancario se ha puesto de un amigable que empalaga- y porque me sorprendió tanto que se me escapó decirle que me parecía muy arriesgado manifestar tan a las claras opiniones polémicas sin conocer de nada a su interlocutor, cuando pretendía colocarle un sacaperras, comprometiendo innecesariamente el negocio. Añadí, ya puesto, que en mi caso, además, había pinchado en hueso, y que si existía alguna remota posibilidad de que "activara" la operación, acababa de esfumarse para los restos.

Lo que me preocupa de verdad, pensándolo luego, es con qué clase de persona imaginaba este bancario que estaba tratando. ¿Es que ya no guglean a la gente?

Mostrar a tus contactos de XING

La otra cara de la noticia

jueves, 8 de marzo de 2012 · 2 comentarios

Cuento con que no es necesario dar más detalles de la noticia: El presidente de los periodistas de Granada dimite tras amenazar con un cinturón a una joven propalestina. A Antonio Mora le conozco desde hace años y la relación que hemos mantenido todo este tiempo ha sido siempre extraordinaria por su parte. Por lo que hemos hablado y por lo que sé de él, el lamentable incidente del martes pasado no le caracteriza en absoluto.

Sobre su gesto pienso que está todo dicho, el propio Antonio lo ha expresado sin tapujos. Lo que quiero con este post es mirar la otra cara de la noticia, cuestión tabú que se abre paso con dificultad entre la tiranía de lo políticamente correcto.

Porque si prescindimos de lo chusco del cinturón, podríamos tener otra noticia: activistas pro palestinos arremeten contra una muestra de humor gráfico, dos activistas irrumpen en la presentación e impiden de forma violenta la libertad de expresión de los presentes gritando y amenazando.

Dependiendo de quién protesta y de qué,  la simpatía informativa está de un lado o de otro, porque estamos hartos de ver otras protestas ante actividades culturales, en las que los malos de la película son los protestantes, mientras los organizadores son pobres y atribuladas víctimas, que no querían ofender a nadie.

Al final, Antonio Mora ha cometido el error de no cumplir el manual: ante la provocación, nunca caer en ella, aguantar el chaparrón con la paciencia del santo Job y poner cara de víctima. Mucho mejor aún si uno manifiesta toda la simpatía, comprensión y solidaridad con los que le están insultando. Y esto es tanto más importante cuanto más políticamente correcta sea la protesta.

Nunca recuerdo el título de una película en la que el presidente de Australia le dice a un alcalde que ha dado a entender que hay algún problema con el telescopio situado en su pueblo en el momento en que tiene que seguir a la nave espacial que va a conquistar la luna: "En nuestro partido tenemos un lema: ¡no la cagues!".

Antonio Mora ha hecho muchísimo por el periodismo y por Granada. No merece que esta cagada perdure más allá de esta semana (lo tiene difícil, porque la fuerza de los iconos es longeva).

Mostrar a tus contactos de XING

Violencia de género

· 2 comentarios

Los dogmas políticamente correctos de la Nueva Tiranía tienen, además, como es lógico, su magisterio propio, único autorizado para interpretar este nuevo depósito de la fe laicista. Las liturgias religiosas son tan a propósito de la condición humana, que las religiones civiles acaban remedándolas inevitablemente, adaptándolas al nuevo credo.

Uno de estos principales dogmas es el de la ideología de género, con su pecado capital: la violencia de género. Pero no cualquiera puede pontificar sobre él, porque proliferarían los herejes. Uno de estos herejes es el ministro de Justicia español, Alberto Ruiz Gallardón, que ha osado defender su tímida reforma de la ley del aborto actualmente vigente, entre otros argumentos, afirmando que "en muchas ocasiones se genera la violencia de género estructural contra la mujer por el mero hecho del embarazo".

Dejando aparte lo confuso de la frase y el abuso de la generación, lo que viene a decir el ministro, según lo entiendo, es que la mujer embarazada encuentra con frecuencia una presión violenta que la induce a abortar, en lugar de a dar a luz o, por lo menos, a plantearse esta segunda opción con libertad.

En este sentido, la frase de Gallardón me parece no solo acertada sino magnífica, porque pone el dedo en la llaga en una realidad miserable: la sociedad tal como está montada, los valores personales y sociales predominantes, conforman una estructura de violencia sobre la mujer (de género) que la fuerzan a abortar. En este caso hay una confluencia perversa de machismo y feminismo que provoca, como siempre, el sufrimiento y la muerte del más débil: la mujer embarazada y el no nacido.

Pero claro, el ministro ha cometido una doble heterodoxia: ha profanado el sentido ortodoxo de la violencia de género, al aplicarlo a un supuesto excluido por el Laico Oficio, y ha cometido el crimen de usarlo para la defensa de la libertad de la mujer, en lugar de para su presunta "liberación".

El señor ministro y yo ya no solo somos tocayos, sino que compartimos herejía.

Mostrar a tus contactos de XING

Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas