Encontrarás dragones: ríos de tinta

sábado, 23 de abril de 2011 · 0 comentarios

La película sigue en los cines, sorprendentemente; pero más sorprendentemente aún palpita en los periódicos y, supongo, en Internet. Por interés profesional he seguido con atención lo que se ha escrito y sigue escribiéndose sobre ella, la carpeta donde archivo artículos y reseñas contiene, hoy, 237 archivos. Ignoro si sucede lo mismo con todas o muchas películas; pero sospecho que no, ni muchísimo menos, y eso que, pienso, ha habido un esfuerzo grande por parte de determinado grupos de comunicación por hacerle el vacío. ¿Qué tiene Encontrarás Dragones para que fluyan ríos de tinta de este caudal? Ya se sabe: la Guerra civil, san Josemaría Escrivá, el Opus Dei. Cuestiones polémicas en España porque siguen viéndose con extraordinaria inmadurez. Y me refiero a personas de uno y otro bando, porque de los dos lados he oído opiniones aceradas por la crispación que nos une y nos separa.

Sin embargo, qué duda cabe, es por la convencionalmente llamada izquierda por donde más llueve. Me ha parecido notar, sobre todo en las páginas de cine de Internet, cierto aire de irritación, como si algunos críticos y aficionados a escribir sobre el séptimo arte se creyeran dueños del espacio y uno de los suyos -Roland Joffé- les hubiera traicionado al introducir un caballo de Troya dentro de los muros de su fortaleza. De su reacción se desprende que ven en Encontrarás dragones una película de cine con todas las letras, no una biografía de santos, o una rareza semi documental: Hollywood en estado puro, cine español de alfombra roja, un producto como los suyos, mucho mejor que la mayoría de los suyos; pero que no pronuncia su mismo discurso, sino todo lo contrario.

Más interés ha tenido para mí la reacción ante la imagen, indudablemente conseguida y positiva, que la película ofrece de san Josemaría Escrivá. Han salido a bailar todos los prejuicios, especialmente el espectro ideológico, que deforma todo lo que toca y no deja ver, comprender y, en su caso, corregir. Me parece revelador entender que san Josemaría y Manolo Torres, su supuesto antagonista, estuvieron técnicamente en el mismo bando durante la guerra: su verdadero antagonismo está en su actitud ante los acontecimientos y ante las personas: la de san Josemaría no fue política, fue humana y religiosa. Y aquí encuentro yo el quid de la cuestión. San Josemaría se enfrentó a su tiempo con una actitud exclusivamente religiosa, ese fue su criterio para juzgar, valorar y actuar. Un articulista, por lo menos, acusaba al santo de no haber denunciado al régimen de Franco; pero tampoco denunció la República: su posicionamiento no fue nunca político, fue, repito, exclusivamente religioso, y en esa clave hay que entenderlo, y en esa clave, en mi opinión, lo muestra magníficamente el tándem Joffé-Cox. Bastantes críticos con la figura de san Josemaría han sacado a pasear un presunto dominio de sus escritos, lo cual, de ser cierto, les honra; en general, se ha tratado de buscar tres pies al gato de los textos para mostrar supuestas actitudes rechazables del santo ante cuestiones totalmente extemporáneas respecto a la película: ninguno, que yo haya leído, sin embargo, se ha referido a un punto de su Via Crucis que me parece clave, hablando de lo que hablamos, en el que dice, respondiendo a una persona concreta inmediatamente después de acabada la guerra: "Hay que unir, hay que comprender, hay que disculpar. No levantes jamás una cruz sólo para recordar que unos han matado a otros. Sería el estandarte del diablo. La Cruz de Cristo es callar, perdonar y rezar por unos y por otros, para que todos alcancen la paz". Esto se esforzó en vivir, y esto enseñó, no fue de un bando ni de otro, ni una tercera vía, estuvo sencillamente por encima, porque así es el cristianismo, que siendo histórico, trasciende la Historia.

Clave es también la mirada que el cristianismo tiene para cada persona, para cada alma. Muchos escritores analizan la película subidos en categorías marxistas de clases, grupos ideológicos, bien y mal maniqueos; pero el cristiano sabe que donde está el verdadero combate es en cada alma, empezando por la propia. San Josemaría advierte de que la auténtica manera de mejorar el mundo comienza con mejorar uno mismo, y claro, esto no lo puede entender esta sociedad en la que se aspira a "ser uno mismo" y no a "ser mejor". Porque ser mejor exige lucha interior. No estoy en absoluto de acuerdo con los que dicen que Encontrarás dragones presenta una imagen de san Josemaría "buenista", sin aristas, sin drama. Es verdad que hay biografía sobrada para haber acentuado el drama hasta cargar la mano; pero me basta y me sobra la soberbia escena -hay más- en la que el santo discute acaloradamente con Isidoro tras el asesinato de un sacerdote; a la discusión sigue la magnífica secuencia de la auto flagelación, con la que san Josemaría busca de forma extrema la fortaleza que necesita para aplacar su propia ira.

Otro día, si se tercia, hablaré del perdón, la guerra, la santidad y demás temas de los que, dicen, trata la película.

Mostrar a tus contactos de XING

El revés de la trama

· 0 comentarios

En mi empeño por convertirme en un europeo culto, tras afrontar la titánica tarea de leer el Fausto de Goethe de cabo a rabo, y con el intermedio de la abortada lectura de El pirata de Conrad -a pesar de encontrar en él la mejor página que recuerde con la descripción de un rasgo del carácter-; he abordado una de mis asignaturas pendientes: Graham Greene. En mi biblioteca está la primera edición (1985) de Seix Barral de El revés de la trama, y solo abrirlo tiene recompensa, la cita de Péguy, una de esas muestras que tanto me gustan de la paradoja cristiana, porque tanto descolocan a los racionalistas de todos los tiempos: "El pecador ocupa el centro mismo de la cristiandad. Nadie es más competente que él en materia de cristianismo. Nadie, salvo el santo". Greene hubiera añadido "quizás" delante de "el santo".

No hace falta que diga que la novela es magnífica por su hondura y su forma, los grandes escritores lo son porque lo son, y hasta un aprendiz de culto europeo se da cuenta cuando lo tiene entre manos. Ahora bien, si he querido escribir este comentario es para hacer dos reflexiones que me ha suscitado esta lectura. Primera, me maravilla la asunción del catolicismo que entreveo en los conversos ingleses, para ellos es lo que hay, así lo han aceptado al convertirse, para bien y para mal, no lo interpretan, no lo discuten; si pecan, saben que pecan, qué supone y cuales son las consecuencias, es lo mismo que percibo en los personajes católicos de mi admirado Waugh, trasuntos, como en Greene, de sí mismo. En fin, algo muy distinto a la "flexibilidad" meridional de los que somos católicos viejos, que solo por eso nos consideramos con ciertos derechos de adecuación del dogma y la fe, según convenga.

La segunda reflexión es la de que, en mi opinión, Greene hace trampa en su novela. Como es sabido, El revés de la trama es, fundamentalmente, un conflicto de conciencia entre el amor, el pecado y la condenación. Digo que hace trampa porque el comandante Scobie no se plantea un verdadero problema de conciencia hasta que se ve en la tesitura de comulgar estando en pecado mortal, cuando antes ha cometido esa mortal falta -un adulterio-, sin demasiadas consideraciones morales, como le echa en cara la pobre señora Rolt. También me parece tramposo que el amor-compasión que Scobie siente por las dos mujeres (y por Dios) sea tan desbocado, tan adolescente, que le lleve como única y desesperada salida al suicidio, a un suicidio frío y racional. Quizá pase que yo lo juzgo como lo que soy, un católico viejo, flexible y meridional.

En cualquier caso, El revés de la trama es una maravillosa descripción de verdades profundas católicas, de su aplastante realidad; asi como del efecto devastador de la mentira, que se enreda hasta hacer transitar al mentiroso por todas las etapas de la auto destrucción moral y física, hasta la muerte total.

Mostrar a tus contactos de XING

Aún hay Justicia

domingo, 17 de abril de 2011 · 0 comentarios

Excelente noticia para todos los locos que aún creemos en la libertad de educación: La Justicia ratifica el derecho de los colegios de educación diferenciada a la financiación pública.

Cierto: el Tribunal Superior de Justicia de Asturias declara nula y revoca la decisión del Gobierno regional de denegar el concierto a los colegios Los Robles y Peñamayor. Las dos sentencias, las primeras desde que entró en vigor la LOE, determinan que esta Ley no excluye a la diferenciada de la financiación pública.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha dictado dos sentencias en las que ratifica el derecho de los colegios de educación diferenciada a la financiación pública y determina que la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006 no excluye a este modelo pedagógico de los conciertos educativos. Se trata de las primeras sentencias que, en el marco de la LOE, destacan la plena legitimidad de la educación diferenciada.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias declara, de este modo, nulas las resoluciones del Gobierno del Principado por las que se denegó a los colegios de Fomento de Centros de Enseñanza Peñamayor y Los Robles la renovación del concierto por ser centros de educación diferenciada. Ambos colegios están adscritos a la CECE en Asturias.

El Tribunal reitera en sus sentencias “la plena constitucionalidad” de la educación diferenciada, subrayando que su legitimidad no debe discutirse “dada la multitud de resoluciones que así lo vienen a reconocer”.

Del mismo modo, las sentencias destacan que la LOE “no excluye” este modelo pedagógico y recuerdan que tiene el aval de organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Por otra parte, el Tribunal Superior de Justicia hace especial hincapié en que la educación diferenciada “no implica, por sí sola, discriminación alguna, y que resulta manifiesto que “no existe una normativa que impida a dichos centros concurrir al régimen de conciertos”.


Mostrar a tus contactos de XING

La barrera de los 100.000

miércoles, 13 de abril de 2011 · 4 comentarios


Con tanto abandono del blog se me ha pasado el cruce de la barrera de las cien mil (100.000) visitas únicas, meta volante que tenía en mente desde hace algunas semanas. La verdad es que, incomprensiblemente, esta pobre bitácora ha esprintado hacia la pancarta con medias diarias inimaginables.

Ya sé que no es para echar cohetes, después de seis años y pico; pero, ¿qué quieren que les diga?, cada uno celebra lo que puede, aunque se trate de no-cumpleaños. Están invitados:



Mostrar a tus contactos de XING

Colección Persona y Cultura

· 0 comentarios

Me complace presentarles la nueva colección de libros “Persona y Cultura”, de la Editorial EUNSA, cuyos primeros títulos están en las librerías desde el día 29 del pasado mes de marzo.

La necesidad de ofrecer al gran público una información veraz acerca de los temas más debatidos en el momento actual, y de proporcionar formación básica y precisa sobre cuestiones relacionadas con los valores y las virtudes, la familia y la sociedad, la ética y la religión, ha llevado a los coodinadoresres a conjuntar los esfuerzos de más de cien especialistas de catorce universidades y otras instituciones académicas, a fin de sacar a la luz este proyecto.

Han tratado de que los libros de la colección “Persona y Cultura” sean breves, claros, sencillos y accesibles a la gran mayoría de los lectores. Al mismo tiempo, EUNSA ha hecho un gran esfuerzo para que también sean accesibles a todos los bolsillos.

Esperan que la colección que hoy les presento sea de su agrado.
Los directores de la colección son Tomás Trigo y Enrique Molina (ttrigo@unav.es / emolina@unav.es)

Mostrar a tus contactos de XING

Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas