Educación: ante todo, libertad de los padres

sábado, 25 de febrero de 2012 · 0 comentarios

Fuente: ABC, sábado 4 de febrero de 2012


El ministro de Educación, José Ignacio Wert, fomentará la libertad de los padres a la hora de elegir centro educativo para sus hijos. Entre otras implicaciones, según ha sabido ABC, eso significa que no quitará el concierto a los colegios diferenciados, es decir, de solo para chicas o solo para chicos («single-sex», en inglés), como pretendía el último Gobierno socialista aludiendo a una supuesta lesión de la igualdad de género. La exministra Pajín incluyó la medida en su proyecto de ley de Igualdad de Trato, que no llegó a aprobarse.

María Calvo, profesora de Derecho y presidenta de la Asociación Europea de Centros de Educación Diferenciada, sostiene: «En España, los padres no somos libres para elegir el colegio que deseamos para nuestros hijos: mixto o diferenciado. Se ha impuesto un modelo único: el mixto, como si se tratase de un dogma intocable, la solución única a todos los problemas de la educación».

Para leer el artículo completo.


Mostrar a tus contactos de XING

Objeción de conciencia

· 0 comentarios

Artículo de Chiara Mantovani publicado en el sitio del Observatorio Internacional Cardenal Van Thuân sobre la Doctrina Social de la Iglesia.

Fuente: ZENIT, miércoles 22 febrero 2012 (
*****

Un documento poco conocido, pero importantísimo, también significativo porque es fruto de una reflexión atenta y valerosa en un país, España, que en los últimos años ha visto una progresiva acentuación del plano inclinado hacia la deriva subjetivista y relativista en campo ético, es la Declaración final del III Simposio Nacional Medicina del siglo XXI: Deontología vs Ideología, organizado por ANDOC (Asociación para la Defensa del Derecho a la Objeción de Conciencia), que tuvo lugar en Sevilla el 10 y el 11 de noviembre de 2011. Pueden leer el texto completo al final de este artículo.

Merece ser subrayado el rechazo a la propuesta de la creación de registros administrativos de los objetores, que todavía más relegaría a los médicos a una especie de lista de los “no alienados”, y a la obligatoriedad por parte del médico de proporcionar a la mujer las informaciones de dónde puede efectuar un aborto voluntario: esto constituiría de hecho una colaboración indirecta, y también eficaz, a un aborto. Se reflexiona, a este propósito, sobre la problemática relativa a la prescripción de abortivos precoces o químicos que ya se empiezan a ver en Italia. Un médico objetor, de hecho, hoy en nuestro país tiene grandes dificultades para ejercer su derecho a no colaborar a estas modalidades abortivas que, realizándose también trámite una receta por parte del médico de cabecera, son a menudo despachadas como obligaciones prescriptivas. Aquí la valoración profesional sería totalmente humillante, el médico actuaría como mero ejecutor de las peticiones de la paciente (y a veces, incluso, de terceros que las pedirían en nombre de la mujer: padres, maridos, conviventes).

Igualmente importante es el llamamiento a una mayor colaboración entre las asociaciones profesionales en los varios campos comprometidos en la defensa de la vida y, se podría añadir, también en campo internacional: el término del recuperado conocimiento de que la muerte, o como se la quiera llamar, no forma parte del equipaje terapeútico se puede alcanzar si todas las competencias (médicas, jurídicas, filosóficas) saben coordinarse y contribuir, en su propio campo, a la construcción de una auténtica, fundada y convincente “cultura de la vida”, ya que ninguna ley , ni siquiera la mejor, puede imaginar por sí sola imponer comportamientos virtuosos.

Es obligado un sentido agradecimiento a los amigos españoles del ANDOC: sus valientes conclusiones al término de un congreso de gran espesor científico y ético, son un testimonio valioso del trabajo importante que es posible realizar colaborando entre distintas competencias, con espíritu de auténtica búsqueda del bien común.

Lee el artículo completo 

CONCLUSIONES III SIMPOSIO NACIONAL DE ANDOC
(Sevilla, 10 y 11 de noviembre de 2011)
1. La objeción de conciencia, en cuanto derecho fundamental reconocido por nuestro Tribunal Constitucional, no debería necesitar una regulación legal para que la ejerciten los profesionales sanitarios (médicos, farmacéuticos, profesionales de enfermería, asistentes sociales, etc.) en los supuestos que afectan al principio y final de la vida y a la libertad profesional. En coherencia con ese presupuesto, manifestamos nuestra oposición a la creación de registros administrativos de objetores de conciencia, y reiteramos nuestra firme voluntad de estar a disposición de cualquier profesional sanitario que necesite ayuda en este tema.

2. Las ideologías políticas no deben interferir en la libertad de los profesionales de la Salud, en la relación entre médico y paciente y, en general, en la asistencia sanitaria de la población.

3. El Código de Deontología médica, recientemente aprobado, a pesar de contener principios y guías prácticas de indudable valor y de afirmar abiertamente el derecho a la objeción de conciencia, incluye algunos puntos ambiguos, que convendría fueran aclarados, mediante una adecuada interpretación por parte de los organismos colegiales y, en particular, por la Comisión Central de Deontología. Nos referimos, especialmente, a los artículos 7 (concepto de acto médico) y 55 (objeción de conciencia a la información relativa al aborto).

4. El derecho a la información es fundamental en la relación médico paciente, pero en el caso singular del aborto, no puede olvidarse que, según la normativa vigente, la práctica del aborto es un proceso único que incluye información, entrega de documentación, derivación a Centro concertado y realización, en su caso, del aborto. Un médico que obre conforme a su ciencia y su conciencia bastaría con que informase, dentro del las normas de consentimiento libre e informado, de la naturaleza clínica del aborto, “de las prestaciones sociales a las que tendría derecho, caso de proseguir el embarazo, y sobre los riesgos somáticos y psíquicos que razonablemente se puedan derivar de su decisión” (art. 55,1 nuevo Código), sin que quepa obligarle a informar sobre cómo y dónde se realizan abortos.

5. ANDOC anima a los profesionales sanitarios a participen activamente en las Comisiones Deontológicas de sus Colegios.

6. Apostamos por la promoción de políticas de prevención sanitaria adecuadas, no ideológicas sino fundadas científicamente, ante las enfermedades de transmisión sexual y, en especial, frente al uso de la pdd; que partan de los principios señalados en el nuevo Código de Deontología Médica, y en los artículos 12, 13 y 14 del Código de Ética y Deontología Farmacéutica. Habida cuenta de las dudas científicas sobre el mecanismo de acción de la píldora y sus efectos para la salud, en especial, de las jóvenes, debería considerarse lo indicado en el artículo 25, 2 y 3 del Código Deontológico: “2.‐ El médico debe ofrecer consejos leales y competentes al paciente para que éste asuma sus responsabilidades en materia de salud, incluyendo la higiene y la promoción de actividades preventivas de valor probado. Le informará del riesgo que ciertos hábitos pueden significar para su salud. 3.‐ La promoción de actividades preventivas sólo es deontológicamente correcta cuando tienen un valor científico probado”.

7. Nos comprometemos a promover acciones conjuntas y coordinadas entre las asociaciones profesionales y las entidades pro vida, para conseguir que las recomendaciones y resoluciones de los organismos internacionales, sean más acordes con el respeto al derecho a la vida. En particular, continuar trabajando para que se reconozca internacionalmente el estatuto del embrión humano.

8. Seguiremos dando a conocer, de modo más claro, a los profesionales sanitarios que tienen reconocido su derecho a la objeción de conciencia y cuentan con instrumentos jurídicos para defenderlo.

9. En las circunstancias actuales, es particularmente necesario afirmar la dignidad de los enfermos y personas mayores que se encuentren en el trance final de la vida, reconociendo y garantizando, a través de las oportunas medidas legales, el derecho a unos cuidados paliativos de calidad, así como la asistencia de profesionales capacitados.

10. De cara a la futura política socio-sanitaria que se plantee en España, reiteramos la necesidad de incentivar las políticas de apoyo a la maternidad y de asistencia a mujeres embarazadas en riesgo, garantizar la protección legal de la vida del nasciturus, tal como indica el Tribunal Constitucional, y, en este sentido, tratar de abolir cualquier ley o disposición que consagre el aborto como derecho o como solución terapéutica.


Mostrar a tus contactos de XING

A man is a man is a man

lunes, 20 de febrero de 2012 · 0 comentarios

En mi particular panteón de Hombres Ilustres, Jérôme Lejeune ocupa un lugar muy especial, por su defensa del concebido no nacido como un ser humano: a man is a man is a man. Las tardes de domingo bien planeadas, cuando por la mañana he podido jugar a tenis hasta caérseme los brazos, tienen estas cosa: te permiten disfrutar, como ayer, de una excelente final de Copa de baloncesto, y leer un bon petit livre, como escribió alguien que son los libros franceses, pequeños, útiles para calzar una mesa coja.

En este caso, se trata de un título de 1997, La Vie est un bonheur. Jérôme Lejeune, mon père, en la muy reciente versión española realizada por Gloria Esteban, editada este mismo año por Ediciones Rialp (La dicha de vivir. Jérôme Lejeune, mi padre). La menor de las hijas de Lejeune, la politóloga Clara Lejeune-Gaymard, escribe:

Tuve por padre a un hombre fuera de lo común que, por convicción, eligió un destino perdido de antemano: un pesimista cuyo realismo estuvo imbuido de una inmensa esperanza.

Lejeune fue un genetista brillante, un científico extraordinario; pero, sobre todo, fue un buen padre, un hombre de fe, un científico en defensa de la vida. En cierta ocasión, en la ONU, en un debate sobre el aborto, solo él sale en defensa de del carácter único de ese niño cuya vida está en juego: Esta institución para la salud (Health) se ha convertido en una institución para la muerte (Death). Esa misma noche escribe a su esposa: esta tarde he perdido el premio Nobel.

No se limitó a poner su ciencia al servicio de la vida, se comprometió personalmente con esa vida, en particular con la de los más indefensos, los trisómicos 21, los mongólicos, cuya anomalía descubrió y quería curar. Y lo hizo sabiendo dónde se metía:

Todos los días tendremos que luchar, tendremos que convencer, y será difícil, inseguro, imposible; pero no olvidéis que ya el año pasado fue duro, difícil, inseguro e imposible. Esta única reflexión nos dicta nuestra única conducta, que se resume en una única frase, : pase lo que pase, suceda lo que suceda, no nos rendiremos.

No nos hemos rendido, la Fundación Jérôme Lejeune continúa su obra, y tantos otros sacamos fuerzas de su ejemplo para seguir esta lucha por convencer sobre la dignidad humana del concebido no nacido, conscientes de que es duro, difícil, inseguro e imposible. Ese ejemplo que, en palabras del Papa Juan Pablo II, siempre supo hacer uso de su profundo conocimiento de la vida y de sus secretos para el verdadero bien del hombre y de la humanidad, y solo para él.

Mostrar a tus contactos de XING

El aborto y el Tribunal Constitucional

sábado, 18 de febrero de 2012 · 0 comentarios

Al hablar en un reciente post sobre las reformas del nuevo gobierno, me aventuré, al hablar del aborto, a señalar que "La mención a la doctrina del Tribunal Constitucional como inspiradora de la reforma es también buena señal, porque en la famosa sentencia del 85 que despenalizó ciertos supuestos hay muchas cosas muy aprovechables".

No es de esta opinión mi jurista de referencia, Andrés Ollero, como comenta en Diario Médico, en un artículo del pasado 31 de enero:

Cabe también preguntarse si basta tomar como punto de partida la sentencia 53/1985 para que la protección al no nacido cambie sensiblemente. La respuesta es de nuevo negativa; lo dice el Consejo de Estado, en el heterogéneo y unánime dictamen de su comisión permanente sobre la reciente ley. Cinco lustros después, la situación es de aborto libre, al convertirse España en «un paraíso del turismo abortista y el lugar donde más crece el número de abortos en la Unión Europea».
La sentencia de 1985 fue de las más discutidas de la historia del TC: empate a seis y voto de calidad del presidente. Para los magistrados discrepantes la mayoría se había propasado al empeñarse en indicar al legislador qué garantías habría de tener en cuenta para proteger a los no nacidos. El resultado de las discutidas garantías ha sido nulo. La salud psíquica de la embarazada se ha convertido en fórmula omnicomprensiva, con la llamativa pasividad del Ministerio Fiscal; se ha olvidado lo que tan claramente expresó la sentencia: cuando la ley admite un aborto «necesario para evitar un grave peligro para la vida o la salud de la embarazada», el término necesario «sólo puede interpretarse en el sentido» de que el conflicto «no puede solucionarse de ninguna otra forma». Entre eso y el aborto libre parece haber un trecho, pero no lo ha habido ni gobernando socialistas ni gobernando populares: entre los que se despreocuparon de su protección y los que no se atrevieron a protegerlos, los no nacidos no han ganado para sustos. Ese es, por tanto, el quid de la cuestión.

Registrado queda, para que el lector saque sus propias conclusiones.

Fuente: ConoZe.com

Mostrar a tus contactos de XING

Iguales; pero diferentes

lunes, 13 de febrero de 2012 · 0 comentarios

Hoy he tenido la fortuna de comer y departir en una apasionante tertulia, con María Calvo, Profesora Titular de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III y presidenta académica en España de la Asociación europea de centros de educación diferenciada (EASSE), acompañado de unos pocos profesores de enseñanza media y universidad. Luego, he asistido a su exposición sobre las ventajas de la enseñanza diferenciada a un grupo de setenta chicos de 1ª de Bachillerato, a los que ha abierto los ojos sobre el privilegio que para ellos supone disfrutar de este tipo de educación, minoritaria en España a causa de un extraño contubernio entre dinero e ideología.

Ha sido una ponencia verdaderamente esclarecedora, incluso para mí, que he leído con interés sobre esta cuestión y la sigo de cerca. A la cuestión de la libertad de los padres para elegir la educación que quieren para sus hijos, consecuencia de su derecho-deber primordial y preferente, sigue desde hace unos años un completo abanico de estudios científicos y pedagógicos, que dejan cada vez más a las claras la insensatez y el sectarismo de la ideología de género, cuando impone el dogma de la coeducación.

En ¿Iguales en esencia? Datos científicos sobre el dimorfismo sexual innato, Calvo expone lo que ha sido parte de su disertación de esta tarde: es mucho más apasionante, sugerente y agradable escucharla en directo.

Fuente: ConoZe.com

Mostrar a tus contactos de XING

La sordera moral respecto al aborto es hoy en día la ley educativa de Occidente

viernes, 10 de febrero de 2012 · 0 comentarios

Por Giuliano Ferrara, director de Il Foglio
Fuente: ConoZe.com

La desaparición de la piedad es una noticia que supera la crisis del euro y cualquiera otra noticia. Una chica de dieciséis años ha abortado, esto es, se ha liberado, aniquilándola, de una criatura humana concebida en su seno, después y a causa de una campaña orquestada con las mejores intenciones por sus padres en nombre de un valor social sordo a cualquier rémora de tipo ético (de buenas intenciones está empedrado… etcétera). Padre y madre han pedido también una orden judicial para obligarla a abortar, sin obtenerla por el momento, y llegando al mismo objetivo mediante la persuasión y conduciendo de la mano al patíbulo de la vida a una niña recalcitrante. En tiempo litúrgico, como dirían los católicos y como dice la tradición cristiana, de Adviento. La historia la ha explicado Cinzia Sasso, periodista de la Repubblica y first lady de la Milán progresista y acomodada. Es una maldita y simple historia.

Lee el artículo completo 


El sexo de los adolescentes, protegido o no protegido desde el punto de vista sanitario y conceptivo, es un dato de hecho aceptado y finalmente protegido en un amigable rechazo de las inhibiciones por parte de las familias, de la mayoría de los profesores, de las amigas o amigas mayores y de cualquier otra pálida autoridad superviviente. Si tienes dieciséis años, si eres inquieta y estás enamorada o simplemente eres aventurera y decidida, y los sentimientos o las pulsiones te ordenan seguir sin demasiados problemas las tormentas hormonales de tu edad, entonces la máxima sugerencia cautelar que la escuela, la familia o el estado sanitario te ofrecen es el de garantizarte un preservativo […]. Pero las consecuencias del amor no prevén el laico y fatalista «haz lo que debas hacer y que pase lo que daba pasar», y menos aún el agustiniano «ama (dilige) y haz lo que quieras»; no, la regla ética moderna y despiadada dice que estás autorizado a hacer lo que quieras, porque eres un sujeto libre, siempre que evites el riesgo de las consecuencias de aquello que haces, incluso si entre las consecuencias se encuentra la vida humana inocente de un ser concebido para la libertad de nacer y de existir. Ésta es la atroz lección transmitida a la chiquilla.

La sordera moral respecto al aborto es hoy en día la ley educativa de Occidente […]. Lo es hasta el punto que el tribunal familiar llama en su ayuda al tribunal civil, porque la cultura prevaleciente es la de Obama, que llama «incidente» y «riesgo» al hipotético embarazo de una de sus hijas, es la hoy en día difundida en las consideraciones de los hombres y mujeres comunes: las chicas y los chicos deben ser comprendidos, apoyados y educados según los principios de crítica y deconstrucción de toda posible autoridad o prohibición, pero entre tanto libertarismo surge la idea de que deben ser obligados a defenderse de la agresión de una criatura nueva, del evento patológico del parto, criatura y parto que finalmente, apoyándose en la ley, es totalmente lícito impedir en nombre de una vida que sería golpeada y devastada por una maternidad precoz. Como si la interrupción precoz de la maternidad no fuese una devastación de conciencia y de espíritu infinitamente superior a cualquier síndrome post parto. Como si no contase nada, y no cuenta nada, el respeto hacia el tercero incómodo, hacia el embrión formado, único e irrepetible destinado a sucumbir por el peso de una toma de posición ideológica o sociológica.

Incluso los hombres de iglesia se sienten obligados a sociologizar el problema, a presentarse, como el director del periódico católico [Avvenire] llamado a comentar la historia, «entristecido» por un aborto que no se puede aceptar, pero lleno de comprensión por las ansias de los padres y por la situación en la que se ha encontrada la muchachita. La comprensión para quien puede decidir desde su posición de fortaleza la existencia del débil es sólo la otra cara del trato despiadado infligido a la víctima de una inversión de todos los valores de la vida y del amor. Que no me molesten más estos católicos comprensivos con su querido tema del amor y la solidaridad. Quédense con esas palabras falsamente religiosas y déjenme una laica y sagrada piedad.


Mostrar a tus contactos de XING

Alfonso Nieto

viernes, 3 de febrero de 2012 · 0 comentarios

Precisamente ayer acabé de leer la primera entrega de las Memorias del profesor Alejandro Llano, Olor a yerba seca, que, dicho sea de paso, me ha encantado. Precisamente ayer leía en uno de sus últimos capítulos habla de su predecesor en el rectorado de la Universidad de Navarra, Alfonso Nieto Tamargo. Precisamente ayer, Alfonso Nieto, fallecía en la Clínica de su Universidad.

Aunque he leído algunos de sus trabajos, no he conocido a Alfonso más que de referencias, todas excelentes, a través de los muchos que le han conocido y aprendido a su lado. Uno de estos es Miguel Ángel Rodríguez Pinto, que precisamente hoy escribe:

Hola a todos/as:
Desde Granada y como homenaje a este gran profesor, querido por toda nuestra promoción FCOM '93, al que tanto le debo y debemos, que tanto nos enseñó académica, profesional y humanamente y al que tanto le debe nuestra profesión y nuestra Universidad, y los estudios universitarios de comunicación en España, desde Granada insisto y con todo nuestro cariño, este pequeño gesto que muestra en un solo vistazo parte de su trayectoria académica. Os sonarán muchos nombres, personas que han conseguido desempeñar un trabajo académico excelente y aún siguen en ello, gracias a su tutela y dirección doctoral.
Don Alfonso, GRACIAS, Y DESDE EL CIELO, CON SU SONRISA DE SIEMPRE, SU ESTILO SEÑORIAL Y SU CARÁCTER AFABLE Y EXIGENTE A LA VEZ, TÉNGANOS PRESENTES PARA QUE SIGAMOS SIENDO BUENOS Y FIELES DISCÍPULOS SUYOS, DANDO EJEMPLO DE CUANTO APRENDIMOS Y SEAMOS CAPACES DE SER EJEMPLO PARA OTROS.
GRACIAS
Me sumo a las palabras de Miguel Ángel para mi propio homenaje.

Mostrar a tus contactos de XING

Reformas del nuevo gobierno

miércoles, 1 de febrero de 2012 · 0 comentarios

Ha empezado a salir el sol con algunas de las declaraciones de intenciones de los nuevos ministros. Este blog pretende estar atento a las cuestiones de la res pública en sentido amplio, y no político, con el significado restrictivo que suele darse a la palabra. Por eso, quiero solo comentar dos cuestiones que deberían estar por encima de la política strictu sensu: las relacionadas con la vida y con la educación.

Tengo que hacer la salvedad de que mi información está basada en una lectura demasiado rápida de elaboraciones periodísticas, es decir, sin gafas y con niebla; pero no quiero dejar pasar la oportunidad del comentario, aunque tenga que ser provisional y acelerado.

La primera cuestión, cronológicamente, es la del aborto. Bien está que se elimine la posibilidad de que una menor aborte sin el permiso de sus padres o tutores; aunque eliminar una aberración jurídica y social es lo menos que se podía pedir, y ya es triste que haya que hacerlo. Afortunadamente, la reforma apunta a aspectos de más calado, como la vuelta a un sistema de supuestos, en lugar del de plazos, primer paso para dejar claro que el aborto no es un derecho sino un delito, y devolver las cosas a su realidad. La mención a la doctrina del Tribunal Constitucional como inspiradora de la reforma es también buena señal, porque en la famosa sentencia del 85 que despenalizó ciertos supuestos hay muchas cosas muy aprovechables, como la obligación de los poderes públicos de velar por la defensa de la vida desde el momento de la concepción. Un buen punto de partida para avanzar en la línea de la abolición del último holocausto.

La segunda es de ayer y hoy mismo. La transformación de la denostada y tiránica asignatura Educación para la Ciudadanía en otra llamada Educación Cívica y Constitucional, que soslayaría los "temas más controvertidos". Poco viaje para tanta alforja. De la misma manera que EpC podía acabar dándose según el librillo de cada maestrillo, ECyC podrá acabar conteniendo cualquier cosa, como hemos visto que le pasa a la Constitución española, que contiene cualquier cosa, incluida su contraria, según el humor del Tribunal Constitucional y sus padrinos. Pienso que aquí no hubiera costado nada suprimir sin más EpC y dedicar el precioso tiempo que ocupa a que los chavales aprendan a leer, escribir, hablar y, por tanto, pensar.

Ha empezado a salir el sol; pero sigue haciendo mucho frío.

Mostrar a tus contactos de XING

Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas