Aborto: ¿es o no un derecho?

lunes, 30 de noviembre de 2009 · 2 comentarios

Enlazo el magnífico artículo Según la nueva ley del aborto ¿es o no es un derecho?, del blog La opinión de un ciudadano.

Vale cada minuto que se le dedique a leerlo.

Un día triste

viernes, 27 de noviembre de 2009 · 3 comentarios



Ayer, el Parlamento español aprobó una ley inicua, que ahonda en el holocausto del aborto: el gran genocidio de los más inocentes, de los más desvalidos, inunda nuestra sociedad: es el suicidio de todos nosotros.

Ayer, como hoy, como mañana, es un día triste, mientras los de la guadaña ríen enseñando sus dientes ensangrentados.

El matrimonio duradero es la familia sostenible

jueves, 26 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

The Family Watch presenta una recopilación de estudios que muestran las ventajas sociales de la estabilidad familiar.

YouTube Direct

· 0 comentarios

Youtube apuesta por el periodismo ciudadano. Una herramienta que parece muy interesante.

Google acaba de presentar YouTube Direct, una plataforma de código abierto que sirve de vínculo entre los videos que los usuarios suben con intenciones de ser reproducidos en algún medio de comunicación específico, y el medio en sí. Gracias a este sistema, los vídeos no se insertarán en las páginas, sino que existirá un enlace directo entre YouTube y el medio de comunicación.

De esta manera, los portales de información que utilicen YouTube Direct podrán directamente ver, seleccionar y publicar cualquiera de los videos que los usuarios hayan subido con esa intención. Además, los medios interesados en un usuario podrán contactar con él para solicitarle más información.


Coraje y objeción de conciencia

domingo, 22 de noviembre de 2009 · 2 comentarios

Intervención de Fernando López Luengos en el XI Congreso de Católicos y Vida Pública.
Análisis Digital, 21-11-2009

En cierta ocasión fui citado a declarar como perito en un contencioso-administrativo de unos padres contra EpC. Antes de entrar en la sala para ratificarme en mi informe pericial coincidí con otros profesores y con una directora de un colegio religioso citados como testigos (yo en cambio iba como perito como he dicho). Me llamó la atención la preocupación común en la que coincidíamos: El currículo publicado en los Reales Decretos nos obliga jurídicamente a dar EpC con una orientación ideológica que ninguno aceptábamos y se entromete abiertamente en la formación de la conciencia moral de los menores a nuestro cargo, ignorando la orientación moral que los padres desean para sus hijos. Esta situación nos violentaba a todos por igual.

Pero lo curioso fue que, cuando entraron a declarar, algunos de ellos se pusieron a hacer complejas contorsiones para evitar pronunciar la frase fatídica “mi conciencia me impide cumplir la ley explicando la asignatura tal y como viene desarrollada en los Reales Decretos”. A casi todos les temblaba la voz pues parecía que en vez de testigos eran posibles inculpados si se atrevían a confesar lo que antes de entrar en la sala habían reconocido en privado. Parecían temer posibles consecuencias a pesar de que ellos no eran más que simples testigos. En el caso de la directora del centro religioso, las contorsiones llegaron a ser realmente grotescas: "yo soy la que va a dar EpC –decía- pero todavía no sé lo que voy a dar (ni siquiera se había leído los Reales Decretos). Esos sí -decía- cumplo la ley pero (y también le temblaba la voz) tienen que dejarme ser fiel al ideario de mi centro".

En definitiva se trataba de disimular para lograr sostener lo imposible: cumplir los decretos y ser fiel a la conciencia.


Reyes Magos

viernes, 20 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Creo que ya sé qué pedir a los Reyes:

Lituania resiste la propaganda Homosexual de la UE

jueves, 19 de noviembre de 2009 · 2 comentarios

Por Austin Ruse

(WASHINGTON, DC – C-FAM) La lucha sobre la propaganda homosexual en las escuelas, que ha tenido lugar entre el Parlamento Lituano y el Europeo, ha subido de tono esta semana con la petición del Parlamento Lituano (Siemas) a su gobierno, de demandar a los europeos en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE). Esta discusión comenzó con la aprobación en Lituania de “La Ley de Protección de menores en contra del Efecto perjudicial de la Información Publica”, que prohíbe la promoción de relaciones “homosexuales, bisexuales o poligámicas”, entre los chicos menores de 18 años.

Para leer la noticia completa

Carta de una mujer a las mujeres feministas

· 0 comentarios

Quisiera pedir a las mujeres que hacen tantos esfuerzos para propulsar la perspectiva de género que no me incluyan entre sus “representadas”, pues yo me siento muy a gusto con lo que soy y con la forma en que vivo. Sé que muchas no me creerán, o creerán que deberán seguir luchando también por mis “intereses reprimidos” o postergaciones. Pero, de veras, les pido que no me defiendan de nada.
Para leer la carta completa

La UNESCO ya no es lo que fue

· 0 comentarios

De esto, hace en realidad bastante tiempo.

El 27 de agosto pasado la ONU dio a conocer oficialmente la Guía de Educación Sexual para el Empoderamiento de los Jóvenes, elaborada por UNESCO, con el asesoramiento de UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Panamericana de la Salud (PAHO), y el Fondo para la Población de las Naciones Unidas (FNUAP-UNFPA); un auténtido manual de perversión de menores.

Otro varapalo judicial a la Junta

domingo, 15 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

... de Andalucía, editorial en los diarios del Grupo Joly, 12 de noviembre de 2009

EL Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha propinado un nuevo revés a la política educativa del Gobierno andaluz, en concreto a su empecinado intento de imponer la enseñanza mixta. La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal ha suspendido de manera cautelar la orden de la Consejería de Educación que obligaba a los centros concertados a no segregar por sexo a sus alumnos a partir del curso próximo si quieren seguir beneficiándose de los fondos públicos. En realidad, esta orden iba a entrar en vigor ya en este curso, pero la Junta aceptó conceder una moratoria a fin de que los colegios afectados tuvieran tiempo de adaptarse a esta normativa. No obstante, diversos centros concertados, la organización que agrupa a los empresarios de la enseñanza privada y la federación de padres católicos, recurrieron la orden. El TSJA no entra en el fondo de la cuestión, pero asume la suspensión de la orden hasta que haya sentencia firme, argumentando que si ésta fuese al final favorable a los recurrentes resultaría ineficaz, ya que se habrían producido efectos perjudiciales para los alumnos. De todos modos, lo más probable es que la Justicia, cuando dicte la última palabra de este contencioso, termine dando la razón a los demandantes, que se amparan en la libertad de enseñanza y la libertad de elección de los padres sobre la educación que quieren para sus hijos. Es lógico que la Consejería de Educación defienda el modelo de educación mixta, con alumnos y alumnas juntos, al creerlo inseparable de la enseñanza pública, pero no por ello está legitimada para discriminar a los colegios que apuestan por una educación diferenciada, por motivos religiosos, morales o de otro tipo, que deben recibir el mismo trato que los centros de carácter público. De hecho en la comunidad educativa se vuelve a debatir si es pedagógicamente más efectivo y completo el modelo mixto o el diferenciado, pero, por encima de todo, ha de garantizarse la libertad de los padres que consagra la Constitución, libertad que afecta a los contenidos, a la personalidad de los enseñantes y a la separación o no de los alumnos en función de su sexo. La Junta debería aprenderlo.

Cultura de la vida

sábado, 14 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Por Miguel Aranguren

Algún día seremos conscientes de lo que la sociedad debe a personas como Benigno Blanco, Jesús Poveda, Ignacio Arsuaga, Esperanza Puente y tantísimos otros ciudadanos que han salido de su anonimato -¡con lo cómodo que es vivir sin que te conozcan!- para luchar por el derecho de los derechos frente al gigante Estado.

Ellos han dejado fama, hacienda y tiempo a favor de una causa por la que mucha gente de bien había claudicado, como si la sociedad no pudiera cambiar. Sin pedir cuentas a nadie, ejercen de conciencia de un país deshumanizado que va a convertir el aborto en un derecho después de permitir a las jóvenes que se emborrachen de abortos del día después gracias a un pildorazo hormonal que dejaría desequilibrado a un elefante. Benigno Blanco advirtió, días antes de la histórica manifestación de Madrid, que todos debemos repasar cómo estamos actuando ante la penetración de los dedos helados de la cultura de la muerte. Acudir en masa a testimoniar que uno está en contra de una ley injusta tiene su mérito, pero es un mérito ligero. Necesitamos rizar el rizo en nuestro compromiso de defender toda vida, por comprometido que pueda resultarnos.

Por tanto, si la mujer que nos ayuda en casa se queda embarazada, deberíamos asegurarle nuestra protección no solo para que no se vea empujada a abortar sino para que pueda criar a su hijo con dignidad.

Lee el artículo completo


Me cuentan de una madre de familia numerosa a la que no le sobran, precisamente, los cuartos y que, sin embargo, costea la guardería del recién nacido de su chica de servicio, dinero que tiene que rascar de las necesidades familiares. Eso es cultura de la vida. Como la de aquellos padres que después del dolor por la noticia del embarazo de su hija adolescente, le ayudan a ser madre y a descubrir un futuro un poco más difícil pero mucho más esperanzador. O la de aquel muchacho que reconoce su responsabilidad en el embarazo inoportuno y tira por el retrete la píldora que le ofrece su madre para que su novia “solucione” el problema.

O la de aquel otro que no tiene pelos en la lengua y habla de las ventajas de vivir en castidad, una práctica que no debe ser una quimera. O la de aquel jubilado que cada mes aparta de su pensión un puñado de euros para el Foro de la Familia. O la de aquel farmacéutico que se niega a los regalos del laboratorio que pretende engatusarle para que dispense la pastilla abortiva. O la del médico y la enfermera que defienden su objeción frente a los sanitarios que han vendido su conciencia. Después de la manifestación, estos son algunos ejemplos de lo que se espera de ti y de mí

Pepe Ros

miércoles, 11 de noviembre de 2009 · 6 comentarios

Acaban de comunicarme que ha fallecido Pepe Ros; casi no lo puedo creer, no hace ni dos días que estuvimos hablando, me llamó porque quería que le buscara un voluntario para que le ayudara y acompañara en sus correrías, y otros dos para que dieran conferencias, porque ya tenía un equipo y quería otro, conferencias sobre el mal del aborto y el mal de la píldora del día siguiente, y alguien que supiera de fundaciones, porque quería ver si compensaba convertir Red Madre Granada en una fundación. Porque aunque Pepe hace ya años que no cumple los setenta, estaba en plena forma, batallando como los mejores, lleno de proyectos.

Conocí a Pepe a raíz de una sesión que di hace unos años en el Colegio Mayor Universitario Albayzín, en ese momento me fichó; me tuvo dando charlas mensuales a un grupo de formación de adultos de su parroquia -que es también la mía-, sobre los temas más variados: nunca he visto público más agradecido, y nunca he tenido que estudiar tanto. Pepe era un torbellino, su inquietud por cambiar el mundo era indestructible; pese a ser consciente de lo mal que está la cosa, era inasequible al desaliento, siempre tramando iniciativas, trabajando sin desmayo, con su fino humor y sus modales exquisitos.

Hemos hablado y confabulado juntos muchas veces durante este tiempo, de cosas serias, pero riéndonos con ganas, porque sabemos que estamos del lado vencedor. Pepe ha colaborado con infinidad de actividades, con Cáritas, por ejemplo, y últimamente con Red Madre, con la que estaba absolutamente comprometido, salvando vidas concretas, con cara y ojos, con nombre y apellidos, de las fauces de la hecatombe del aborto.

Aún no puedo creer que ya no esté, que ya no siga, en primera línea de fuego, como ha estado siempre. Pero estoy convencido de que se ha ganado a pulso el billete para entrar en el Cielo, lo ha ganado en buena lid, a cara descubierta, como un valiente, y por eso el Señor de la Historia se lo ha llevado como escudero.

Harán falta varios para ocupar su lugar. No te olvides de nosotros, Pepe. Descansa en paz.

Sexo científico

domingo, 8 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

Por ANDRÉS OLLERO TASSARA. CATEDRÁTICO DE FILOSOFÍA DEL DERECHO. IDEAL Granada, Jueves, 05-11-09

Salta el toro a la plaza y el matador, acodado en el burladero, parece temer que se le caiga la montera; duda entre el «que no quiero verlo» y la esperanza de adivinar en sus primeros escarceos si podrá hacer faena. La ciencia no podrá ayudarle mucho; sólo cuando pise el albero irá saliendo del trance como pueda.

La ciencia últimamente no gana para sustos. En cuanto surge un problema peliagudo le acaban endosando la primera ocurrencia que salga al paso. También la Permanente del Consejo de Estado —cinco consejeros de derechas y dos de izquierda, al decir de la crítica— ha recurrido a ella para aliñar un toro al que no sabía cómo encarar.

Como es sabido, la Constitución afirma que «los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones». El ponente del Consejo, uno de los padres de la Constitución, asegura en un arranque de audacia que «es claro que la educación sexual puede incidir en tales convicciones». El silogismo parecía inapelable, pero no está la plaza para silogismos. Al final resulta que lo que se garantizará es «el derecho de los padres a completar (sic) la educación sexual de sus hijos». O sea que, gracias a la Constitución, nada impedirá que los padres puedan en la intimidad del hogar sugerir a sus hijos que lo que les han dicho en clase no pasa de ser una cochinada. Qué alivio...

Lee el artículo completo


No es fácil imaginar qué habría ocurrido si la Constitución llega a decir que los padres pecharán con la educación moral que tengan a bien suministrar a sus hijos en la escuela. La explicación de tan curioso protagonismo invertido es la frase que nos invitó al quite. Se da por hecho que la educación sexual en la escuela será por decreto «objetiva y científica». No entremos en cálculos de probabilidades. El cumplimiento de tan optimista pronóstico ¿es siquiera posible?

¿Qué puede significar una educación sexual científica? La capacidad educativa de la ciencia en materia sexual es más bien misteriosa. ¿Qué ciencia se ocupará de ella? Sin duda, la anatomía podrá detallar las características de los órganos sexuales, o la ginecología explicar posibles consecuencias de la cópula. Lo que difícilmente podrá ciencia alguna establecer es cuál sea el sentido de una relación sexual. La ciencia es capaz de aclarar hechos pero no de comprender el sentido de una acción. La educación por su parte no puede empobrecerse, reducida a mera información sobre hechos, sino que aspira precisamente a descubrir el sentido que cobran cuando los protagoniza una persona. No puede explicarse una relación sexual humana del mismo modo que se explicarían las que en mejores días disfrutó el animal que protagoniza la corrida.

Como no parece razonable negar inteligencia a tan prestigiadas mentes, quizá el secreto radique en que la educación sexual en la escuela sea objetiva. Es de temer que esto implique que el sexo sea contemplado como un objeto, susceptible de producir al usuario notable goce, por lo que compensa que se familiarice con las oportunas destrezas y habilidades. Puede que los padres de la tierna criatura estén, por el contrario, convencidos de que el sexo no ha de tratarse como objeto, por ser un aspecto nada desdeñable de la propia subjetividad, capaz de expresar sus más nobles sentimientos, e incluso de hacer pleno su natural afán de transcendencia por la vía de una entrega personal.

Si la educación sexual no puede, sin dejar de ser tal, limitarse a aspirar a ser objetiva y científica, alguien debe estar tomando el pelo a los padres amparándose en el burladero constitucional.

Resistencia cívica

martes, 3 de noviembre de 2009 · 0 comentarios

“La manifestación por la vida del 17-O: el comienzo de una resistencia activa, organizada y constante”

Artículo de Alejandro Llano / catedrático de filosofía de la Universidad de Navarra / La Gaceta de los Negocios /viernes 16 de octubre de 2009

La manifestación del sábado por la tarde contra la nueva ley del aborto ha de considerarse como un comienzo y no como un final. Debe ser el inicio de una etapa en la que la ciudadanía española demuestre su capacidad de iniciativa respecto a los ataques del Gobierno socialista a nuestra conciencia moral. Por variados motivos, nos hemos convertido en un país resignado y paciente, dispuesto a soportar casi todo… pero no todo. Y esta vez se han pasado. Han cruzado el límite. Y han llegado al punto en el que es preciso pararles los pies.

Uno de los signos positivos de nuestro actual panorama social es la agudización de la responsabilidad cívica, tan adormecida hasta hace poco. La crisis económica y la incompetencia política para afrontarla han dado el pistoletazo de salida. Pero, sobre todo, han levantado la veda de nuestra capacidad de enjuiciamiento y de respuesta explícita. Si Zapatero –puesto a echar balones fuera– ha llegado a decir que el calentamiento global es más grave que la crisis, somos muchos los que consideramos que los continuos atentados contra la vida naciente son notablemente más inquietantes que el problema ecológico. Porque no se está atentando contra algo externo, sino contra nosotros mismos.

El aborto implica un suicidio social. Lo que domina en el afán de suprimir las barreras jurídicas para la liquidación de la vida emergente no es el instinto de placer: es el instinto de muerte. Freud vio clara la cercanía del principio tanático a la búsqueda sistemática de la satisfacción corporal. El enlace entre eros y thánatos es el narcisismo: el egocentrismo como motivación central.

Lee el artículo completo


La conciencia ética de la ciudadanía posee unos contornos invulnerables que acaban por comparecer. Esta vez, nuestros gobernantes han intentado manipular el buen juicio de la gente. Lo que estamos padeciendo es una gran maniobra de ocultación, con la que tratan de golpear nuestras mentes hasta que penetre en ellas la verdad oficial de que lo negro es blanco. Se presenta la desprotección de las vidas inocentes como seguridad jurídica para las madres (sin añadir que se está protegiendo celosamente el negocio privado de la industria abortiva). No hacen más que aludir a los países de nuestro entorno, sin considerar los diferentes sistemas jurídicos que existen en cada uno de ellos. Y, en cualquier caso, nadie está obligado a imitar el mal por muy extendido que se encuentre. El mimetismo no es un buen camino.

No se ha revelado la anomalía española, destacada recientemente por el informe de Miró i Ardèvol: el 66% del incremento de los abortos que se produce en Europa se concentra en España. Lo cual, por supuesto, no se va a frenar con la escalada de permisivismo que traerá la nueva ley. Tampoco se ha dicho que la única regulación jurídica que ha conseguido una disminución de abortos ha sido la polaca, muy semejante a la que actualmente se incumple clamorosamente en España. Ya se sabe, por lo demás, que la píldora del día después no detiene esta patología social, sino que más bien la exacerba porque fomenta la promiscuidad.

El trasfondo ideológico del proyecto de ley queda además reforzado con las recomendaciones sobre la educación sexual en las escuelas. Reaparece la obsesión socialista por sexualizar a los niños y niñas desde su misma infancia, como si no fuera patente la anarquía que en este campo existe ya entre nosotros. El problema no es enseñarles lo que, por procedimientos más expeditivos, casi todos conocen. Tampoco se trata de divulgar más aún los medios anticonceptivos. El nudo de la cuestión es de índole ética y educativa. Si, de intento, se desmoraliza a las nuevas generaciones, no cabe esperar de ellas un comportamiento sano y sensato. No estamos ante un problema biológico, sino ante un tema hondamente moral.

La manifestación multitudinaria es un reflejo de resistencia ciudadana. Pero la clave estriba en que se trate de una resistencia activa, organizada y constante. Nos estamos jugando nuestra propia dignidad como pueblo. Ha llegado el momento de decir, con temple radicalmente democrático: hasta aquí hemos llegado.

Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas