Diagnosis prenatal y eugenesia

viernes, 27 de junio de 2008 · 9 comentarios

ANDOC advierte sobre los claros fines eugenésicos de un plan sanitario de Diagnóstico prenatal promovido por el SAS.
23 de junio de 2008
El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha anunciado recientemente su intención de poner en marcha un Programa de Cribado de Defectos Congénitos, dirigido a la detección precoz de malformaciones en el embarazo, mediante la realización de un "cribado" combinado en el primer trimestre de embarazo, junto a una ecografía morfológica correspondiente a las 20 semanas de gestación. El objetivo de ese plan es reducir al 1% la tasa de defectos congénitos no conocidos al nacimiento, que está establecida en el 3%. El hospital, además, facilitaría a los padres asesoramiento multidisciplinar y acceso a la terapia fetal en aquellos casos que sea necesario, para paliar problemas futuros en los recién nacidos.

Este programa, que venía desarrollándose, de modo experimental, en el Hospital de Valme de Sevilla, donde se han realizado en tres años más de 10.000 estudios a mujeres embarazadas, se pretende extender a 14 hospitales públicos de Andalucía.

Este "ambicioso" plan, junto con innegables aspectos positivos, aparentemente humanitario en sus intenciones, oculta un planteamiento abiertamente eugénesico de fondo. Su objetivo prioritario, se dice, es la reducción de la incidencia de malformaciones al nacimiento del 3% al 1%. Tal reducción no se debe –como cabría imaginar- al uso de terapias, sino a un proceso de detección y posterior eliminación –mediante la interrupción voluntaria del embarazo- de fetos con taras, especialmente Síndrome de Down y algunas cardiopatías congénitas. De hecho, en el caso del Down, de su diagnóstico dentro del plazo de las 20 semanas, se sigue en el 94,5 %. la decisión de abortar. Según datos del Ministerio de Sanidad, en 2006, los abortos declarados por malformaciones fetales supusieron en 2,8% del total (unos 3000).

Lee el artículo completo


Estas circunstancias se reflejan de modo clamoroso, en las estadísticas del Síndrome de Down en España: en el periodo 1986-2001, el índice de nacimientos con Sd, se mantuvo más o menos constante: 11,73 casos por cada 10.000 nacimientos; en 2002 bajó hasta el 8,2/10.000. Basta pasearse por cualquier ciudad o pueblo para constatar que los niños con Sd son un grupo en vías de extinción.

Resulta paradójico, en consecuencia, considerar una buena una política sanitaria, la de atajar la prevalencia de una enfermedad acudiendo al expediente de eliminar a los enfermos: sería una ironía tan macabra como la de poner como ejemplo de paz la paz de los cementerios.

El Programa se refiere también a la utilidad de planificar el parto ¿Vamos a planificar un parto a las 20 semanas? ¿por qué no hacerlo a las 25 cuando el diagnóstico es más fiable?: las enfermedades que puedan tener una solución quirúrgica al nacimiento, o que haya que planificar el parto en un hospital de tercer nivel, bien se pueden diagnosticar y organizar 4 semanas más tarde, si se muriesen antes de la semana 25, serian abortos tardíos espontáneos. Hay aquí un hecho que se pasa por alto frecuentemente: se afirma que el diagnóstico prenatal está indicado para descubrir (con un margen de error pequeño, aunque no despreciable –entre 98% de fiabilidad de la amniocentesis y un 50% antes de la semana 24 en ecografías- , ni exento de riesgos para madre e hijo) anomalías incompatibles con la vida; pero lo cierto es que en casi la totalidad de los casos, las enfermedades detectables son compatibles con la vida (Down, Patau, Hemofilia, fibrosis quística, etc.), aunque en su mayoría incurables. De ahí, que se "fuerce" la realización de pruebas antes de la semana 20 de embarazo, para no sobrepasar el límite de 22 semanas a partir del que el aborto es punible.

Una medida sanitaria de este tipo podría chocar frontalmente con los derechos humanos reconocidos internacionalmente a los discapacitados, por ejemplo en el artículo 10 de la Convención de la ONU (2006) sobre los derechos de las personas con discapacidad, que reafirma el derecho inherente a la vida de todos los seres humanos e insta a los Estados a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar el goce efectivo de ese derecho por las personas con discapacidad en igualdad de condiciones con las demás.

E igualmente con la postura de colectivos que representan a los discapacitados, como el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), que califica como "discriminatorio" y "contra los derechos humanos" el supuesto que permite abortar en caso de malformación del feto, y señaló que "uno de los derechos de los discapacitados es el derecho a nacer".

Desde ANDOC (Asociación para la Defensa del Derecho a la objeción de conciencia de conciencia) queremos hacer llamamiento a la reflexión a autoridades políticas y sanitarias, a los profesionales de la sanidad y a las familias para que se busquen alternativas distintas a este tipo de prácticas eugenésicas. A los primeros para que valoren si es auténtico progreso científico arbitrar técnicas destinadas a seleccionar a seres humanos por sus características genéticas; a los profesionales para que sigan, con especial empeño en estos casos, los protocolos de consentimiento informado, de modo que las parejas afectadas conozcan, antes y después de las pruebas diagnósticas, los pros y contras, las alternativas existentes. Y a todos, a informarse sobre toda la realidad sobre las personas discapacitadas y los enormes avances que se han conseguido para su inserción social, sus posibilidades educativas y laborales, su esperanza de vida (en especial, los enfermos de Down cifrada actualmente entre los 56 y los 70 años); y sobre todo, su enorme capacidad de dar y recibir afecto.

Para más información:
Juan Manuel Molina Valdés
Prensa Asociación para la Defensa del Derecho a la Objeción de Conciencia (ANDOC)
Móvil 652491537; info@andoc.es; www.andoc.es

La vida, fundamento de una muerte digna

lunes, 23 de junio de 2008 · 3 comentarios

He tenido la suerte de organizar-participar en la XIV Jornada de Estudio del Colegio Mayor Universitario Albayzín, sobre el respeto de la vida humana, la eutanasia y los cuidados paliativos. Aunque es un pálido reflejo de todo lo que se dijo y argumentó, os dejo el enlace a la entrevista que IDEAL publica hoy a uno de los ponentes, el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Málaga, Joaquín Fernández-Crehuet: «Los médicos curamos, no eliminamos vidas»

Que una mujer no pueda ser sacerdote es una cuestión puramente teológica

jueves, 19 de junio de 2008 · 6 comentarios

Es un tema recurrente del feminismo radical que campea hoy, por eso traigo a colación esta entrevista.
Que una mujer no pueda ser sacerdote es una cuestión puramente teológica

La eminente teóloga alemana, experta en temas feministas, aclara qué hay detrás de la absoluta negativa de la Iglesia Católica a ordenar mujeres sacerdotes.

El 29 de mayo, el Vaticano dio a conocer por medio de "L'Osservatore Romano" la rotunda negativa de la Iglesia Católica a ordenar como sacerdotes a mujeres, y decidió castigar con la excomunión a quienes quieran seguir ese camino. Además, el cardenal estadounidense William Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, firmó un decreto en ese sentido que también afecta a las iglesias cristianas de rito oriental que reconocen la autoridad del Papa.

Para muchos, la situación no es clara y acusan que esto es un simple capricho del Vaticano; por eso, la teóloga alemana Jutta Burggraf, profesora de la Universidad de Navarra, especialista en temas feministas y reconocida por el Vaticano como la mujer que mejor conoce el tema del sacerdocio femenino, accedió a conversar acerca del espinoso asunto con "El Mercurio".

Lee la entrevista completa


—Hay quienes se molestan porque la mujer no puede ser sacerdote. Lo ven como una injusticia y discriminación. En realidad, tenemos que aceptar que no se trata de un asunto feminista -que pueda plantearse en el plano de los derechos naturales-, sino de una cuestión estrictamente teológica, sacramental, que debe considerarse a la luz del misterio de Cristo.

—En el trato con la mujer, Jesucristo actuó completamente libre, incluso contra las costumbres de Israel. Eligió a una mujer, a María, entre todos los hombres, pero no le confirió el sacerdocio ministerial a ella, sino sólo a varones. Los apóstoles siguieron su ejemplo, y la Iglesia debe conservar también hoy este modo de actuar. Esta postura no es una manifestación de anquilosamiento sino de fidelidad.

—El sacerdocio es un sacramento...

—En efecto, el orden sacerdotal es de naturaleza sacramental, y la Iglesia Católica tiene otro modo de entender los sacramentos que las iglesias evangélicas. No podemos cambiar lo específico de los sacramentos. En el ejercicio de su principal y específico ministerio -sobre todo en la celebración de la Eucaristía-, el sacerdote no actúa en persona propia, sino in persona Christi. En su condición de varón, representa a Cristo, esposo de la Iglesia, en cuanto autor de la gracia. La Santa Misa, para los católicos, no es simplemente un recuerdo de lo que sucedió, sino la actualización del sacrificio de Cristo. El sacerdote es signo e imagen de Cristo y, a nuestro entender, conviene que los signos sacramentales se parezcan a lo que significan. Es un hecho que un varón representa mejor a Cristo que una mujer cuando dice: "Esto es mi Cuerpo".

—¿Esto no supone minusvaloración de la mujer?

—No podemos plantearlo todo desde la perspectiva del prestigio y de la ofensa. Cada persona tiene su tarea, su camino original en el mundo. El hecho de que la mujer no pueda acceder al sacerdocio no significa que Dios quiera más al varón que a la mujer. Ni tampoco quiere decir que el papel de la mujer en la Iglesia sea secundario. El sacerdocio común que la mujer posee, en cuanto fiel, le capacita para desempeñar funciones vitales en la Iglesia, ofreciendo además la aportación específica de su condición femenina.

—La mujer ejerce su sacerdocio de modo especial en la maternidad. Como madre, también ella está llamada a ser "mediadora entre Dios y los hombres": es lugar de un acto creativo divino. Que la mujer en cuanto madre quede disminuida o en desventaja, sólo se puede afirmar a partir de una perspectiva muy superficial, que ha perdido la sensibilidad hacia lo esencial. En la visión cristiana es verdad exactamente lo contrario: la mujer, precisamente por su maternidad, posee una específica precedencia sobre el varón, como lo expresara con fina sensibilidad Juan Pablo II.

—¿Las mujeres podrían cumplir las tareas de un sacerdote?

—En épocas anteriores, algunos ilustres autores lo han negado. Afirmaron, por ejemplo, que las mujeres no podríamos guardar el sigilo de la confesión. Con mucha razón, su posición fue refutada porque, evidentemente, este no es un argumento válido ni aceptable. De otra forma, las mujeres no podríamos ser ni médicos, ni abogados, ni psicólogas, profesiones en las que también el secreto profesional es muy importante.

—En principio, las mujeres pueden realizar todas las funciones que competen a los sacerdotes: gobernar una parroquia, enseñar la doctrina cristiana, consolar, animar, corregir y alentar. Parece que la mujer tiene incluso un talento especial para estas tareas. Por esto, es comprensible que algunas mujeres, que no tienen la fe de la Iglesia Católica, se inclinen por el sacerdocio. Tenemos que tomar conciencia de que no se puede elogiar como "bueno" y "generoso" a un chico que quiere ser sacerdote, y denostar como "perversa" o "egoísta" a una chica que quiere lo mismo.

"La mujer ejerce su sacerdocio de modo especial en la maternidad. Como madre, también ella está llamada a ser 'mediadora entre Dios y los hombres'".

Igualdad

"Las mujeres pueden realizar todas las funciones que competen a los sacerdotes: gobernar una parroquia, enseñar la doctrina, consolar, animar, corregir y alentar. Parece que la mujer tiene un talento especial para estas tareas. Por esto, es comprensible que algunas mujeres, que no tienen la fe católica, se inclinen por el sacerdocio".

CEAPA exige persecución y represión

miércoles, 18 de junio de 2008 · 4 comentarios

La Confederación Española de Padres de Alumnos (CEAPA) es lo más parecido a esos comités revolucionarios que hay en cada barrio de Cuba, cuya misión es espiar y denunciar a sus vecinos por actividades o ideas contrarrevolucionarias. Los mismos que llamaban a la insumisión cuando gobernaban "los otros", son los más celosos guardianes del régimen cuando gobienan los suyos.

Esta organización de padres de la escuela pública, acaba de exigir que los centros escolares informen a la Fiscalía de Menores de los casos de objeción a Educación para la Ciudadanía con el fin de que los alumnos objetores sean declarados absentistas. Además, CEAPA recuerda que la Fiscalía de Menores deberá intervenir para acusar a los padres objetores a Educación para la Ciudadanía (EpC) de no escolarizar a sus hijos.

Lo curioso del caso es que en abril de 2003, CEAPA se opuso radicalmente a la asignatura Sociedad, Cultura y Religión, una alternativa no confesional para los alumnos que no quisieran cursar formación religiosa. En una nota difundida entonces, CEAPA indicaba que tenía previsto presentar recurso de amparo y de ilegalidad contra la asignatura Sociedad, Cultura y Religión. “Mientras se consigue la legalidad jurídica y constitucional”, señalaba CEAPA, “recomendamos a las familias que no acepten esta alternativa y que sus hijos NO entren a clase de Sociedad, Cultura y Religión”. También añadía el comunicado que “tienen toda la legitimidad y el derecho constitucional de su lado, pues no ha de repercutir en las evaluaciones ni en la marcha general del resto de áreas”.

Lee el resto de la noticia en Cheque Escolar.

Paddy dice no

domingo, 15 de junio de 2008 · 1 comentarios

Se montó una buena a cuenta de la Constitución Europea de Giscard D'Estaing, desmontada por los propios franceses en referéndum. Yo mismo participé en la refriega por el NO.
Luego, sin que nadie se enterara, sin dar participación a los ciudadanos europeos -visto el resultado-, los políticos aprobaron el Tratado de Lisboa, es decir, la Constitución Europea, y no preguntaron a nadie qué les parecía, no fuera a suceder lo que sucedió la vez anterior..., salvo a los Irlandeses... Y ha vuelto a ser que No.
Referéndum en Irlanda: Paddy dice no
Antonio R. Rubio Plo, Historiador y Analista de Relaciones Internacionales

Paddy, el diminutivo de Patrick, es un nombre corriente en Irlanda y que sirve para identificar universalmente a los irlandeses. Quizás por influencia del cine y la literatura, muchos son propicios a identificar al irlandés típico como alguien del campo, muy apegado a las tradiciones católicas a la vez que un nacionalista compulsivo. Claro que Paddy también podría ser un trabajador urbano no cualificado. Este Paddy arquetípico es, sin duda, el que ha votado negativamente .Pero no es menos cierto que desde que Irlanda ingresó en la UE, hace más de treinta y cinco años, ha aparecido otro tipo de irlandés urbano, dedicado a actividades terciarias y con un nivel de renta similar o mayor que muchos países del continente. Este “nuevo irlandés” ha llevado a muchos a creerse, empezando por el gobierno encabezado por el partid conservador Fianna Fail, que Irlanda era un país mayoritariamente proeuropeo, infinitamente agradecido a Europa por las transformaciones económicas y sociales de las últimas décadas. El referéndum era un trámite, impuesto por la Constitución irlandesa, y los electores no iban a correr el riesgo de hacer el ridículo en una Unión, en la que otros veintiséis países iban a aprobar el tratado de Lisboa por vía parlamentaria.

El principal partido de la oposición...

Lee el artículo completo


El principal partido de la oposición, el democristiano Fine Gael, también quería el sí en el referéndum, y tal y como sucedió en Noruega, en las consultas de 1972 y 1994, se cayó en un error de percepción: los votantes de los partidos mayoritarios seguirían las consignas de estas formaciones y refrendarían con un sí. Ninguno de los grandes partidos demostró claramente ante la opinión pública que era vital acudir a las urnas porque no sólo estaba en juego el futuro de Irlanda en Europa sino también el destino de la construcción europea. Ninguno supo transmitir a sus votantes una percepción contraria a la esgrimida por los partidarios del voto negativo, toda una heterogénea coalición de fuerzas antieuropeas, que comprende nacionalistas radicales, católicos tradicionales, partidarios del librecambio y grupos de ultraizquierda que identifican a la UE con el capitalismo opresor. Sus votantes se aferraban a los más dispares argumentos: unos decían que la defensa europea supondría el abandono de la neutralidad irlandesa; otros que el nuevo tratado podía abrir alguna rendija a la ampliación del aborto; hay quien aseguraba que pertenecer a la UE sólo traía problemas tras una ampliación en 2004 con consecuencias para Irlanda: la inmigración ha hecho crecer la población aunque al mismo tiempo muchos irlandeses de origen temen por su trabajo... También el euroescepticismo británico ha influido en la opinión pública irlandesa. Sin ir más lejos, el diario de mayor difusión, The Irish Independent, reproduce los mismos argumentos antieuropeos que el conservador The Daily Telegraph: en ellos se agita el fantasma de los burócratas de Bruselas, dispuestos a reglamentarizarlo y arrebatar a los irlandeses su alma nacional. El resultado negativo del referéndum irlandés inyectará más energías a los que quieren ver al Reino Unido fuera de la UE, los mismos que querrían reducir a la UE a un área de libre comercio.

Lo peor de todo este asunto es que la inminente presidencia francesa queda muy deslucida. Sarkozy recondujo, con la colaboración de Merkel, la agonizante Constitución europea a la nueva realidad del tratado de Lisboa. Tendrá que dedicar buena parte de este período a gestionar una crisis que ahora mismo parece insoluble. Todo porque Paddy se ha empeñado en votar que no. Sabía bien lo que hacía, pues no se quedó en casa, empeñado, entre otras cosas, en aguarle la fiesta al británico Peter Mandelson, el comisario de comercio de la Unión. Algunos carteles electorales decían simplemente: “Di no a la Europa de Mandelson”.

Objeción y diagnóstico prenatal

viernes, 13 de junio de 2008 · 0 comentarios

UN JUEZ RECONOCE CAUTELARMENTE LA OBJECIÓN DE UN GINECÓLOGO A ALGUNAS PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO PRENATAL. EL SAS LA DENIEGA

Para más información: Juan Manuel Molina Valdés
Prensa Asociación Nacional para la Defensa del Derecho a la Objeción de Conciencia (ANDOC)
Móvil 652491537; info@andoc.es
3 de junio de 2008

Un ginecólogo andaluz se ha convertido en el primer médico español que ejerce el derecho a la objeción de conciencia al diagnóstico prenatal. El Dr. Esteban Rodríguez Martín, trabaja en un hospital del SAS. Desde que comenzó a trabajar en el Servicio de Ginecología, hace ya más de 6 años, solicitó que se le exonerase de realizar o colaborar en determinadas pruebas clínicas de diagnóstico prenatal (DPN). Durante todos estos años se respetó su postura, pero en los últimos meses, debido a cambios en la dirección del Servicio, fue instado a realizar algunas pruebas de DPN, que siempre había rechazado por exponerle a un conflicto de conciencia. Sus repetidos intentos de arreglar la situación dentro del propio servicio fueron infructuosos: la presión a que fue sometido desembocó en una situación de "stress" que le obligo a requerir asistencia facultativa, tras la cual se ordenó su baja médica, y plantear la objeción de conciencia, tanto a la Dirección del Hospital como al Colegio de Médicos. La Administración sanitaria rechazó su petición, argumentando que el único ámbito donde cabe alegar la objeción es el de las intervenciones diagnósticas o terapéuticas de carácter intervencionista que puedan dar lugar a "cambios efectivos" (sic) en el curso de la gestación y entender que afectaría a la prestación del servicio público. La resolución ha sido recurrida por el médico y, de momento, un juez ha accedido cautelarmente a su pretensión, por considerar probado que esta situación afectó negativamente a su salud física y moral, y que su baja laboral, y el hecho de que hasta la fecha no se le hubiese requerido para integrarse en el equipo de diagnóstico prenatal, no habían supuesto ningún perjuicio para la atención de los pacientes de su Servicio.

Lee el artículo completo



El DPN está constituido por un conjunto de técnicas y pruebas médicas que permiten conocer desde la gestación las características del feto para descubrir alguna anomalía que corra el riesgo de padecer desde su nacimiento. Ha avanzado enormemente en los últimos años y no presenta, en principio, reservas éticas o médicas. Permite el diagnóstico precoz de algunas enfermedades genéticas incurables (como el Síndrome de Dawn y la Hemofilia), o de otras que admiten tratamientos -no exentos de riesgos- durante el embarazo como la hidrocefalia o la hernia diafragmática. Su fin es ayudar a los padres a tomar decisiones acerca de la salud del niño, toda vez que hay patologías –muy pocas- que pueden tratarse antes de que el bebé nazca, mientras que otras pueden necesitar tratamiento especial inmediatamente después del nacimiento.

Los problemas aparecen cuando el DPN deja de ser un avanzado medio diagnóstico para convertirse en una práctica eugenésica, de eliminación de los niños con taras más o menos graves. La situación es especialmente lacerante en el caso del Síndrome de Dawn, pues a su diagnóstico se sigue el aborto en el 94,5 % de los casos.

Las personas implicadas están sometidas a una doble presión: la que afecta al médico que se ve obligado a recomendar la alternativa del aborto como una opción terapéutica en caso de detectarse problemas, con el riesgo de exponerse a futuras acciones legales de los padres que tengan un niño con anomalías. Y la de aquellos padres que, al desear, pese a todo, el "nacimiento de estos niños se exponen, además del sufrimiento asociado a este hándicap, a la mirada de la sociedad y a una forma de crueldad social que nace del hecho de no haber aceptado la propuesta hecha por la ciencia y reconocida por la ley", como señala Didier Sicard, Presidente de la Comisión Consultiva de Ética francesa. Es fácil comprender, por otro lado, cómo puede afectar semejantes planteamientos a la aceptación social de los discapacitados.
En la inmensa mayoría de los casos, el DPN no permite curar nada, pero el protocolo de algunos hospitales, como el del Dr. Rodríguez, obliga al médico a informar a la mujer de que está dentro del supuesto de aborto por razones eugenésicas, y a iniciar los trámites administrativos (informe médico incluído) para facilitar el aborto.
Lo que provoca un conflicto de conciencia a este médico es el diagnóstico prenatal eugenésico (no el terapéutico) que realiza un control de calidad entre la semana 20 y 22, con la intención de encontrar defectos antes del plazo legal para el aborto que obligan al medico a ofertarlo como alternativa, pues el aborto –sostiene el Dr. Rodríguez- no es terapia, ni cura, sino que supone la eliminación de un ser humano (en casos como éstos, quizá, por no ser "perfecto"); y sólo pretende que sus superiores no le obliguen a desarrollar esa subespecialidad de su profesión. No desea privar a nadie de ningún derecho, ni negarse al diagnóstico prenatal en general, ni a facilitar información ni a ningún otro cometido propio de su profesión, sino que se respete su derecho fundamental a la libertad de conciencia, que entiende violentado cuando se le obliga a la realización o cooperación en actos médicos contrarios a su conciencia y sus compromisos deontológicos.

Este médico no está sólo: asociaciones profesionales, como la Asociación Nacional para la Defensa del Derecho a la Objeción de Conciencia (ANDOC) y otras entidades defensoras de la Vida, como AVA y la Fundación Línea de Atención a la Mujer, le están apoyando en la lucha para que se le reconozca su derecho a la objeción de conciencia.

Retórica vacía

martes, 10 de junio de 2008 · 2 comentarios


Estaba yo rumiando sobre esto cuando llega a mis manos el número de junio de la revista Nuestro Tiempo y, en él, el ensayo de Juan Fernando Sellés titulado Pensamiento en crisis, retórica en alza. Y es que desde hace unos días me pasmo y me asombro ante las repetidas muestras de virtuosismo retórico de nuestros gobernantesme refiero a los de España-, en particular de las del presidente en funciones, señor Rodríguez Zapatero.

Como es conocido, España sufre dificultades económicas, pero tranquilos, no hay crisis económica, no, sólo hay unadesaceleración. Vale, este eufemismo es ya veterano, como llamarregulación de empleo al despido de empleados; pero ¿qué me dicen de latransferencia parcial temporal reversible de caudal sobrante, en lugar detrasvase, puesto que los trasvases no son admisibles? Se ha llegado a afirmar que asíno se quita nada de agua al río.

Lo anterior no es nada comparado con lo de los últimos días. Ante ladesaceleración económica, el gobiernoha tomado medidas, y de no ser suficientes, tiene previstasotras medidas. ¿Cuáles?, no se sabe, porque reducir los impuestos ya han advertido que no es. Haymedidas, y elpesimismo no crea empleo: esto es lo que hay.

Como con esto no parece que haya suficiente para algunos sectores de población, el presidente ha manifestado solemnemente que el gobierno essensible a las dificultades, y que espera que todos los sectores seantambién sensibles, de forma que si protestasno eres sensible, y la culpa de lo que pase es tuya, porinsensible .

Por si faltara poco, al presidente del Banco Central Europeo va y se le ocurre decir que igual suben los tipos de interés. También para esto tiene el señor presidente del gobierno solución: un dirigente de un organismo internacional debe serresponsable yprudente, y no andar por ahí mentando la bicha.

Así que todos tranquilos: hay medidas para paliar la desaceleración, el gobierno es sensible ante la situación y actúa con responsabilidad y prudencia. ¿Por qué inquietarse?

Me voy a ver el partido de la selección de fútbol, que eso sí es una zozobra.

La dictadura educativa

jueves, 5 de junio de 2008 · 2 comentarios

Lo he dicho y dejado decir mucho y muchas veces en estos años de blog: la implantación de la Nueva Tiranía tiene el frente principal en la educación, por eso trata de ahogar toda iniciativa social, toda libertad de elección, todo margen de autonomía en este campo, no dejando decidir a los padres sobre el tipo de centro o de formación moral que quieren para sus hijos.

Un ejemplo destacado es la imposición brutal y tiránica de una asignatura -Educación para la Ciudadanía-, que pretende descaradamente formar la conciencia de los escolares en las doctrinas particulares de los gobernantes de turno. Contra esta cacicada hay un movimiento vigoroso dispuesto a enfrentarse con el Poder y toda su parafernalia.

Otro es el Anteproyecto de Ley de Educación de Cataluña, región que siempre va por delante en el declive de la civilización occidental. También aquí, los ciudadanos están movilizándose ante la la opresión de los políticos gobernantes y la incuria de los de la oposición. Más información en el blog NO A LA LEC, por ejemplo (algunos artículos están en catalán, lógicamente).

¿Resistencia a la ley o prudencia política?

· 0 comentarios

La objeción de conciencia a Educación para la Ciudadanía

En España, varias comunidades autónomas han anunciado su intención de respetar –de uno u otro modo– las objeciones de conciencia planteadas en relación con la asignatura obligatoria Educación para la Ciudadanía (EpC). Para unos, esta decisión es recusable, en cuanto implica resistencia a la aplicación de las leyes. Para otros, es una manifestación del respeto constitucional al derecho de libertad de conciencia. Tal vez la aportación de datos jurídicos pueda contribuir a aclarar el debate.

Otro interesantísimo artículo de ACEPRENSA, firmado por Rafael Navarro-Valls, también aún restringido a suscriptores.

Que no, que no llevo comisión de la agencia por suscripción...

La comunicación de la Iglesia en climas polémicos

· 0 comentarios

Convertir las controversias en oportunidades

La actividad pública de la Iglesia se desarrolla hoy en un ambiente cultural y mediático que privilegia la controversia. Este clima polémico puede ocultar el tono positivo que caracteriza a la propuesta cristiana. Sobre esos temas ha tratado un seminario internacional sobre “Comunicación de la Iglesia y cultura de la controversia”, organizado por la Facultad de Comunicación Institucional de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, de Roma. ACEPRENSA ofrece una síntesis de la intervención del prof. Marc Carroggio, que planteó algunas sugerencias sobre las dificultades y oportunidades que presentan las controversias.

El artículo es muy, muy interesante; desgraciadamente aún está restringido para suscriptores, y la web del seminario no está actualizada.

Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas