Show time (Encontrarás Dragones-There Be Dragons) III

domingo, 27 de febrero de 2011 · 0 comentarios

¡Comienza el espectáculo! El marketing de la nueva película de Roland Joffé, Encontrarás Dragones (There Be Dragons) empieza a rodar. Hoy es portada en Los Domingos de ABC, y la agencia Aceprensa acaba de poner en circulación una completa reseña del crítico Alberto Fijo: Roland Joffé vuelve a brillar.



Mostrar a tus contactos de XING

¿A dónde vamos?

sábado, 26 de febrero de 2011 · 0 comentarios

Por Alejandro Llano. Director del Departamento de Filosofía de la Universidad de Navarra

El historiador y politólogo Tony Judt hizo un tremendo esfuerzo para escribir su último libro, cuando una parálisis le inmovilizaba progresivamente. Tenía un mensaje urgente que transmitir. Y ese llamamiento se sintetiza en el título de su obra póstuma: Algo va mal.

No estoy de acuerdo con la ética liberal de Judt, pero concuerdo en el diagnóstico del origen social de nuestros males: el economicismo. Desde hace tres décadas, los países occidentales se han movido por criterios en los que el dinero jugaba el papel decisivo. La educación, la cultura y la justicia social pasan a posiciones secundarias, y sólo se atiende a ellas en la medida en que contribuyan al aumento de la riqueza. Y esto queda documentado en el testamento intelectual del escritor británico con estadísticas implacables. Lo que va mal no es una cuestión de detalle, sino el enfoque básico de la convivencia humana. La globalización y la desregularización de los mercados, objetivos que en sí mismos parecen positivos, se han contaminado del materialismo práctico que ahoga lo mejor de nuestras aspiraciones. Lejos de cualquier teoría de la conspiración, conviene señalar que tal deriva decadente se encuentra protegida por los mecanismos de la corrección política, la cual nos prescribe lo que se puede decir y lo que es preciso callar. El pecado máximo es ahora el pesimismo. Si alguien se atreve a decir que la cosa no marcha, que muchos hombres y mujeres están siendo perjudicados por el afán inmoderado de riqueza de unos pocos, será acusado de ser un pesimista, lo cual le situará al margen de las corrientes principales de la comunicación pública. Está prohibido decir que va mal lo que realmente va mal.

Otro libro reciente también eleva a título su heterodoxa intención. Lleva el rótulo de Usos del pesimismo. Roger Scruton, un filósofo anglo-americano denuncia en él los abusos de lo que denomina “optimismo sin escrúpulos”. Pone, entre otros, los ejemplos de la Unión Europea, el calentamiento global y las reformas educativas. Cuando estaba a punto de aprobarse el tratado de Maastricht osé denunciar –en una mesa redonda de la que formaban también parte Pascual Maragall, Enrique Barón y Victoria Camps– que esta nueva regulación europeísta se veía aquejada de una fuerte burocratización y que llevaría a los países europeos a un callejón sin salida, hoy patente. Más claro aún es el caso de la reforma educativa. Cualquier observador desapasionado puede advertir que la nueva configuración universitaria que se está imponiendo en Europa y en Latinoamérica amenaza con llevarnos a un dramático descenso de calidad de los estudios superiores. Pero ¡ay de quien lo diga públicamente! Se le advertirá que si tal cosa aconteciera, él sería uno de los culpables, porque estaría poniendo palos en las ruedas de un proceso públicamente postulado como benéfico.

Lo que propugna Scruton es un “pesimismo crítico”, que consiste en llamar al pan pan y al vino vino: decir la verdad, aunque las consecuencias de hacerlo no sean agradables. Tanto a Tony Judt como a Roger Scruton se les puede achacar que no aportan soluciones alternativas. ¡Es tiempo de cambios y parece que ellos no quieren cambiar! De acuerdo. Pero un mal cambio, en la dirección equivocada, es peor aún que permanecer quietos, porque después hay que desandar lo andado y volver a buscar el buen camino.

Lo que va mal no es algo que se detecte en la superficie. Requiere diagnósticos y terapias que vayan al fondo. Esto es, sin ir más lejos, lo que Benedicto XVI dice con impresionante franqueza en la entrevista Luz del mundo. No se propone, obviamente, dar soluciones concretas. Pero señala lúcidamente el ámbito en el que han de moverse las transformaciones. El nivel donde es preciso actuar no es el de la economía sino el de la cultura. Lo peor de la situación actual es que no sabemos a dónde vamos. Por eso lo más urgente es ponerse a pensar sobre el sentido de la vida humana y el lugar que la persona ocupa en el mundo.

Mostrar a tus contactos de XING

Ha fallecido el Dr Bernard Nathanson

· 0 comentarios

Según me ha llegado, porque la noticia ha pasado totalmente inadvertida, el pasado lunes 21 ha fallecido el Dr. Bernard Nathanson, conocido médico abortista, luego convertido en gran defensor de la vida.

Merece la pena repasar algunos artículos de ACEPRENSA sobre esta noticia y sobre su figura, ejemplo preclaro de que el aborto es un crimen y que la desgraciada condescendencia de nuestra época con este crimen puede cambiar.

Sirva este post de homenaje.


Mostrar a tus contactos de XING

No me arrepiento de nada

sábado, 19 de febrero de 2011 · 0 comentarios

Hace dos días, al retirarse, el gran Ronaldo incurría en la coletilla moral de la postmodernidad: "No me arrepiento de nada", dijo, tal cual. Si seré antiguo, que me arrepiento de tantas cosas, cada día...

El artículo es de Alejandro Navas, profesor de sociología de la Universidad de Navarra, publicado en Diario de Navarra, el jueves 30 de diciembre de 2010:

En el inicio del año nuevo se repite el viejo ritual: hacemos balance del año que termina y formulamos propósitos para el que comienza. Con más o menos convencimiento o sinceridad nos proponemos, una vez más, reanudar la dieta para adelgazar, ahorrar para hacer frente a la crisis, hacer ejercicio, estudiar inglés, dedicarle más tiempo a la familia, ser más amable con ese pariente o colega que nos cae mal…

En definitiva, vamos a intentar ser mejores personas. Ese deseo implica reconocer que algunos aspectos de nuestra vida necesitan corrección. En general, el propósito de la enmienda sigue al arrepentimiento. Si no tuviéramos conciencia del mal que hemos hecho, no nos sentiríamos movidos a la rectificación.

¿Qué ejemplo nos dan a este respecto los famosos? Tiene sentido preguntarlo porque se trata de personas que, queriéndolo o no, se convierten en modelos para otras muchas. El buen o mal comportamiento se aprende más por la convivencia y el ejemplo que por la enseñanza teórica. Voy a dar la palabra a algunos insignes representantes de diversos ámbitos sociales.

De la política tenemos a Al Gore, que se defendía así cuando salieron a la luz prácticas corruptas en el manejo de sus fondos electorales: “Estoy orgulloso de lo que he hecho por el partido, aunque nunca más lo volveré a hacer”. Luis Echevarría, expresidente mexicano probadamente corrupto, declaraba: “No me arrepiento de nada”. Más cercano nos resulta Santiago Carrillo: “Lo hecho, hecho está. No me arrepiento de nada”, a la par que reconocía que nunca había sido un santo, sino un hombre de carne y hueso con pasiones y entusiasmos.

Lee el artículo completo

En el deporte podemos invocar a Guti, que se despedía así antes de marchar a Turquía: “No me arrepiento de nada en estos catorce años”. Lo mismo decía el director ejecutivo del Barça, Joan Oliver, enredado en escándalos millonarios: “No me arrepiento de nada de lo que he hecho en el Barça, porque siempre he hecho lo que creía que debía hacer”. Y alguien tan irreprochable como Gasol: “No me suelo arrepentir de nada en la vida. Tomo las decisiones por algo, las medito y cuando las tomo, creo que es lo acertado y tiro para adelante”.

El mundo de la farándula es muy rico en este género de testimonios. Por ejemplo, Alejandro Sanz: “He renunciado a ser perfecto. Amo mis defectos”. La actriz María Castro: “No me arrepiento de nada, aprendo de mis errores”. Lo mismo dicen sus colegas Adriana Ugarte y Nicolás Coronado. Y Miley Cyrus/Hannah Montana: “No me arrepiento de nada. Gracias a Dios. Se lo prometo, todo lo que he vivido me ha hecho más fuerte”. Entre los “malos oficiales”, sancionados por la justicia, tenemos a Ilich Ramírez, alias “Carlos”, alias “el Chacal”, en su momento el delincuente más buscado del mundo. Desde la cárcel francesa donde entró en 1994 para cumplir cadena perpetua afirma que se mantiene fiel a sus “ideales políticos” y que no se arrepiente de nada.

En las denominadas “entrevistas de interés humano”, que se proponen sacar a la luz la personalidad que se esconde tras la apariencia pública, resulta clásico preguntar por el “defecto dominante” del personaje. Por muy encumbrados que estén, los famosos, en el fondo, se saben humanos, así que sería demasiado arrogante reconocerse impecables. Antonio David, ex de Rociíto, ejemplifica la que ya se ha convertido en respuesta estándar para esa pregunta, comprometida en apariencia: “Soy demasiado claro, no tengo mano izquierda”. La sinceridad elevada a la categoría de vicio capital.

¿Qué les pasa a nuestros famosos? Hay algo enfermo, tanto desde el punto de vista moral como psicológico, en ese rechazo de la necesidad del arrepentimiento.

Por fortuna, no todos son así. Desde la atalaya de sus 91 años, Antonio Mingote imparte una saludable lección de humanidad: “Me arrepiento de todo… De cómo he tratado a mis amigos…, de no haber sido más amable con mi madre, con mi padre, con mi hermana, con mi familia… Me arrepiento de no haber hecho cosas que tendría que haber hecho porque siempre me he quedado corto en el trato con la gente… Sobre todo, me arrepiento de muchas tonterías que he hecho, de muchas frivolidades, de muchas gilipolleces… ¡Ufff!, de las cosas que me arrepiento”. De modo más directo se expresa Albert Boadella: “Me arrepiento de muchas cosas. Si no, formaría parte de los imbéciles”.

Es normal la discrepancia entre el deber ser y el ser. Somos frágiles y casi siempre nos quedamos por debajo del ideal. La clave está en no capitular, reconocer nuestros fallos y volver a intentarlo de nuevo. En la medida en que nos esforcemos por ser mejores, podremos aspirar también a mejorar la sociedad.


Mostrar a tus contactos de XING

Radical-capitalistas

viernes, 18 de febrero de 2011 · 0 comentarios

Debo el apelativo del título al siempre sugerente profesor José Mª Vázquez García Peñuela (Pepe Peñuela, para los amigos), actual rector de la UNIR. Un ejemplo más del también llamado "pijoprogresismo".

Por Alfonso USSÍA, en LA RAZÓN el 27 de enero de 2011

Se ha echado de menos un comunicado oficial anunciando la buena nueva del parto de Penélope Cruz, la Pasionaria de Alcobendas. Ha sido un niño. Enhorabuena. Ha nacido en Los Ángeles, en los Estados Unidos, y no en Cuba. Enhorabuena. De esta manera, el niño podrá optar a la nacionalidad estadounidense cuando alcance la mayoría de edad. Enhorabuena. El nacimiento ha tenido lugar en el hospital Cedars-Sinaí, uno de los más caros del mundo. Se calcula que la factura no bajará de los cien mil euros. Enhorabuena por tenerlos. En España sale más barato, pero los padres son muy dueños de decidir el lugar de acceso a la vida de sus hijos. Me aseguran mis informadores de partos ilustres que tanto el padre como la madre han luchado denodadamente contra sus ideas, y que las ideas han resultado derrotadas. De haber vencido las ideas, el parto se habría producido en Cuba, cuyo nivel médico y asistencial es altísimo, según dicen algunos. Pero no ha habido suerte. Tiene que ser muy dolorosa la militancia comunista para terminar dando a luz en el hospital más caro y exclusivo del imperio capitalista. Me estremezco cuando lo pienso. Porque el padre y la madre del niño recién nacido no son izquierdistas del montón. Forman parte de la cúpula ideológica y de agitación y propaganda del comunismo austero que todo lo comparte. En el hospital de Cuba le obligaban a la madre a compartir habitación con una camarada cubana, y hasta ahí podíamos llegar.

Lee el artículo completo
No hay que fiarse de las jóvenes cubanas de hoy, tan alejadas de los principios básicos de la Revolución. Además, que por culpa del bloqueo, no se garantiza en Cuba la disponibilidad de determinados medicamentos. De ahí que la pareja revolucionaria española haya decidido que su hijo nazca en el hospital más caro de la nación que impone el bloqueo a los cubanos. En España no hay bloqueo que valga, pero se entiende que en las actuales circunstancias políticas, económicas y sociales por las que atraviesa nuestra nación, lo de nacer en España les haya parecido poco. El glamour rojo también existe. Y la última opción, la de tener un hijo en un campamento saharaui con Aminatu Haidar colaborando en el parto, la verdad, y en esto les doy toda la razón, no podía ser tenida en cuenta.

La militancia comunista no obliga a tanto sacrificio. Es legítimo sentirse de la más escorada izquierda y vivir como un millonario americano. Pedir ejemplaridad y coherencia entre las ideas y la realidad, o entre la teoría y la práctica, es una impertinencia muy propia de la gente de derechas, cuyas mujeres, muchas de ellas, dan a luz todos los días en las clínicas de la Seguridad Social. Y ahí está el problema. La Seguridad Social fue obra del franquismo –el propio Franco murió en uno de sus hospitales–, y un comunista que se precie de serlo no puede consentir que su hijo nazca en un hospital del régimen anterior. Sería imperdonable.

Pe y Ja han hecho muy bien. Tiempo habrá para levantar el puño, protestar contra el Gobierno del Partido Popular, llamar asesinos a sus dirigentes, volar al Aiún cuando sea necesario, descansar en Cuba como invitados del Régimen bloqueado, y seguir viviendo en la imperialista nación que bloquea a los cubanos. Tiempo habrá. Lo importante es que el niño ha nacido en Los Ángeles, que está bien, que a la madre nadie le molesta ni interrumpe, que todo marcha de maravilla y que cien mil euros por un parto tampoco es para escandalizarse.

Arriba los pobres del mundo, en pie famélica legión.


Mostrar a tus contactos de XING

Encontrarás Dragones (There Be Dragons) II

domingo, 13 de febrero de 2011 · 3 comentarios

Ya lo he contado; en España se estrena el fin de semana del 26 y 27 de marzo (el 25 ya estarán abiertas las taquillas); el estreno en los Estados Unidos será en mayo, y así hacen el anuncio oficial:

This is the official movie trailer for the upcoming May 6 U.S. theatrical release of There Be Dragons. Roland Joffe, the director who brought us the highly acclaimed and deeply spiritual film The Mission has returned to his roots with the epic movie There Be Dragons, a powerful story of war, tragedy, love and redemption. Featured in the NY Times, the $35 million Dragons is rated PG-13 and planned for release in theaters worldwide in Spring, 2011. Set during the turmoil of the Spanish Civil War (early 1900s), Dragons tells the story of two childhood friends who become separated during the political conflict to find themselves on opposite sides as war erupts. One chooses the path of peace and becomes a priest while the other chooses the life of a soldier driven by jealousy and revenge. Each will struggle to find the power of forgiveness over the forces that tore their lives and friendship apart.



Empiezan a llegar noticias de los que han sido invitados a uno de esos pases previos a los que a mí no me invitan nunca, por ejemplo, Melchor Miralles.

Sobre el título original, esta es la sabia aportación de un latinista consumado, José Manuel Mora Fandos:

Salve! he de decir que la semana pasada vi una película en Madrid, There be dragons (VO subtitulada en castellano), cuyo título traduce una expresión latina, que Wikipedia explica a continuación:

Hic sunt dracones
Esta inscripción se encontraba originalmente en los mapas, principalmente en los planisferios, para designar las tierras situadas más allá de las zonas conocidas. Así, el África interior (cuenca del río Congo principalmente) ha sido considerado durante mucho tiempo como terra incognita, lo mismo que los lugares situados al sur de Nueva Zelanda (terra australis incognita, tierra austral desconocida). los cartógrafos se alimentaban de numerosos mitos que ellos transcribían en sus mapas. Ellos por ejemplo, escribían: « hic sunt dracones » (aquí, hay dragones" en latín) o bien se contentaban con dibujar criaturas fantásticas, serpientes marinas gigantes por ejemplo. Actualmente solo existe un mapa donde aparezca la expresión « hic sunt dracones », el Globo Lenox, en la colección de la Biblioteca Pública de Nueva York.

Aquí "sunt" tiene el significado del haber impersonal castellano: hay
Draco - draconis

Bueno, y la verdad es que la película es un peliculón (pellicula maxima, en neolatín): emocionante en cuanto a la trama humana y espiritual, en cuanto a la figura de San Josemaría y los primeros jóvenes del Opus Dei; cine épico, hecho con gran libertad artística: el director filma con resonancias, significados, símbolos... más allá de un documental historicista, trasciende el plano político transmitiendo un mensaje universal de la presencia del mal (dracones) y del perdón.


Mostrar a tus contactos de XING

Dejen en paz al lobo

sábado, 12 de febrero de 2011 · 0 comentarios

Siempre he admirado el modo de escribir de Andrés Trapiello; aunque no siempre lo que escribe. Sin embargo, su artículo Dejen en paz al lobo, en el Magazine del 6 de febrero de 2011, aúna las dos cosas: forma y contenido impecables, a mi muy personal juicio, claro.

No hay semana en la que no se haya producido en alguna parte del mundo un terremoto, un tsunami, unas inundaciones, un incendio, el hundimiento de una mina, una rotura de presa, una revuelta, una guerra civil u otras muchísimas desgracias, naturales o no, que no sean presentadas como "la mayor de la historia", "la mayor de los últimos cincuenta años", "la más grave del 1as habidas en ese país", "la que se ha cobrado más vidas, como sí la noticia no fuera suficientemente importante de no llevar implícita una plusmarca, computable en muertos, hogares destruidos, hectáreas arrasadas o cualquier otra medida. Incluso la meteorología, de menor trascendencia, por no hablar del fútbol o la lotería, se ve sometida a diario a esta clase de competiciones. Sí las temperaturas suben o bajan de una manera significativa, los periódicos y los telediarios no dejarán pasarla ocasión de recordarnos que son "las más altas" o "las más bajas" del siglo o del tiempo que sea. Lo del fútbol o la lotería es aún más ridículo: "Desde 1945 nadie había marcado un gol de espuela en el minuto uno de juego" o " no había salido un número tan bajo con el segundo premio después de 1891". El que la información sea sencilla de transmitir, unido al hecho de que los ordenadores almacenen datos tan pormenorizados como extenuantes, ha hecho que vivamos en un clima de permanente frustración si lo que sucede no satisface las expectativas, hacia arriba o hacia abajo, dando lugar a estadísticas no siempre fáciles de interpretar.
Por ejemplo, en el caso de las víctimas de la violencia de género ("sobrepasan ya las del año pasado por estas mismas fechas"), o las de los accidentes de tráfico, compulsadas cada semana, por no hablar de los que mueren a consecuencia del tabaco o de mil enfermedades más: ni siquiera el efecto ejemplarizante de su reiterada difusión logra a veces el efecto beneficioso que se supone debería producirse.

Aunque éstas informaciones se solapan, y pese a que muchos de los desastres han sucedido en regiones del todo ajenas a nosotros ("el mayor accidente ferroviario en la región del Punjab"), la impresión es doble y paradójica: parecería que vivimos el fin de los tiempos y que nos da exactamente lo mismo, porque sabemos que esa plusmarca será superada con toda probabilidad a los pocos días, ya que buscarán el modo de presentarnos la noticia de tal manera que así sea. Y claro que conocer y divulgar los hechos ayuda a menudo a paliar los efectos devastadores que los han hecho circu1ar (de no conocerse, ¿sería imaginable la solidaridad que despiertan en tantos de nosotros?), pero tiene uno a veces nostalgia de padecer el calor o el frío sin preocuparse de más, de ver llover sin pensar que se cierne sobre nosotros e1 récord fatal de inundaciones, de recuperar el fatalismo de los antiguos (y su escepticismo) sin que nos sintamos responsables de los terremotos, los tsunamis y volcanes del universo. Y esto, porque de ese modo podremos acaso prestar más atención a desdichas y desgracias cercanas, desatendidas por todos sólo porque no podrían batir ningún récord en el campeonato de las calamidades. Deberían dejar en paz al lobo, al menos hasta que venga.

Mostrar a tus contactos de XING

Cada uno de nosotros

lunes, 7 de febrero de 2011 · 0 comentarios

Sabemos que en tiempos de crisis y turbación Dios ha suscitado grandes santos y profetas para la renovación de la Iglesia y la sociedad cristiana; confiamos en su providencia y pedimos que nos guíe constantemente. Pero cada uno de nosotros, de acuerdo con su estado de vida, está llamado a trabajar por el progreso del Reino de Dios, infundiendo en la vida temporal los valores del Evangelio. Cada uno de nosotros tiene una misión, cada uno de nosotros está llamado a cambiar el mundo, a trabajar por una cultura de la vida, una cultura forjada por el amor y el respeto a la dignidad de cada persona humana. Como el Señor nos dice en el Evangelio que acabamos de escuchar, nuestra luz debe alumbrar a todos, para que, viendo nuestras buenas obras, den gloria a nuestro Padre, que está en el cielo (cf. Mt 5,16).
Saludo del Santo Padre Benedicto XVI en la vigilia de oración por la beatificación del cardenal John Henry Neuman, en Hyde Park, Londres, el sábado 18 de septiembre de 2010, durante su viaje apostólico al Reino Unido (16-19 de septiembre de 2010).

Mostrar a tus contactos de XING

Buenas noticias de la ONU

· 2 comentarios

Por lo raro que resulta (sigo pensando que hay que acabar con la UNO), traigo a colación una buena noticia: aunque sea una gota de agua en el océano de la iniquidad, no deja de ser positivo.

El comunicado que he recibido de IFFD/TFW dice así:

Super good news! The NGOs Committee of UN has just unanimously approved our application for upgrading the consultative status from special to general. No objections and no questions at all. We also got a very special comment and praise from Mr. Abramov, head of NGOs section.
¡Muy buenas noticias! El Comité de la ONU para las ONG acaba de aprobar por unanimidad nuestra solicitud de elevar nuestro estatus consultivo de especial a general. No ha habido ninguna objeción ni ninguna pregunta. Hemos recibido además un comentario elogioso especial del sr. Abramov, jefe de la sección de ONG.
Para más detalles.

Mostrar a tus contactos de XING

Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas