Ciudadanos del cielo

martes, 30 de octubre de 2007 · 0 comentarios

Por JUAN MANUEL DE PRADA, en ABC el 29 de octubre de 2007

DIECIOCHO de los mártires beatificados ayer apenas habían inaugurado la juventud cuando el odio segó sus vidas: contaban entre dieciséis y diecinueve años. Podemos figurarnos cómo eran: muchachos ingenuos, rústicos, que no habían conocido otros paisajes que los del pueblo que los vio nacer y los que rodeaban el convento en el que habían ingresado; muy probablemente no hubiesen leído un periódico en su vida, desde luego carecían de preferencias políticas; no sería descabellado pensar que todavía añorasen los juegos de la infancia, no sería descabellado imaginarlos pegándole patadas a una pelota de trapo en el claustro del convento, lanzándose migas en el refectorio ante la mirada desaprobatoria o condescendiente de los hermanos mayores. Habrían abandonado la casa familiar a una edad muy temprana: tal vez sus propios padres los incitaran a ello, incapaces de subvenir las necesidades de una prole demasiado copiosa; tal vez fueron ellos mismos quienes lo solicitaron, después de escuchar la prédica subyugadora de un fraile que pasó por su pueblo. Sus labios todavía no habrían aprendido a besar; pero de repente se sintieron colmados de un amor que no defrauda y decidieron entregarse a él con el tozudo entusiasmo de la adolescencia.


Lee el artículo completo



Y un día cualquiera el aire se llenó de pólvora. Los sacaron a rastras de sus celdas, los metieron a empellones en el remolque de un camión, los condujeron a una cárcel lóbrega. Al principio, no comprenderían qué estaba sucediendo; pero pronto supieron que iban a morir. Su carne se rebelaba contra ese designio: seguramente palidecieron de horror; seguramente lloraron desconsolados, recordando a la madre de la que no podrían despedirse, a la hermana que les mandaba unas cartas casi analfabetas pero preñadas de emoción; seguramente se desmayaron, con la esperanza de que aquella pesadilla se hubiese disipado cuando volviesen a recuperar la consciencia. Pero entre los escombros de su entereza asomó entonces aquel amor al que un día decidieron entregarse; asomó como una flor aterida, como una llama exangüe, para enseguida hacerse robusta, para fortalecerlos con su fuego y con su savia. Y supieron que ese amor tampoco iba a defraudarlos en aquel trance; era un amor que tenía la frescura de la hierba recién segada, la tibieza de una lumbre en una noche de invierno: los abrazaba muy delicadamente, los envolvía como una vid que entre el jazmín se va enredando, los aureolaba y enaltecía. Miraron a los ojos a los carceleros que los custodiaban; y los hicieron depositarios de ese amor, les dejaron en herencia ese amor que no defrauda.

Conocemos por relatos de testigos las últimas horas de aquellos muchachos que apenas habían inaugurado la juventud. La proximidad de la muerte no los descomponía. Oraban con más fervor que nunca: las plegarias que en alguna ocasión habían brotado de sus labios como fórmulas rituales o somnolientas adquirían de repente el temblor recién estrenado de una promesa nupcial. Comulgaban con más unción que nunca: el pan que se deshacía en su boca exorcizaba la postrera sombra, los inundaba con la luz de un blanco día que borraba los angostos muros de su prisión. Ahora ya sabían que ese amor que los había colmado en la adolescencia los anegaría más allá de la muerte, hasta fundirlos en su seno; y esperaron la muerte como los novios de antaño esperaban la noche de bodas: con estremecimiento y una muda, deslumbrada felicidad que a veces se entreveraba de inquietud, porque temían no estar a la altura de la misión que se les había encomendado. Sabemos que en aquellas últimas horas se dedicaron a confortar a sus compañeros de prisión, sabemos que repitieron aquellas palabras que Jesús dedicó al ladrón que compartía su suplicio, sabemos que caminaron hacia el patíbulo entonando cánticos de alabanza, como si acudieran a un banquete que iba a saciar para siempre su hambre de amor. Y sabemos que murieron invocando ese amor que los iba a poseer por toda la eternidad, reclamando que ese amor reinase también entre sus verdugos, reclamando que algún día pudiesen también ellos disfrutarlo en plenitud.

Ahora son ciudadanos del cielo. Y su tozudo entusiasmo de dieciséis, diecisiete, dieciocho años viene hasta nosotros, para decirnos que no estamos solos, que hay un amor que no defrauda.

¿Una verdad incómoda?

lunes, 29 de octubre de 2007 · 0 comentarios

Carta al Director de IDEAL Granada de Miguel Ángel Loma Pérez, hoy 29 de octubre de 2007

Sr. Director de IDEAL: Con su documental 'Una verdad incómoda', sobre la amenaza de un terrible cambio climático a causa de los desastres de la civilización, Al Gore, ex vicepresidente de los EE UU y reciente premio Nobel de la Paz, se ha erigido en máximo referente del ecologismo progresista; como también, en paradigma de la incoherencia, porque además de ser propietario de una empresa de zinc que contamina lo suyo, posee una excelente mansión cuyo consumo energético es veinte veces mayor que el del hogar medio norteamericano. Pese a tan modesta choza, anda el hombre de país en país difundiendo su verdad incómoda y dando conferencias como la que impartió en Canarias este verano por la módica retribución de 240.000 euros. Sobre el citado documental, un juez británico ha sentenciado que, si bien parte de cuatro hipótesis comprobadas, se incluyen nueve afirmaciones no demostradas científicamente, además de contener un claro sesgo político, una visión alarmista, exagerada y unilateral, y un tratamiento apocalíptico que sienta como dogmas afirmaciones que no han sido contrastadas o que incluso han resultado rebatidas. Es decir, que más que una verdad incómoda, lo de Gore es una verdad a medias, o una mentira, pero mentira muy rentable. Y como muestra ahí está el 'Gobierno de España' del presidente Zeta que acaba de comprar 30.000 copias del documental por 580.000 euros, para distribuirlas por todos los colegios.

Detectar auténticas verdades incómodas es algo relativamente fácil en nuestro tiempo, pero el efecto que produce su denuncia, haya o no documental de por medio, actúa en sentido adverso de lo que está sucediendo con Gore: ni premios, ni reconocimientos, ni conferencias millonarias, ni apoyos del progresismo, ni Oscar, ni Nobel de clase alguna; sino todo lo contrario. Si alguien quiere descubrir una verdad incómoda de alcance universal yo le brindo la siguiente: el macabro negocio del aborto aceptado socialmente como una conquista de la humanidad y vendido como un avanzado derecho a la salud reproductiva. Esa sí que es una verdad incómoda y de efectos devastadores con los seres humanos más indefensos, que el ecologismo progresista bendice y promociona con toda paz.

Sectarismo proabortista

domingo, 28 de octubre de 2007 · 2 comentarios

La Federación Española de Asociaciones Provida denuncia en este comunicado conjunto el sectarismo proabortista de la reunión de auspiciada por la ONU en Londres.

El Instituto de Política Familiar, junto con diversas organizaciones internacionales entregan un manifiesto a la Vicesecretaria General de Naciones Unidas denunciando el engaño

UNA COALICIÓN DE ONG´S EUROPEAS, AMERICANAS E IBEROAMERICANAS RECHAZAN EL SECTARISMO, LA MANIPULACIÓN Y EL ENGAÑO DEL CONGRESO INTERNACIONAL “LAS MUJERES DAN VIDA”

Han convertido un congreso de la vida en un congreso para la promoción del aborto y que, además, ha contado con la financiación del Ministerio español de Asuntos Exteriores

(Londres, 21 de octubre de 2007).- “Ha sido el congreso del engaño y de la manipulación. En lugar de ser un congreso sobre la Vida lo han convertido en el Congreso de la Muerte”, ha señalado Lola Velarde, presidente de la Red Europea del Instituto de Política Familiar (IPF).

Esta traición a la mujer y a su problemática ha provocado que una coalición de ONG´s europeas, americanas e iberoamericanas asistentes al Congreso, elaborásemos un manifiesto de denuncia. “Nos hemos sentido realmente engañados al transcurrir el congreso por unos derroteros que no eran los de la convocatoria” prosigue Velarde. Y lo más preocupante, es que ha sido subvencionado con dinero público entre otros de la propia Naciones Unidas y del gobierno español ya que ello denota que no solo no existe sensibilidad hacia la mujer y su problemática por dichas administraciones sino que, incluso, promocionan el aborto.

Este comunicado, concluye la presidente de la Red europea del IPF, lo hemos presentado a la Presidente del Comité Organizador del Congreso y a la ViceSecretaria general de Naciones Unidas y este lunes lo enviaremos el Ministro español de Asuntos exteriores.

Lee el comunicado


COMUNICADO AL COMITÉ ORGANIZADOR DEL CONGRESO “LA MUJER DA VIDA” (Woman deliver) (LONDRES, 20 de octubre de 2007)

ENTREGADO A: Jill Sheffield, Presidenta de Family Care Internacional y del Comité Organizador

CC: Dra. Asha-Rose Migiro, Vice Secretaria General de las Naciones Unidas y Co-Directora honorífica del Congreso

Las organizaciones abajo firmantes queremos expresar nuestra profunda decepción y malestar por el fracaso del Congreso Women Deliver en su objetivo por alcanzar la 5º Meta del Desarrollo del Milenio, que consiste en la reducción de la mortalidad materna.

Los Delegados hemos sido invitados a asistir a un Congreso Internacional para analizar las causas, prevención y tratamiento de las complicaciones durante el embarazo y el parto que han causado la muerte de tantas mujeres, particularmente en países en vías de desarrollo, y a buscar soluciones eficaces a este grave problema.

Lamentablemente, la agenda en este Congreso ha estado tan sesgada ideológicamente hacia la promoción del aborto, que las verdaderas necesidades de atención a la salud materna e infantil han sido ignoradas en las sesiones plenarias y han estado escasamente presentes en los paneles de discusión.

Numerosos informes de Naciones Unidas como el “The World’s Women 2005: Progress in Statistics”, han concluido que no hay datos rigurosos disponibles sobre el índice de mortalidad materna, aborto incluido, especialmente en los países en vías de desarrollo. Por lo tanto la presentación, como un hecho indiscutible, de datos sin fundamento sobre el aborto ilegal sólo puede ser interpretada como un intento deliberado de manipular a los asistentes al Congreso y a la comunidad internacional.

El asegurar que los “abortos no seguros” son sólo aquellos que son ilegales o encubiertos (y deducir, consecuentemente, que el aborto legal es seguro) es al mismo tiempo engañoso y científicamente erróneo. El hecho de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no esté recopilando información acerca de la mortalidad relacionada con los abortos legales es totalmente inaceptable, si es que existe un verdadero compromiso por contar con estadísticas basadas en datos precisos y significativos.

Las afirmaciones escuchadas en el Congreso respecto a que las mejoras en la tasa de mortalidad materna dependen de la promoción del aborto legal no sólo son falsas, sino que además desvían la atención de la necesidad urgente del acceso a una atención sanitaria básica, atención especializada en los partos y emergencias obstétricas.

Por lo tanto, nos oponemos al hecho de que:

- Miembros del Comité Organizador, incluyendo la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF) y Marie Stopes Internacional, que tienen intereses económicos en la provisión del aborto, hayan utilizado este Congreso para promover su propia agenda y extender el aborto en los países en vías de desarrollo.

- El Comité Organizador ha intentado generar un falso consenso en torno a ideas preconcebidas para asegurar que solamente aquellos puntos de vista que refuerzan dichas ideas estuvieran representados en el congreso.

- El Congreso ha dejado de lado los principales temas relacionados con la mortalidad materna (condiciones básicas de salud, acceso a las vacunas, agua potable, salubridad, nutrición básica, atención primaria médica en el periodo post y peri natal, fístula, mutilación genital femenina, hemorragias, preclampsia…) Este abandono es un serio acto de negligencia que conduce no sólo a continuar sino a aumentar los riesgos asociados a la salud materna.

Hacemos un llamamiento a los organizadores y colaboradores en el Congreso a centrarse en el cuidado de la salud básica, la atención especializada y obstétrica de emergencia, que han sido la clave en la disminución de la mortalidad materna en los países desarrollados, en lugar de explotar la tragedia de la mortalidad materna para promover un supuesto derecho al aborto.

Organizaciones firmantes:

• INSTITUTO DE POLÍTICA FAMILIAR (IPF), ECOSOC estatus consultivo en Naciones Unidas.
• CONCERNED WOMEN OF AMERICA (CWA), ECOSOC estatus consultivo en Naciones Unidas.
• MATERCARE INTERNATIONAL (MCI), ECOSOC estatus consultivo en Naciones Unidas.
• WORLD FEDERATION OF CATHOLIC MEDICAL ASSOCIATIONS (FIAMC), ECOSOC estatus consultivo en Naciones Unidas.
• UNITED FAMILIES INTERNATIONAL (UFI), ECOSOC estatus consultivo en Naciones Unidas.
• SOCIETY FOR THE PROTECTION OF THE UNBORN CHILDREN (SPUC), ECOSOC estatus consultivo en Naciones Unidas.
• WORLD UNION OF CATHOLIC WOMEN’S ORGANISATIONS (WUCWO), ECOSOC estatus consultivo en Naciones Unidas.
• FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE ASOCIACIONES PROVIDA, ECOSOC estatus consultivo en Naciones Unidas.
• CATHOLIC FAMILY AND HUMAN RIGHTS INSTITUTE (C-FAM)
• AMERICAN ASOCIATION OF PROLIFE OBSTETRITIANS AND GINECOLOGISTS (AAPLOG)
• INSTITUTO MUJER Y VIDA, España
• COMITÉ NACIONAL PROVIDA DE MEXICO, A.C.
• SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA DE MÉXICO, A.C.
• CULTURA DE LA VIDA DE MÉXICO, A.C.

Los mártires no son de un bando

sábado, 27 de octubre de 2007 · 0 comentarios

Entrevista a VICENTE CÁRCEL ORTÍ, sacerdote e historiador especializado en la Guerra Civil

Cree que la jerarquía católica «no tiene que pedir perdón» y niega que sólo recuerde los muertos de un bando

Por Ínigo Domínguez en IDEAL Granada, hoy 27 de octubre de 2007

Vicente Cárcel Ortí, valenciano de 67 años, es el historiador que ha presentado en Roma este mes, junto a Juan Antonio Martínez Camino, secretario general de la Conferencia Episcopal Española, la beatificación de 498 mártires de la Guerra Civil. La ceremonia se celebra mañana en San Pedro rodeada de devoción y polémica. Cárcel, afincado en Roma, experto en Historia de la Iglesia Contemporánea, está especializado en la persecución religiosa de ese periodo y es una de las voces más autorizadas de la Iglesia en este campo.

-¿Por qué cree que no debe ser polémica la ceremonia de mañana?

-Porque esto empezó hace 20 años con Juan Pablo II y ahora es un grupo más, que llama la atención porque es más numeroso. Habrá más, porque hay otros 2.000 en preparación, será dentro de seis o siete años. Hay unos 10.000 mártires, pero de muchos faltan datos.

-Parte de las discusiones nacen de la postura de la Iglesia en la guerra.

-Hoy pesa mucho la historia posterior, sabemos cómo terminó la película. La actitud de la Iglesia fue de respeto total a la República. El Papa la reconoce, pues es el régimen legítimo de España. La misma tesis que aplicará después con Franco: este señor ha ganado una guerra, pues es el que manda. Es la política de siempre de la Santa Sede, pragmatismo total.

De un bando

-Pero la Iglesia española reconoce el bando de Franco en 1937 y el Papa, al año siguiente.

-La jerarquía no lo reconoce, es una carta colectiva del 1 de julio de 1937, cuando ya han sido asesinados 6.000 sacerdotes. De ella se deduce que están en un bando. Era una guerra: o estás con uno o con otro, pero en aquel momento no se sabía quién iba a ganar. El Vaticano lo intentó hasta que pudo, manteniendo las relaciones y dando largas a Franco. Es un dualismo más aparente que real. El cardenal Tarancón en sus memorias dice que la Iglesia no tenía más remedio que ser beligerante, no podía estar con los que la mataban.


Lee la entrevista completa



-Pero hubo dos obispos que no firmaron, Mújica en Vitoria y Vidal y Barraquer en Tarragona.

-Por supuesto, pero estaban totalmente de acuerdo con la carta, y lo dejan escrito y los dos son franquistas hasta la médula. Y aparecen ahora las cartas al cardenal Pacelli de Vidal y Barraquer diciendo: «Estoy deseando que la guerra la gane Franco». Y Mújica tiene una razón más fuerte, que los nacionales han matado a 16 sacerdotes vascos, algo por supuesto condenable. Estaban entre los reprimidos, implicados de alguna forma, incluso Mújica les había dicho que no se metieran en líos políticos. Los fusilan, no porque son sacerdotes, sino porque están metidos en líos políticos. Cuando el Papa se enteró le dijo a Franco que eso no volviera a repetirse, y no volvió a repetirse.

-Estos casos son los que se suele citar para reprochar a la Iglesia que no considere igual a todos sus muertos de la guerra. ¿Por qué no habla también de ellos?

-Cuando se habla de mártires no se habla de los reprimidos políticos, ni de los caídos en guerra. El mártir no empuña las armas, no tiene ideología. Los mártires aparecen en sus biografías limpios de compromiso ideológico. Segundo, les persiguen por lo que son, por ser el cura del pueblo, monja,... Tercero, mueren por la fe, perdonando. Si los sacerdotes vascos murieron por un ideal que la Iglesia considera justo y se demuestra en un proceso yo creo que no tendría ningún problema en reconocerlo. No son mártires porque ni siquiera nadie lo ha abierto.

Con la monarquía

-¿De donde cree que salía todo aquel odio a la Iglesia?

-De la alianza secular de la Iglesia con la monarquía, desde los Reyes Católicos. La monarquía era todo lo malo y la Iglesia, que está unida a ella, también: la incultura, el retraso... La Iglesia estaba vinculada al poder político, que es lo peor que le ha pasado siempre. Explota un anticlericalismo porque había mucho clericalismo.

-¿Qué piensa al ver las fotos de obispos haciendo el saludo fascista?

-Eso era lo típico de aquella época, lo hacían en todas partes. Pero eso es después, ahora hablamos de los que matan en el 36. Incluso la palabra 'cruzada', de la que tanto se ha hablado, los obispos no la usaron jamás, y en la carta del 37 sólo la usaron para negar que la guerra fuera una cruzada.

-Pero la Iglesia, hoy, mira hacia atrás y ve todo el conjunto. Los mártires y esas fotos. ¿Debería pedir perdón por lo que pasó después?

-¿La Iglesia tiene que pedir perdón porque le han matado 10.000 personas? ¿De qué tiene que pedir perdón? ¿De que quizá no hizo cosas que debía haber hecho? Ya lo pidieron los obispos en 1986, en el documento de la Conferencia Episcopal, una declaración solemne diciendo: pedimos perdón porque no siempre fuimos testigos de reconciliación, de amor... pero eso son palabras que quedan en el viento y no sirven para nada.

-A lo mejor sí sirven en este momento.

-Lo de este momento es política. El político no es nadie para hacer la Historia. No todo lo bueno está en un sitio y todo lo malo está en otro. Digo todo esto por la Ley de Memoria Histórica, es totalmente política, no sirve para nada.

Mártires republicanos

-Entonces, ¿no hay mártires en el bando republicano?

-No lo sé. Más bien habrá víctimas de la represión o caídos en la guerra. Mártir es un término griego preciso para quien testimonia su fe. Si los hay son mártires, claro.

-Usted investiga en los archivos vaticanos. ¿Pueden salir datos nuevos?

-Lo fundamental ha salido ya. Lo que sale ahora es que muchas personas que estaban escondidas o tapadas descubres lo que verdaderamente pensaban. Por ejemplo del padre Arrupe, el famoso general de los jesuitas, hay unas cartas que demuestran que, bueno, Franco se queda corto a su lado. Él estaba en EE UU, le llegaban noticias sobre el asesinato de sus hermanos jesuitas, pero claro, era el padre Arrupe con 25 ó 30 años, no el que hemos conocido después. O el arzobispo de Tarragona, Vidal y Barraquer; en las cartas a Pacelli dice que quisiera manifestarle al general Franco que estaba con él... Eso lo dices en Cataluña y te comen. Pero está en los archivos.

-Es hasta cierto punto justificable que la Iglesia, en la guerra, apoyara a Franco. ¿Pero el apoyo al régimen durante 40 años?

-Aquello era una dictadura. Y la Iglesia vive amordazada por el propio régimen. ¿Y qué iba a hacer? ¿Rebelarse contra quien la había salvado y que la podía perseguir otra vez? Es muy complicado. Yo, que no viví esa época, no lo entiendo y ahora considero que la Iglesia debería haber alzado la voz contra el régimen, pero no lo hizo. ¿Qué quiere qué le diga? La Iglesia durante el franquismo estuvo metida hasta el cuello, es así.

-¿Puede contar una de las 498 historias de los mártires de mañana?

-La de un seminarista de Barcelona de 16 años. Ya me dirá esa criatura qué tenía que ver con la derecha o la izquierda. Hay un caso horroroso en Valencia: una catequista embarazada de nueve meses, la atan a un árbol, la abren en canal y fusilan a ella y al crío. Su proceso está en marcha, no está en el grupo.

-La anterior beatificación en masa de mártires de la Guerra Civil fue en 2001, fue oficiada por Juan Pablo II y no abrió ningún debate en España. ¿Qué ha cambiado?

-No lo sé, el clima político. Yo vivo en Roma y veo las cosas con distancia. Dicen que Zapatero quiere suprimir los acuerdos de Iglesia y Estado. ¿Sabe lo que le digo? Que me parece muy bien. En EE UU y Francia funciona. La Iglesia, cuanto menos poder tenga y más libre sea, más credibilidad tendrá.

La gran mentira

viernes, 26 de octubre de 2007 · 0 comentarios

Por Martha Morales, recivido de Provida Valencia

La gran mentira de nuestro tiempo es que los condones y la “educación sexual” son la respuesta al problema del embarazo adolescente y el modo de evitar las enfermedades de transmisión sexual. Por el contrario, la “educación sexual” que se pretende impartir es parte del problema, y no parte de la solución.

La mayor parte del contenido que se transmite en las clases de “educación sexual oficial”, no es científica ni médica sino ideológica. Mina la autoridad paterna y los valores tradicionales. Se les repite obsesivamente que las decisiones personales se basan en los sentimientos propios, no en lo que es racional o razonable, sino en lo que “sientes”.

Tratan de desproteger el sentido del pudor y de la vergüenza, de inhibir las reservas que todo individuo tiene para cuidar su intimidad. Se burlan de todo sentido de honor y de dignidad personal. Se hacen preguntas sobre la vida íntima de los participantes y se les expone material gráfico para que sea posteriormente discutido.

Lee el artículo completo



Nadie se debe sorprender que esas clases de educación sexual no reduzcan la actividad sexual, sino que más bien la impulsan, y aumenta el embarazo adolescente. El condón da un falso sentido de seguridad, la realidad es que es peligroso tener relaciones sexuales fuera del matrimonio. El hecho de que las clases de “educación sexual amplia” lleven a que se incremente la actividad sexual y el embarazo adolescente, les lleva a decir que eso muestra que la abstinencia sexual es poco realista. Los hechos no cuadran con sus dogmas. La gente inteligente no usa condón, vive lo que es seguro: la continencia. La realidad es que los jóvenes siempre han tenido actividad hormonal, casi siempre se han podido controlar y, en suma, entienden bien los mensajes de castidad..., cuando no están maleados.

Los padres deben saber que sus hijos son sometidos a una gran presión para que tengan relaciones prematrimoniales. En casa se aprende a decir “si me amas, sabrás esperar”, y sabrán vencer a no involucrarse físicamente en relaciones íntimas. La influencia familiar es prioritaria en este tema. Lo que más le pesa a un joven es lo que sus padres piensen y esto es más efectivo que los condones y las clínicas.

Está comprobado que los condones usados por los adolescentes fallan en un 20% de los casos. Ahora quieren hacer el aborto legal y a libre demanda, para quedar bien con las políticas internacionales, aunque se llegue a debilitar al pueblo. “La pobreza o la riqueza de un pueblo está en su sexualidad, en qué tan sana es”, dice Patrick Fagan.

En Minnesota (Estados Unidos), las clínicas abortivas solicitan el permiso explícito de los padres de familia para proceder; con esa medida el embarazo y el aborto adolescente han declinado (Thomas Sowell, Hoover Institution in Stanford, Calif.).

Se dice que hay explosión demográfica, cuando lo que hay es implosión demográfica. No somos muchos los habitantes de este mundo. El mundo tiene la capacidad de dar alimento a 50 mil millones de personas y apenas somos 6 mil millones.

Quieren inventarse derechos

Quieren meternos en la cabeza que el aborto es un derecho de la mujer y que los jóvenes tiene derecho al placer. El joven tiene derecho a la felicidad verdadera y estable –aunque siempre habrá sus más y sus menos-, no al placer inmediato y fugaz que dan el sexo o las drogas.

Todo niño tiene derecho a la guía y orientación de sus padres para que no busquen en la calle lo que no encuentran en casa. Padres: ¡Salven a sus hijos! Dedíquenles tiempo, cariño y denles reglas: ellos las piden a gritos.

En el programa para secundaria –en la parte de Comentarios y sugerencias- se habla del “derecho al placer”. No existe tal derecho. Es un invento que la ONU quiso introducir en la Conferencia de Población+5 de la Haya, pero no se aceptó.

Los términos "derechos sexuales” y "orientación sexual", lo mismo que la anticoncepción de emergencia no han sido aprobados por las conferencias de la ONU. Esto es lo que tiene más peso a la hora de argumentar. Algunas ONGs, algunos homosexuales y abortistas se mueven como si fuesen términos ya aprobados. Quieren ir por delante a la ONU haciéndonos creer que la seguimos (algo muy parecido a lo que pasó con la guerra de Irak). Es, como digo, una gran mentira.

Negacionismo climático

jueves, 25 de octubre de 2007 · 0 comentarios

Vaya por delante que aún no tengo muy clara mi postura ante el llamado cambio climático, porque los datos científicos arrojan muchas dudas al respecto: que el planeta esté calentándose, que -en su caso- eso sea o no perjudicial, que de ser real y perjudicial cuáles sean las causas, y determinadas las causas, cuáles sean las soluciones.

En cualquier caso, considero que la existencia de ecologistas extremistas siempre viene bien para que prestemos algo de atención al medio ambiente -y siempre que no se les haga demasiado caso-, porque de otra forma no haríamos nada; y me parece fantástico que se tomen medidas para consumir y contaminar menos, porque no sólo preserva el ecosistema sino también la dignidad humana.

Pero ¿qué quieren que les diga? Cuando veo y leo las poses y las palabras de los apóstoles de la amenaza climática, siento la reacción instintiva de temerme lo peor. Basta ver a la ONU y a los Premios Nobel de la mano para tener la certeza de que van a combatir el cambio climático a base de control de la población, es decir, matando personas.
Lo más reciente es la labor proselitista de Al Gore, esa especie de Dalai Lama laico, al que el periódico más influyente de mi atribulado país dedicaba ayer portada y doble página central bajo los titulares "La ciencia aún tiene enemigos" y "Al Gore, contra los negacionistas".

Ambos titulares tienen toda la intención del mundo, pero es el segundo el que más me llama la atención (el primero responde a un discurso ya antiguo). Como sabrán, el "negacionismo" -palabrita inexistente en el DRAE que manejo-, se inventó el siglo pasado para designar a cuantos ponen en duda la veracidad o relevancia histórica del holocausto judío, constituyendo un delito en algunos países y un mal absoluto en el resto en los que impere la corrección política. Por eso, tildar de "negacionistas" a los que dudan o se oponen al discurso de Gore sobre el cambio climático persigue condenarlos al desprecio cósmico y, eventualmente, a la cárcel. Una vez más, pensamiento único, represión del disidente.

Estos temores y estas actitudes, ver quién se sube con fervor al carro, es lo que me lleva a recelar de esta nueva fe y a ponerme en el bando contrario, consciente de que va a caer sobre mí toda la ignominia y quien sabe si, cualquier día, la policía climática. A ver si por lo menos Exxon-Mobil me patrocina un poquito...

Por cierto, y dicho sea de paso, como curiosidad, basta pasar a la página anterior a las del reportaje central del periódico más influyente de mi atribulado país, para encontrarse con un artículo a toda página titulado "La bomba demográfica".

¿Casualidad?

Los objetores acosados

miércoles, 24 de octubre de 2007 · 0 comentarios

El Departamento de Comunicación de la plataforma cívica “Profesionales por la Ética”, ha elaborado un amplio reportaje en el que muestra cómo se ejerce una sistemática persecución de algunos objetores de conciencia que se oponen a la asignatura de “Educación para la Ciudadanía”. Por su interés, lo recogemos en su integridad:

“María C. es una madre de Jaén que ha presentado objeción de conciencia en el Instituto de Enseñanza Secundaria para que su hijo no curse la polémica asignatura Educación para la Ciudadanía (EPC) en 3º de ESO. El primer día de clase, el jefe de estudios le llamó y le dijo que si su hijo no entraba a clase de EPC ella tendría que ir a buscarlo porque en el centro no podía permanecer. Ante la firme postura de María, defendiendo su derecho a objetar, el chico permaneció en el pasillo mientras la Junta de Andalucía acosaba a la madre solicitándole que acreditara “la representación legal de su hijo”, detalle tragicómico si consideramos que el chico

En Barcelona, un grupo de padres ha recibido notificación de la Generalidad “desestimando” sus escritos de objeción de conciencia; el gobierno catalán se arrogaba así un poder absoluto que no tiene porque la libertad de conciencia es un derecho constitucional y no depende de ninguna otra instancia. La Generalidad, al igual que la Junta de Andalucía y el propio Gobierno de España, ya ha advertido que los alumnos cuyos padres han objetado frente a EPC “serán suspendidos”.

Lee el artículo completo.

La pandemia del relativismo moral

· 0 comentarios

Por Luis Sánchez de Movellán, en Análisis Digital.

El relativismo moral, impulsado en Occidente, en general, y en España, en particular, por una obsoleta y reaccionaria neoideología soixante-huitard, se manifiesta como el origen de problemas planteados a unas sociedades que tienen otras prioridades. Y así se lanza a la consideración pública la «necesidad» de ampliar los supuestos del aborto, impulsar «piadosamente» la eutanasia activa, implantar la «higiénica» eugenesia, promocionar y normalizar la homosexualidad a través del «matrimonio» entre personas del mismo sexo, posibilitar la deconstrucción de la familia y azuzar posturas y ademanes laicistas y anticlericales contra la religión y la Iglesia católica. La ausencia de preocupación por el bien común y las agresiones constantes y salvajes contra pilares básicos de la sociedad intentan crear una sociedad sin Dios, sin familias, sin religión y sin Patria.

Lee el artículo completo.

Moral laica

· 2 comentarios

Por Alfonso Aguiló, en Hacer Familia, octubre de 2001

Muchos padres y educadores están preocupados por la educación moral de sus hijos, alumnos, etc. Ven que bastantes de sus actuales problemas tienen la raíz en una deficiente o insuficiente formación básica en las convicciones morales, criterios de conducta, ideales de vida, valores, etc. Pero lo que más me llama la atención es que bastantes de esos padres y educadores, aun considerándose buenos creyentes, apenas cuentan con la fe a la hora de educar, y eso me parece un error de graves consecuencias.

Es cierto que se puede tener una moral muy exigente sin creer en Dios. Y también es cierto que existen personas de gran rectitud moral que no son creyentes. Y es verdad se pueden encontrar doctrinas éticas respetables que excluyen la fe. Pero no veo que ninguna de esas razones haga aconsejable que una persona creyente eduque a sus hijos como si no tuviera fe, o que ignore la importancia que tiene la religión en la educación moral de cualquier persona.

Lee el artículo completo.

¿Qué hay detrás de la EpC?

sábado, 20 de octubre de 2007 · 3 comentarios



Querido/a amigo/a:

Como sabes, para defender Educación para la Ciudadanía (EpC), Zapatero y sus adláteres suelen aducir que la asignatura fue diseñada para transmitir en exclusiva los contenidos de la Constitución y los Derechos humanos. Alejandro Campoy ha demostrado, una vez más, que ZP, simple y llanamente, miente.

No sólo el temario no tiene nada que ver con la Constitución (vídeo: la de 1979, según las Juventudes Socialistas). Alejandro ha demostrado que la asignatura coincide al 95% con el programa electoral con el que se presentó el PSOE a las últimas elecciones generales y con algunas de las principales medidas y legislaciones adoptadas a iniciativa de Zapatero.

Para bajarte el análisis comparativo entre el programa de uno de los manuales de EpC (Octaedro) y el programa del PSOE, pincha AQUÍ.

Con la asignatura de EpC, Zapatero quiere imponer sobre el 100% de los niños, de forma obligatoria (o sea, totalitaria), su programa electoral.

Repasando el cuadro comparativo, sobran las palabras: EpC es puro adoctrinamiento ideológico. Una nueva demostración de la razón que asiste a los padres objetores a la asignatura.

Ignacio Arsuaga y todo el Equipo de HO (y este bloguero)

La sangre del pelícano

· 3 comentarios

Acabo de terminar de leer La sangre del pelícano, de Miguel Aranguren; hacía tiempo que no despachaba un libro a tanta velocidad: ojo, es adictivo. Esta es mi opinión:

Novela de intriga policíaco-apocalíptica, trepidante y contundente, que no hay forma de parar de leer. Recuerda a El Padre Elías, pero los elementos discursivos son mucho más breves -aunque igualmente acertados- y la historia es original.

Presenta una lucha cuerpo a cuerpo entre el bien y el mal: monjas, sacerdotes, obispos, policías, santones, periodistas, famosos, políticos... abocados a una aceleración endemoniada de los tiempos actuales.

Hay una amplia galería de personajes, todos consistentes y sometidos a situaciones extremas de maldad y bondad, pecado y redención, duda y certeza. Acción sin respiro que deja poco espacio al humor, aunque sí a la humanidad, especialmente en la relación entre los dos protagonistas principales, el tosco y entrañable comisario Monticone y el atormentado párroco Albertino Guiotta.

No hay concesiones, los hechos son duros, las situaciones perfectamente verosímiles, incluso referidas a hechos históricos. La trama tiene su intríngulis al ir saltando de Roma a Cantón, Granada, Nueva York, París, El Vaticano; pero nunca se pierde el hilo, siempre hay la oportuna explicación, sin hacer trampa al lector, aunque sí se le mantiene constantemente en vilo.

478 páginas sin desperdicio, que se leen de un tirón y son -a mi parecer- muy, muy recomendables.

Blog Action Day: resultado final

miércoles, 17 de octubre de 2007 · 0 comentarios

Esto es lo que hemos conseguido:




20.603 Blogs participantes
23.327 Blog posts (Google Blog Search)
14.631,038 Lectores RSS
19 de los Top 100 blogs de Technorati.

El gráfico muestra la frecuencia de aparición de los términos en la blogosfera, cortesía de BlogTrends. El adicional "Blog Action Day" fue la búsqueda principal en Technorati y la etiqueta del día:



Más detalles en blogactionday.org

Bolg Action Day

lunes, 15 de octubre de 2007 · 0 comentarios

Hoy, 15 de Octubre, es el Día de Acción del blog, y el tema de este año es el medio ambiente.

Precisamente esta semana hemos sabido que han otorgado el Premio Nobel a Al Gore y su gente, dedicados al nuevo mesianismo del Cambio Climático. Uno, que tiene sus lecturas, recela de este tipo de causas globales -el Nobel no ha hecho más aumentar el recelo-, porque temo la siguiente secuencia: el planeta Tierra se está calentando, esto es fatal para el planeta, el Hombre es el causante del calentamiento, limitemos el número de Hombres.

Por eso aprovecho la ocasión para rescatar el artículo Datos y prejuicios sobre el cambio climático, firmado por Emilio Chuvieco en ACEPRENSA, de 7 de febrero de 2007, para ayudar a no dejarse llevar por alarmismos, manipulaciones e intereses ocultos que acaben, como suele suceder, en un baño de sangre.

Lee el artículo completo

Bloggers Unite - Blog Action Day
Datos y prejuicios sobre el cambio climático
"Una verdad incómoda"
Firmado por Emilio Chuvieco, en ACEPRENSA 7 Febrero 2007

Un invierno relativamente caluroso, no solo en España sino en otros países de clima templado, ha coincidido con el estreno del documental "Una verdad incómoda" ("An Inconvenient Truth") de Al Gore sobre el cambio climático, trayendo con más fuerza a la actualidad el debate sobre los efectos de la actividad humana en el equilibrio ambiental del planeta. El tercer informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) –presentado la semana pasada– aporta nuevas pruebas del calentamiento terrestre.


La película-documental que nos brinda Al Gore, vicepresidente de EE.UU. durante el mandato de Clinton, es fruto de las múltiples conferencias que sobre este tema ha impartido en muy variados lugares del mundo. La idea surgió tras realizar una de esas presentaciones en la ciudad de Los Ángeles. Algunos de los asistentes formaban parte de la industria del cine, y le propusieron realizar un documental profesional con el guión de sus ideas. El fruto es, a mi juicio, una película didáctica, bien documentada, y que presenta el tema de modo bastante accesible y, en general, libre de un tono excesivamente catastrofista, si bien puede dar esa impresión en algunos momentos.

A mi modo de ver, lo más criticable del film resulta una cierta mezcla entre el problema en sí y la biografía del autor, que por un lado le da mayor cercanía al espectador, pero por otro tiene el riesgo de mover el tema hacia la arena política, introduciendo en el debate un sesgo que es en buena parte responsable de la actitud que la sociedad de Estados Unidos tiene ante el cambio climático.

No podemos olvidar que ni en ese país, ni en casi ninguno, es fácil diferenciar el juicio sobre una determinada propuesta y nuestra opinión sobre el partido político que la formula; así, mientras los simpatizantes demócratas aceptan las medidas para paliar el calentamiento global del planeta con pocas discusiones, muchos republicanos, a veces con la misma superficialidad, las rechazan sin mayores quebraderos de cabeza. El consabido: "no creo en el cambio climático" de muchas personas suele estar relacionado con sus simpatías políticas, aunque afortunadamente en EE.UU. –y ojalá ocurriera también en España, en este tema y en otros– siempre hay voces críticas con su propio partido que toman posturas más personales, como es el caso del recientemente reelegido gobernador republicano de California, Arnold Schwarzenegger, que no tiene inconveniente en apoyar las medidas para reducir emisiones que tanto se empeña en negar su presidente.

Tiempo y clima
El término "cambio climático" se refiere a la transformación del clima global del planeta como consecuencia de la actividad humana. El término "clima" implica considerar las tendencias para una serie larga de años de las variables atmosféricas (temperatura, precipitación, viento, etc.) de un determinado lugar. El clima no cambia todos los días, el tiempo sí. Decimos que el clima de la mayor parte de España es mediterráneo para indicar una serie de rasgos que son comunes al interior y la costa sur y este del país: inviernos fríos y secos, primaveras y otoños lluviosos, y veranos secos. Esto lo diferencia de otros climas, como por ejemplo el tropical, donde no hay inviernos fríos, o el oceánico, donde sigue lloviendo en verano. Lógicamente, esto no quiere decir que todos y cada uno de los veranos mediterráneos sean secos, ni que haya cambiado el clima del país porque un verano llueva. Se trata de series largas, al menos de 30 años, y es en esa perspectiva donde las características de la atmósfera se pueden considerar particulares.

Ahora bien, si lo consideramos a escala geológica (de miles a cientos de miles de años), el clima de un determinado lugar del planeta se puede considerar bastante cambiante. Analizando el tipo de anillos de los árboles, las características de los sedimentos, del polen, o del hielo depositado en los casquetes polares, podemos reconstruir variaciones de temperatura y precipitación que nos indican una sucesión de ciclos climáticos. Sabemos que ha habido varios periodos glaciares e interglaciares –por ejemplo, en el que nos encontramos–, y conocemos también algunos factores que pueden explicar esas variaciones del clima: alteraciones de la órbita terrestre, manchas solares, meteoritos, etc.

Calentamiento acelerado
Si el clima es cambiante y hay factores naturales que lo explican, parece lógico preguntarse, por qué se plantea un debate de tanto alcance sobre este tema, y por qué tiene un impacto tan destacado. La respuesta se relaciona con la magnitud de los cambios que observamos, y con la importancia previsible de sus efectos.

A partir de termómetros, dendrocronología y registros en hielo o corales, podemos calcular la variación anual de las temperaturas desde hace aproximadamente mil años. Considerando valores promedio y tendencias cíclicas, ya que –como es lógico– existe una gran variedad en las fuentes, la temperatura promedio anual del planeta ha estado habitualmente entre 0,1 y 0,5º C por debajo de la media de la serie 1930-1960; en cambio, muestra una tendencia creciente en las últimas décadas, situándose actualmente 1º C por encima de los promedios históricos. Si tenemos en cuenta únicamente la serie sobre la que tenemos mediciones más precisas de temperatura (de 1880 al presente), la tendencia se confirma, ya que la temperatura media actual es entre 0,6 y 1º C superior a la observada en el periodo 1880-1910.


En definitiva, en las últimas décadas, se viene observando con mayor claridad una tendencia global al calentamiento del planeta, que no parece relacionarse con ningún factor natural conocido. Además, sabemos con claridad que un factor de origen humano directamente relacionado con ese proceso –la emisión de gases de efecto invernadero– está creciendo a una velocidad vertiginosa.

En consecuencia, observamos un fenómeno y –con las lógicas incertidumbres respecto a un proceso tan complejo– conocemos sus causas. El impacto previsible de este fenómeno sería suficientemente considerable como para tomar medidas urgentes, pero chocamos con que esas medidas afectarán a nuestro actual modelo económico, y ahí viene la resistencia a aceptarlo o la tendencia a retrasar las soluciones. El coste de esas soluciones será alto, indudablemente, pero conviene preguntarse si a larga será más costoso no hacer nada. Analicemos con más detalle los términos del problema para entender hasta qué punto son necesarias y urgentes esas medidas.

El caso del ozono
Algunas personas confunden el problema del calentamiento del planeta con el de la capa de ozono, indicando que ya parece resuelto. En realidad no tienen una relación directa, aunque ambos están asociados con nuestro impacto en las condiciones de la atmósfera. El ozono es un gas que se encuentra situado principalmente en dos capas de la atmósfera, a baja altura (troposfera) y a gran altura (estratosfera): en el primer caso es producido por la combustión industrial y tiene efectos bastante dañinos para la respiración de los seres vivos, incluidos los humanos. En el segundo caso, es un filtro protector de la radiación ultravioleta, que nos afectaría gravemente en ausencia de ese gas.

La observación del adelgazamiento de la capa de ozono estratosférico en los años setenta dio lugar a una serie de proyectos de investigación para encontrar las causas. Se comprobó que el ozono era disuelto por unos gases (los CFC) que se usaban en la fabricación de refrigerantes, y tras un acuerdo global (en Montreal, 1987), se fueron eliminando progresivamente. En ese caso, nadie se mostró cauteloso sobre la existencia o no del agujero de ozono, ni se dudó mucho de la causa, comprobada experimentalmente, ni se propuso posponer las decisiones para confirmar los remedios: los líderes políticos siguieron a los científicos y un problema potencialmente muy grave está ahora en vías claras de solución, aunque todavía sigue siendo preocupante.

No parece que hayamos adoptado la misma actitud con el calentamiento del planeta, donde sigue habiendo escépticos que se niegan a aceptar el hecho, a entender las causas, a prever las consecuencias, y en definitiva a tomar las decisiones que permitan aliviarlo en el futuro.

Las críticas más directas se orientan a EE.UU., el primer país emisor, que firmó pero no ratificó el acuerdo de Kioto. Junto con Australia, son las únicas naciones industrializadas que no aplican este convenio internacional, si bien otras –como España– lo ratificaron efusivamente, pero distan mucho de cumplirlo. A los países en desarrollo, el protocolo de Kioto no les afectaba directamente, pues se les permitía aumentar sus emisiones para garantizar un mayor crecimiento económico; pero les afectará en un futuro inmediato ante el gran impacto que está teniendo el desarrollo industrial y el transporte en algunos de ellos, China y la India, principalmente.

Fenómenos insólitos
Antes indicamos que las estimaciones sitúan el calentamiento entre 0,6 y 1º C sobre las medias históricas, lo que puede parecer de poca importancia. Sin embargo, conviene saber que se trata de valores promedio que esconden incrementos mayores en otros lugares, por encima de 3º C para las zonas más frías del hemisferio norte.

Algunos fenómenos detectados recientemente confirman esa tendencia al calentamiento: en los últimos diez años hemos observado algunos de los más calurosos desde que existen registros de temperatura; se percibe un retroceso generalizado de los glaciares de montaña, en todas las latitudes, y en zonas boreales se ha comprobado un aumento de los incendios y de la duración del ciclo vegetativo. Las previsiones apuntan a un mayor incremento de la temperatura en las próximas tres décadas, entre 1,8 y 4º C de promedio, según el último informe del IPCC.

Causas, efectos y remedios
Conocemos estos datos, y también conocemos sus posibles causas. En función de la temperatura radiativa del sol, la Tierra recibe con mayor intensidad esa radiación en el rango de 0,45 a 0,55 micrómetros. Esto es lo que llamamos radiación solar de onda corta. Ese flujo ilumina y calienta la superficie terrestre, que a su vez emite radiación de onda larga en función de su temperatura. Los gases de efecto invernadero (principalmente el dióxido de carbono –CO2–, vapor de agua, monóxido de carbono –CO– y metano –CH4–) permiten el paso de la radiación de onda corta, pero atrapan la de onda larga (similar efecto al del plástico o el cristal traslúcido), facilitando así que la Tierra esté a una temperatura mucho más alta (unos 33º C más) de la que tendría en ausencia de esa capa protectora. Por tanto, el efecto invernadero es clave para que exista vegetación en la Tierra.

Ahora bien, si incrementamos la concentración de esos gases, aumenta también la temperatura terrestre, en proporción mayor a la que el equilibrio natural nos proporciona. En concreto, la concentración de CO2 que se viene observando en la superficie terrestre, incluidos los registros en capas de hielo, no superó las 290 ppm (partes por millón) desde hace 450.000 años hasta 1960, pasando desde entonces a incrementarse notablemente hasta las 360 ppm que medimos ahora. El origen es sin duda el uso de los combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas, etc.) para el transporte, la industria o el hogar, agravado por la pérdida de bosques que funcionaban como sumideros de ese carbono emitido a la atmósfera. En consecuencia, para reducir ese efecto de calentamiento, la solución pasa por reducir las emisiones de estos gases y por frenar la deforestación.

¿Qué lleva consigo reducir las emisiones? En pocas palabras: o bien consumir menos energía, cambiando nuestra forma de vida (menos transporte individual, calefacción y refrigeración más eficientes) o buscar nuevas fuentes de energía que reemplacen a los combustibles fósiles (biomasa, nuclear, hidroeléctrica, solar, eólica, etc.). En resumen, ahorrar por un lado, y buscar alternativas técnicas por otro.

Efectos previsibles
¿Compensa hacer el esfuerzo? Parece obvio que compensa si demostramos que los efectos de ese calentamiento son más graves que los remedios que se proponen. Los efectos son de distinto impacto, en función de las hipótesis de los modelos que se manejan, ya que todavía hay gran incertidumbre en algunas variables. Pueden ser más ligeros de lo que se prevé, pero también pueden ser mucho mayores, ya que no se han considerado posibles efectos multiplicadores. Podemos citar algunos de los más previsibles:

a) Deshielo, bastante obvio ya en glaciares de montaña: modificará el abastecimiento de agua, especialmente en los países más pobres, con pocos embalses construidos. Si el deshielo es mayor, y afecta a vastas zonas de Groenlandia y la Antártida, aumentaría el nivel del mar de modo muy significativo. Por ejemplo, si se fusionara el hielo que tiene actualmente Groenlanda, el nivel del mar subiría 7 metros, lo que supondría que cientos de millones de personas tendrían que desplazarse a vivir a otros lugares. La hipótesis puede parecer muy catastrofista, pero conviene tener en cuenta que registros paleoclimáticos nos indican que en el Plioceno (hace unos 3 millones de años), la temperatura era entre 2º y 3º C más caliente que ahora, y el nivel del mar estaba entre 25 y 30 m por encima de los niveles actuales. En un reciente artículo en "Science" se estima que, con las predicciones actuales, habrá un aumento del nivel del mar entre 0,5 y 1,4 m para fines de este siglo, pero los efectos multiplicadores podrían hacer esa cifra mayor.

b) Variación de los ciclos vegetales: aumento de la temporada vegetativa en las latitudes más frías (que seguramente aumentarían su producción agrícola), y mayor aridez en las próximas a los trópicos, que podrían tener problemas de abastecimiento alimentario.

c) Modificación de la temperatura del mar, lo que implicará mayor potencia en huracanes tropicales y posible alteración de corrientes oceánicas. En el caso más grave llevaría al colapso de la circulación termohalina (un inmenso cinturón de agua que recorre el Atlántico, de norte a sur), si el deshielo de latitudes boreales se acelerara. En ese caso, habría un gran impacto para el clima de Europa occidental, ya que podría alterarse la trayectoria de la corriente del Golfo, haciéndolo más similar al actual de la costa este americana (inviernos mucho más fríos que los actuales), al recibir menor influencia de las aguas cálidas del Caribe.

d) Cambio en el impacto de algunas enfermedades: los vectores de propagación de algunas enfermedades, ahora tropicales (dengue, malaria, etc.), se extenderían a latitudes templadas. Esto afectaría no solo a las personas, sino también a las plantas, ya que podrían aparecer nuevas plagas en cultivos y zonas forestales. De hecho, ya se han observado síntomas de deterioro forestal en latitudes frías, atacadas por insectos que antes no resistían la corta duración de la estación cálida.

Más vale prevenir
Podríamos seguir con la enumeración, pero basta con citar estos efectos, que realmente supondrían un impacto crítico sobre la economía y la vida de muchos millones de personas. Aun admitiendo que se tratara solo de una posibilidad remota –y cada vez es más remoto que sea solo una posibilidad–, un elemental principio de precaución nos obliga a hacer algo al respecto.

En primera instancia, esas medidas pueden llevar consigo sacrificios: incremento en el coste de la energía, reducción del consumo, mayor uso del transporte público y/o autos de bajo consumo (híbridos, eléctricos), tecnologías de producción y construcción más eficientes energéticamente. Ahora bien, a largo plazo, también pueden reportar muchos beneficios tecnológicos, además de mejorar la calidad del aire, contribuir a una menor dependencia energética del exterior y facilitar una relación más equilibrada con los países productores de petróleo. Además, estoy convencido de que supondrán nuevas fuentes de innovación que tendrán a la larga impactos positivos en nuestro modo de vida.

Emilio Chuvieco. El autor es catedrático de la Universidad de Alcalá y actualmente profesor visitante de la Universidad de Maryland.Para saber más

Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (www.ipcc.ch): institución dependiente de Naciones Unidas y de la Organización Meteorológica Mundial. Elabora informes quinquenales sobre las tendencias del clima.

Goddard Institute for Space Studies: instituto de la NASA especializado en análisis del cambio climático.

Earth System Science Partnership (www.essp.org): reúne a varios grupos de trabajo internacionales para el estudio del sistema terrestre. Una de las instituciones participantes es el programa IGBP (International Geosphere-Biosphere Programme), auspiciado por el Consejo Internacional de Uniones Científicas (ICSU).

Oficina del cambio climático en España

La Memoria de los Mártires

sábado, 13 de octubre de 2007 · 4 comentarios

El gobierno español está a punto de conseguir la aprobación de la ley llamada "de la Memoria Histórica", en resumen, un modo de que los que se consideran herederos de los perdedores de la Guerra Civil Española (1936-1939) ajusten cuentas con la Historia y la ganen al fin por decreto ley. De paso, hurgan en la herida y le tocan las narices a los que ellos consideran herederos de los que la ganaron, con lo que deben estar disfrutando de lo lindo: la venganza es un plato que se sirve frío; pero que nunca se sabe cuándo acaba...

Coincidiendo con todo esto, la Iglesia Católica va a canonizar, nada menos, que a 498 mártires de esa guerra fraticida. Para saber un poco más sobre este notable hecho, les remito al estupendo artículo de Fernando de Meer en Aceprensa La memoria de los mártires en el siglo XX en España.

Uno de los efectos colaterales de remover viejas y trágicas pendencias es que a todos les salen cadáveres del armario, y a los promotores de la ley de Memoria Histórica le salen a porrillo, a poco que se haga memoria, como hace Juan Manuel de Prada hoy en ABC en su artículo Memoria de la vergüenza, o se investigue, como ha hecho Miquel Mir en "Diario de un pistolero anarquista" (Ed. Destino).

Análisis crítico de la nueva Ley española de Biomedicina

· 0 comentarios

La doctora Mónica López Barahona, directora general del Banco de Cordón Umbilical VidaCord, impartió el pasado miércoles 10 de octubre, la conferencia inaugural "Análisis crítico de la nueva Ley española de Biomedicina", durante el II Simposio Nacional sobre Objeción de Conciencia, que se ha celebrado en el Ateneo de Madrid, organizado por la Asociación Nacional para la Defensa del Derecho a la Objeción de Conciencia (ANDOC). Publico el resumen de la conferencia elaborado por la Agencia Veritas.

La Ley de Investigación Biomédica pretende dar cobertura jurídica a los nuevos avances científicos y permitir establecer las condiciones para el desarrollo de la investigación biomédica en nuestro país, creando un marco de garantías para una investigación segura y respetuosa con los derechos de los ciudadanos.

Ante esta afirmación cabe preguntarse para quién es segura y respetuosa la investigación que con esta ley se regula. Desde luego no lo es para los embriones humanos pues permite usar sus células y tejidos sin reparar en que para la obtención de los mismos el embrión muere. Establece los requisitos para la donación de fetos y embriones humanos para investigación y amplia los supuestos de investigación con células troncales embrionarias. ¿Se puede decir que esta práctica es respetuosa con los derechos de los ciudadanos? Creo que como yo, muchos otros ciudadanos, a la par que científicos no vemos en absoluto nuestros derechos respetados en esta norma. Así lo expresamos muchos de nosotros en su momento en un manifiesto cuyas sugerencias lamentablemente no se han recogido en el articulado de esta Ley.

Lee el artículo completo


El cigoto humano, desde el momento en el que posee su nuevo patrimonio genético tras la fecundación, tiene una identidad genética propia, que se mantiene a lo largo del desarrollo prenatal —embrionario y fetal— y postnatal, hasta el momento de la muerte del ser humano. Hay suficiente evidencia para asegurar que el cigoto expresa esa dotación genética propia autónomamente antes de la primera división celular. El cigoto, en tanto en cuanto célula, es unidad de vida y al poseer un genoma específicamente humano, su vida es vida humana. El cigoto es la única célula totipotente que contiene en el modo en que puede contenerlo un ser unicelular todas y cada una de las estructuras que integran el organismo de la especie. Es, por tanto, un ser humano en su primera fase de desarrollo. No es el ambiente lo que confiere al embrión la identidad de ser humano; pues el embrión se desarrolla de acuerdo a su patrimonio genético independientemente del útero en el que se geste; ni el estado de desarrollo pues la identidad genética permanece; ni el modo en que se genera, como han puesto de manifiesto las técnicas de fecundación in vitro y de clonación.

Nuestra Ley habla de pre-embriones, también se emplea este desafortunado término en la Ley de técnicas de reproducción asistida. El término pre-embrión es científicamente incorrecto. La embrióloga Anne McLaren, que fue quien lo acuñó, manifestó posteriormente [A. McLaren, "Prelude to embryogenesis", en THE CIBA FOUNDATION (ed.), Human embryo research: yes or no? (Tavistock Publication, London 1986) 5-23] las razones de presión ajenas a la comunidad científica, por las que este término se introdujo en el informe del Comité Warnock. Por ello, sería muy deseable que este término se desterrara algún día de nuestra legislación. Existen embriones y gametos, pero no “pre embriones”. Claro que, si se les llama pre-embriones, se les confiere un estatuto diferente al del embrión y…quizás esta sea la razón por la que nos vemos frente a una manipulación del lenguaje.

La mencionada ley dice vertebrarse sobre el respeto a una serie de principios esenciales, como la protección de la salud, de la dignidad e identidad del ser humano, el consentimiento y el derecho a la información, la protección de datos personales y el deber de confidencialidad, la no discriminación, la gratuidad, la libertad de investigación y producción científica y la coordinación de iniciativas y esfuerzos entre sector público y privado.

De nuevo nos encontramos ante múltiples contradicciones. ¿Cómo puede la ley enunciar que protege la dignidad e identidad del ser humano si permite la eliminación de embriones sanos? ¿No son los embriones individuos de la especie humana? ¿No son seres humanos? ¿Cómo puede decir que protege la salud si se favorece el diagnóstico cuyo fin es eliminar al embrión enfermo? A caso favorece la salud porque permite generar embriones para matarlos unos días después para emplear sus células troncales. ¿Favorece esto la salud de los adultos enfermos? ¿En base a qué? Hoy no hay un solo ensayo clínico en marcha con células troncales embrionarias frente a centenares de ensayos clínicos con células troncales adultas (www.clinicaltrilas.gov).

En esta ley “se autorizan, por primera vez en España, las técnicas de transferencia nuclear con fines terapéuticos y de investigación, prohibiendo en todo caso la creación de embriones destinados a la investigación”.

La definición de embrión según reza el diccionario de la Real Academia de la lengua española es un “ser vivo en las primeras etapas de su desarrollo, desde la fecundación hasta que el organismo adquiere las características morfológicas de la especie”. Definición que se apoya en los datos que recogen los manuales de Embriología (ciencia que estudia los embriones).

La fecundación del óvulo puede producirse por:
1.-Un proceso natural de fecundación
2.- Por fecundación in vitro
3.- Por transferencia nuclear a óvulos enucleados.

En todos los casos se genera un embrión de la especie como viene demostrándose desde que el hombre es hombre en el primer caso, desde 1978 (nacimiento de la primera niña generada in vitro) en el segundo y desde 1997 (nacimiento de la oveja Doly) para mamíferos superiores en el tercer caso.

¿Qué es la transferencia nuclear con fines terapéuticos y de investigación sino la generación de embriones destinados a investigación? ¿Hasta dónde y hasta cuándo se va a conceder una manipulación del lenguaje que falta a la verdad y al dato objetivo que la ciencia muestra para basar entorno a ella acciones absolutamente ilegítimas por atentar directamente contra la dignidad de los embriones humanos?

Las técnicas de transferencia nuclear con fines de investigación supone la creación de embriones destinados a la investigación, cuestión que la ley dice prohibir en todo caso. ¿Me lo puede explicar alguien, por favor?

12 de octubre, Día de la Hispanidad

viernes, 12 de octubre de 2007 · 0 comentarios

Fiesta Nacional de España y Fiesta de la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil y de la Evangelización de América. Demasiado para algunos en un sólo día.

Pero ya se sabe, es lo de siempre: los que critican que se exhiba la bandera de España con el argumento de que es apropiarse de un símbolo de todos, lo que pretenden es que sea un símbolo de nadie.

Pues esto es lo que opino:



Y total, esto es lo que ha dicho Rajoy, ¿por esto tanta polvareda?

Elevar el debate

lunes, 8 de octubre de 2007 · 7 comentarios

Esto es no parar. Hace unos días, las Juventudes Socialistas lanzaron a la palestra un vídeo sobre la Educación para la Ciudadanía en el que se ridiculiza a sus oponentes. La verdad es que el vídeo me ha hecho gracia, pese a que tiene bastante mala baba (o quizá por eso); pero no se puede decir que sea un ejemplo de respeto y tolerancia (¿o sí?):



El caso es que al presidente del Gobierno, señor Rodríguez Zapatero, el logro intelectual de sus cachorros le ha parecido "simpático", y opina que "contribuye a elevar el debate" sobre la controvertida asignatura. ¡Hombre!, simpático no me extraña que le parezca, pero elevar el debate...

Enseguida ha salido la respuesta, una respuesta a la altura de tan elevada propuesta, no vaya a ser que los proponedores no la entiendan, tan elevado es el debate:



Si es que jugamos en la Champions de la intelectualidad, oyes, y eso que la EpC no ha hecho más que empezar...

La sangre de los mártires

· 0 comentarios

Por JUAN MANUEL DE PRADA, en ABC, hoy

LA próxima beatificación de 498 mártires de la Guerra Civil ha levantado ronchas entre los gerifaltes y sicarios del Régimen, que ven en ella un desafío a la llamada Ley de Memoria Histórica. Y vaya si lo es. Se trata, sin duda, del más formidable desafío que se pueda concebir. La beatificación de los mártires nos recuerda, en primer lugar, que la Guerra Civil no fue esa historieta de buenos y malos que el Régimen pretende imponer, donde unos ponían la sangre y otros el plomo. La beatificación de los mártires nos recuerda que la Segunda República, erigida por el Régimen en espejo de virtudes en el que nuestra democracia debe contemplarse, estimuló y exacerbó el odio antirreligioso desde el instante mismo de su fundación y permitió que, tras el alzamiento militar, la cacería indiscriminada del católico se convirtiese en el pasatiempo predilecto de las milicias socialistas, comunistas y anarquistas, a las que los irresponsables gobernantes republicanos proveyeron de armas para que pudiesen traducir en cadáveres el odio que previamente les habían inoculado. Más de siete mil religiosos fueron martirizados en aquellas jornadas de oprobio; el número de seglares que corrieron idéntica suerte aún no ha sido fijado, pero su establecimiento -si es que algún día se logra- dejará chiquitas esas cifras. El Régimen no soporta que tales muertos sean conmemorados, porque deslucen la memoria distorsionada y sectaria de aquel conflicto.

Lee el artículo completo



Pero la naturaleza del desafío que supone la beatificación de los mártires es de una naturaleza mucho más honda. La llamada Ley de Memoria Histórica se funda sobre una argamasa de rencor y apriorismos ideológicos falaces. Primero se establece que quienes combatieron en el bando republicano fueron unos luchadores por la democracia y la libertad (cuando lo cierto es que muchos de ellos combatieron por instaurar las más feroces formas de tiranía imaginadas por el hombre); después se trata de mantener viva su memoria para que sirva como acicate del resentimiento, para que ese resentimiento siga infectando la convivencia de los españoles. La sangre de los mártires se alza contra este propósito cainita. Pues quienes ahora van a ser beatificados no fueron asesinados por simpatizar con tal o cual ideología; tampoco lo fueron por batallar en tal o cual bando. Fueron asesinados, única y exclusivamente, por profesar la fe católica, por ser testigos de Cristo. La Iglesia no beatifica a curas trabucaires que se echasen al monte a pegar tiros; tampoco a católicos que fuesen condenados a muerte por haber conspirado contra la República. El reconocimiento de la muerte martirial exige como condición sine qua non que no interfieran motivos de índole política; mártir significa «testigo», y sólo quienes fueron asesinados por dar testimonio de su fe merecen tal reconocimiento.


Y aquí radica, precisamente, la naturaleza desafiante de aquellas muertes. Los mártires que van a ser beatificados podrían haber salvado el pellejo abjurando de su fe; pero su entereza no tembló en aquel trance: entendieron que la fe que profesaban bien merecía el sacrificio del don más valioso que al hombre le es entregado. Y entendieron también que ese sacrificio máximo sólo sería valioso si imitaba el sacrificio redentor del Gólgota. Aquellos hombres y mujeres murieron perdonando a quienes los mataban, murieron amando a quienes los mataban, seguros de que su sangre se convertiría en fermento fecundo. Aquí radica la belleza de su sacrificio, la escandalosa y subversiva belleza de su muerte: murieron con la alegría de saberse amados por Quien iba a acogerlos en su seno, murieron amando a quienes los odiaban, seguros de que ese amor derramado sobre la tierra no sería baldío, seguros de que su sangre acabaría propiciando una cosecha fecunda de reconciliación. Conmemorar a aquellos mártires significa reafirmar su voluntad de amor, significa exorcizar el odio, significa celebrar la belleza de la vida que vuelve a florecer generosamente incluso allí donde ayer se sembró la muerte. Y significa, desde luego, un desafío formidable para quienes se alimentan con el veneno del rencor, los gerifaltes y sicarios del Régimen.

"La sangre del pelícano"

sábado, 6 de octubre de 2007 · 0 comentarios

Miguel Araguren sorprende con una novela cargada de misterio que pretende recuperar el prestigio de la ficción espiritual. Después de leer "El Padre Elías", que me sorprendió muy gratamente y leí con fruición y aconsejé con éxito, tengo enormes ganas de leer este libro: ya os contaré...

"La sangre del pelícano" (editorial LibrosLibres) es la séptima novela de Miguel Aranguren (1970) y su primera incursión en el género policiaco. Aranguren ha escogido cinco lugares del mundo para narrarnos una historia trepidante en la que el sacerdote Albertino Guiotta y el comisario Luigi Monticone –genial pareja literaria– se enfrentan a un turbador misterio urdido por el mismísimo Satanás. La novela de Aranguren apenas permite un respiro al lector y ha conseguido algo que parecía difícil: dar un nuevo enfoque a la ficción espiritual después de la resaca del "Código da Vinci".

Lee una entrevista al autor

Sauron, Lord Voldemort y el Emperador

· 0 comentarios

El mal es incapaz de entender al bien

Tomado de La Iglesia en la prensa

Escribe Hal G. P. Colebatch en The American Spectator sobre las resonancias cristianas presentes en epopeyas contemporáneas de gran éxito como "El Señor de los Anillos", "La Guerra de las Galaxias" y "Harry Potter". A pesar de que en esas obras no se menciona a Dios, Colebatch afirma que se trata de historias específicamente cristianas, en las que la Muerte –la verdadera Mala Noticia- puede ser vencida gracias a un poder más grande. De ahí concluye que el éxito popular de esas obras demuestra que la concepción cristiana del mundo y de la condición humana sigue profundamente arraigada en el hombre de hoy.

Junto a elementos comunes típicos de este género literario (el Héroe que se siente incapaz de su tarea, el Gran Enemigo, la Prueba, el Mentor o consejero, etc.), en todas esas obras el héroe acepta que debe morir para cumplir su misión, pero es salvado gracias a una intervención inesperada. Precisamente la aceptación de la muerte por parte del héroe juega un papel crucial en la derrota del enemigo. La razón de fondo es que “el mal no puede entender el bien, pero el bien sí puede entender el mal”, una sugerente idea ya formulada por Boecio y retomada por C. S. Lewis.

En efecto, Sauron ["El Señor de los Anillos"] es incapaz de pensar que alguien esté dispuesto a destruir el anillo, sin usarlo para su propio beneficio; el Emperador Palpatine ["La Guerra de las Galaxias"] piensa que la atracción del poder corromperá a Luke Skywalker, como –piensa- que corrompió a su padre, Darth Vader, para siempre; Lord Voldemort ["Harry Potter"] no puede entender que el poder del amor será mayor que el de su magia. Cada uno de estos Enemigos razona con los esquemas de su propia biografía.

We don't need no thought control

jueves, 4 de octubre de 2007 · 2 comentarios

Disfruta del vídeo de Hazteoir Zapatero, deja a los niños en paz, en el que Xavs adapta la famosa canción de Pink FloydAnother brick in the wall”, para apoyar la campaña contra Educación para la Ciudadanía.

Convicciones religiosas y libertad de expresión

martes, 2 de octubre de 2007 · 0 comentarios

Por Rafael Navarro-Valls, en El Mundo, el pasado 24 de septiembre de 2007

Con alguna frecuencia, se reiteran en España actuaciones en las que entran en colisión la libertad de expresión y la libertad religiosa o, al menos, sentimientos y convicciones religiosas. Por ejemplo, hace unos meses la embajada de España en Lisboa patrocinaba la obra Me cago en..., en cuyo cartel promocionador se veía, junto al escudo de España, un retrete en el que caen un crucifijo, la Virgen, Buda y la media luna. Por su parte, el Gobierno extremeño sufragaba dos guías sobre Jesucristo y los santos en las que se mostraban imágenes de la Virgen y de Jesucristo en actitudes pornográficas. Poco antes, Canal Plus presentaba en abierto un programa en el que se profanaba un crucifijo. En fin, recientemente la Generalitat Valenciana subvencionaba una exposición en la que varios animales defecan sobre escenas religiosas como el Juicio Final de Miguel Angel.

El tema vuelve a tomar actualidad con la todavía abierta exposición —en una antigua iglesia de Ibiza— de obras artísticas en la que se muestran imágenes de significado religioso en situaciones sexuales explícitas. Entre ellas, un collage con una foto de Juan Pablo II manteniendo sexo gay o Jesucristo ante un pene erecto sobre su boca. Simultáneamente, con el explícito apoyo del Ministerio de Exteriores, se acaba de inaugurar en Madrid una exposición dedicada a las religiones. La polémica ha surgido porque en algunos de sus pasajes se equipara al ayatolá Jomeini con la Madre Teresa de Calcuta , apuntándose a las religiones monoteístas como responsables de las guerras.

Sin entrar a valorar la calidad artística o ideológica de los ejemplos reseñados, me interesa destacar aquí la colisión entre la libertad de expresión —en su modalidad de libertad de creación artística— y los sentimientos religiosos de parte de los ciudadanos. El tema es lo suficientemente importante para intentar centrarlo jurídicamente, rescatándolo de la nebulosa zona de lo puramente emocional.

Probablemente sea el Tribunal Europeo de Derechos Humanos uno de los observatorios de mayor interés para evaluar el impacto jurídico de esa colisión. Por dos razones. La primera, porque desde 1994 hasta hoy, en rápida sucesión y por seis veces, el Tribunal situado en Estrasburgo ha debido pronunciarse sobre situaciones muy parecidas hasta las aquí reseñadas, que tienen como marco geográfico Austria (septiembre de 1994), Reino Unido (noviembre de 1996), Francia (diciembre de 2005 y enero de 2006), Turquía (mayo de 2006) y Eslovaquia (octubre de 2006). La segunda, porque juristas de especial prestigio han analizado en profundidad esos conflictos planteados ante el Tribunal de Derechos Humanos, llegando a conclusiones interesantes. Limitándome a España, permítaseme mencionar, entre otros, los rigurosos trabajos de dos colegas, ambos Catedráticos de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense. Me refiero a los profesores Martín Retortillo y Martínez Torrón.

Lee el artículo completo



Tal vez una breve reseña y valoración de los criterios de Estrasburgo arrojen luz sobre los conflictos españoles. Todo empezó en 1994 cuando el Tribunal de Derechos Humanos (sentencia Otto Preminger Institut contra Austria, 20 de septiembre de 1994) entendió que, el secuestro y confiscación por las autoridades austríacas de la película El concilio del amor (Das Liebeskonzil), no violaba la libertad de expresión.

El motivo del secuestro era la lesión, apreciada por los jueces austríacos, de las convicciones religiosas de una mayoría de la población del Tirol. Según el texto de la sentencia, el filme secuestrado «presenta a Dios Padre como un idiota senil e impotente, a Cristo como un cretino y a la Madre de Dios como una mujer desvergonzada». En el fallo del TEDH se admite que, en una sociedad democrática «puede juzgarse necesario sancionar, e incluso prevenir, ataques injuriosos contra objetos de veneración religiosa, siempre que la sanción sea proporcionada al fin legítimo perseguido».

Aunque la sentencia causó cierta inquietud en los medios culturales europeos, el caso es que el TEDH volvió a sentar idéntico criterio dos años más tarde. En esta ocasión (sentencia Wingrove contra Reino Unido, 25 noviembre 1996) el TEDH entendió que tampoco violaba la libertad de expresión la actuación de las autoridades inglesas al no autorizar la difusión de un cortometraje en vídeo, que contenía una peculiar interpretación de los éxtasis de Santa Teresa de Avila. El contexto era claramente pornográfico con escenas explícitas de lesbianismo y masoquismo a cargo de una joven monja desnuda, finalizando con actuaciones de intencionalidad más o menos sexual de la monja con Cristo en la Cruz. El vídeo no contenía ningún diálogo, sino sólo música (rock) e imágenes, que el propio autor había descrito como pornográficas en una entrevista de prensa. Por su parte, el organismo inglés que había impedido la difusión de un cortometraje contrario a los sentimientos de los cristianos, aducía que se hubiera tomado idéntica decisión si se hubiera tratado de Mahoma o Buda.

El criterio seguido en ambas sentencias puede sintetizarse en este razonamiento contenido en uno de los votos particulares: «el límite de la libertad de expresión radica en que su ejercicio no implique un nivel tan grande de injuria y de denegación de la libertad de religión de otro, que la propia libertad de expresión pierda el derecho a ser tolerada por la sociedad».

Ahora bien, las líneas de fuerza hasta aquí sintetizadas podría entenderse que se han alterado por las cuatro últimas sentencias aludidas, cuyo común denominador es que en los conflictos planteados —al contrario que en Otto Preminger y Wingrove— se protegen a los demandantes que entendieron lesionada su libertad de expresión.

Efectivamente, en menos de un año el TEDH (casos Paturel, Giniewski, Aydin Tatlav y Klein) ha sostenido en cuatro ocasiones que, determinadas críticas hechas a través de libros, expresiones orales o artículos, aunque «ofendan, choquen o hieran» los sentimientos religiosos, han de ser soportados. Por razones de espacio no puedo exponer aquí los supuestos de hecho que condicionan estas últimas sentencias. Baste decir que, en mi opinión, no existe un cambio de criterio del TEDH. Lo que hay —coincido con Martínez Torrón— son hechos diversos a los que se aplican los mismos principios. Es decir, hechos que exigen diversas respuestas jurídicas, moduladas por la intensidad, gravedad o gratuidad de los mismos.

La clave la explica Martín Retortillo llamando la atención sobre el distinto tratamiento del Tribunal según se trate de hechos en los que priman las expresiones gráficas o, al contrario, las orales o escritas. Cuando lo gráfico se asocia a lo gravemente soez y gratuito, con escenas sexuales provocadoras y sin calidad artística, el Tribunal reacciona aprobando la posición restrictiva de la libertad de expresión. Es lo que el propio autor denomina «la fuerza de las imágenes». Cuando, al contrario, de lo que se trata es del «debate sobre las ideas», dentro del ámbito de la palabra escrita u oral, la posición del Tribunal suele decantarse por dar preferencia a la libertad de expresión.

Lo cual no quiere decir que este criterio sea absolutamente axiomático. Pudiera suceder que dentro del «debate de las ideas» se den expresiones (orales o escritas) de tal intensidad que inciten al odio, violencia o discriminación en el marco de la religión. En estos supuestos —sea cual sea el vehículo difusivo y como el TEDH ha dicho expresamente— «las expresiones que buscan difundir, incitar o justificar el odio basado en la intolerancia, incluida la intolerancia religiosa, no gozan de la protección otorgada por el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos (libertad de expresión)».

En síntesis: así como sería una insensatez proclamar una libertad religiosa sin límites, también correrían peligro las bases de una sociedad democrática si se autorizaran ataques gratuitos, graves y discriminadores contra las convicciones religiosas. Lo exige la doble vertiente de la tolerancia, no sólo protectora de la libertad de expresión sino también de la integridad de los propios grupos sociales.

Tal vez por esto, a raíz del conflicto generado por las «caricaturas de Mahoma», el Parlamento Europeo, en una resolución muy reciente sobre el derecho a la libertad de expresión y el respeto a las convicciones religiosas, no ha dudado en pedir un ejercicio responsable y respetuoso de la libertad de creación artística: «La libertad de expresión debe ejercerse siempre dentro de los límites que marca la ley y debería coexistir con la responsabilidad y el respeto de los derechos humanos, los sentimientos y convicciones religiosos, independientemente de que se trate de la religión musulmana, cristiana, judía o cualquier otra».

Hay salida para el callejón sin salida

· 0 comentarios

Voy a asumir un doble reto, primero traducir del inglés, después, y más arriesgado, tratar sobre la posibilidad de abandonar el estilo de vida homosexual; las dos cosas sin red. Veamos

Study Finds Counseling Assists Leaving Homosexual Life-Style

By Meg Jalsevac

NASHVILLE, September 17, 2007 (LifeSiteNews) - Un nuevo estudio, titulado The Exodus Project (Proyecto Éxodo) y dirigido por dos sicólogos, ha demostrado que a través de "métodos de mediación religiosa", es posible para los homosexuales abandonar su antiguo estilo de vida y adoptar el propio de los heterosexuales. El estudio demuestra también que, contrariamente al pensamiento científico dominante, el esfuerzo para cambiar la propia inclinación homosexual no es sicológicamente problemático.

Según los propios autores "Es el primer estudio sobre el cambio de orientación sexual hecho según estándares científicos y éticos muy rigurosos, y es el primero que obtiene datos sólidos y fiables sobre la posibilidad de cambiar la orientación sexual mediante la intervención y ayuda proporcionada por organizaciones religiosas".

Los autores del estudio son Mark A. Yarhouse, profesor de sicología en la Regent University de Virginia, y Stanton L. Jones, profesor de sicología en el Wheaton College de Illinois.

Todos los participantes en el estudio recibieron asesoramiento a través de Exodus International, una organización cristiana dedicada a ayudar a las personas que quieren o han abandonado su estilo de vida homosexual.

El resultado final del estudio muestra que, según sus conclusiones, el 38% de los participantes lograron su objetivo (bien porque cambiaron a un estilo de vida heterosexual, bien porque optaron por la castidad a pesar de sus inclinaciones homosexuales). Otro 29 por ciento mostró únicamente un éxito parcial, pero aseguró que continuaría en su empeño. Del resto, sólo el 8 por ciento volvió a una vida homosexual activa.

Fuente: LifeSiteNews (lsn@lifesite.net)

Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas