jueves, 23 de febrero de 2006 · 4 comentarios

Hace unos días un amigo me preguntó, muy preocupado, por un tercero: "¿Sabes algo de Fulano? Hace días que no actualiza su blog...

Como voy a perderme unos pocos días, os aviso, para que no os preocupéis ;-)

Para evitar feas sorpresas, he activado la moderación de comentarios. Perdonad las molestias.

Hasta pronto.

Este blog está con las Víctimas del Terrorismo

· 0 comentarios

Juzguen ustedes

· 2 comentarios

A través de HazteOir.org me puse en contacto por carta con Presidencia del Gobierno para mostrar mi rechazo a la Ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida (LTRHA). Mediante un correo, el Director del Gabinete de Presidencia, José Enrique Serrano, ha respondido:

Contesto al correo electrónico que ha dirigido al Presidente del Gobierno, sobre el proyecto de Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida.

Quiero agradecerle que nos haya dado a conocer sus comentarios y opiniones sobre este asunto, así como su disconformidad con el contenido de este proyecto, que ha sido aprobado tras su debate en el Congreso de los Diputados (http://www.congreso.es), el pasado día 16 de febrero.
A ese respecto, puedo informarle que con esta iniciativa legislativa se pretende regular el uso de las técnicas de reproducción asistida humana, para ayudar a tener hijos a las personas que, deseándolos, no pueden tenerlos por problemas de fertilidad, de dificultad de implantación u otros. Asimismo, se trata de facilitar, con todos los controles y garantías, ayuda a las familias cuya única esperanza de vida de un hijo enfermo incurable reside en tener otro hijo que pueda ser donante del primero.
Me gustaría subrayarle que esta norma no contempla, en absoluto, la clonación humana, sino que la prohíbe expresamente, tal y como se recoge en el apartado 1 del artículo 3 del proyecto. Tampoco permite producir embriones humanos destinados a la investigación.
La nueva Ley permitirá hacer diagnósticos de los embriones antes de implantarlos, para seleccionar aquellos que permitan a la criatura que va a nacer ser donante de un familiar nacido antes con una enfermedad hereditaria incurable. Esto abrirá la posibilidad de que un hermano nacido con esta técnica de reproducción pueda salvar la vida de otro que, en ausencia de esta solución, moriría sin remedio. Además, se garantiza que esta técnica sólo se utilice para esta finalidad al limitar su práctica a la autorización expresa, caso a caso, por la autoridad sanitaria correspondiente, previo informe favorable de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.
Finalmente, puedo asegurarle que esta Ley no legalizará la fecundación de ovocitos animales con esperma humano, ya que el proyecto, en su artículo 25, prohíbe expresamente la producción de híbridos interespecíficos, salvo en los casos claramente limitados, con fines médicos, que ya permite la normativa vigente desde el año 1988.
Confío en que esta información pueda resultarle de utilidad y le comunico que he escrito, en estos mismos términos, a todos aquellos que se han dirigido al Presidente del Gobierno, sobre este asunto.
Atentamente,José Enrique Serrano Martínez. Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno.

Su respuesta tergiversa la realidad, intentando confundir a la opinión pública. HazteOir.org denuncia las graves consecuencias científicas y sociales de la ley:

21 de febrero de 2006
Estimado suscriptor:
si firmaste la alerta contra la aprobación de la Ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida (LTRHA), habrás recibido una carta de Presidencia del Gobierno negando las afirmaciones contenidas en el mensaje enviado. Debido a la magnitud de los derechos en juego, hemos creído pertinente enviaros esta contrarréplica que, al tiempo, sirva para mostrar la realidad de lo que acaba de aprobar el Congreso con la única oposición en bloque del diputado Eugenio Nasarre (PP), dicho sea de paso.

1.- No es cierto que la LTRHA prohíba la clonación como afirman desde Moncloa, el artículo 1.3 sólo prohíbe la clonación reproductiva, luego quedan tácitamente permitidas la clonación terapéutica y la "investigadora".

2.- No es cierto que la LTRHA prohíba producir embriones humanos destinados a la investigación, pues el artículo 11.4.c) establece la posibilidad de donarlos para investigación. Además se elimina la limitación d e fecundar más de tres ovocitos por ciclo, favoreciendo así la creación de embriones sobrantes, incluso se han suprimido infracciones por comerciar o usar industrialmente a los embriones.

3- La LTRHA permite la selección de la especie (eugenesia) a través del diagnóstico preimplantatorio. Su finalidad consiste en determinar qué seres humanos en fase embrionaria están enfermos o, estando sanos, no sirven para curar a un hermano enfermo, en cuyo caso se podría proceder a su destrucción.

4.- El artículo 25.c.7 de la LTRHA prohíbe la producción de híbridos entre humano y animal, pero a continuación los autoriza para ensayos permitidos. Además en su artículo 14.3 se autoriza que esperma humano fecunde óvulos animales hasta la fase en que el óvulo animal fecundado se divida en dos células, todo ello sin ningún control ni necesidad de recabar autorizaciones públicas.

Si el Gobierno quiere prohibir todo tipo de clonación, la producción de embriones humanos pa ra la investigación, su comercio, la eugenesia o la fecundación entre humanos y animales, no tiene mas que decirlo expresamente, sin subterfugios.

Consideramos que los parlamentarios, o no sabían lo que votaban, o han cedido ante un cada vez más poderoso "lobby embriocida" que, tras la aureola científica y los ya conocidos recursos sentimentalistas, esconden intereses económicos a los que determinados científicos no son ajenos.

Desde HazteOir.org seguiremos luchando por la dignidad y el derecho a la vida de todo ser humano a la vista de la nula sensibilidad de la clase política.

Agradecido por tu apoyo se despide Ignacio Arsuaga, Presidente

Carta a Duran i Lleida

martes, 21 de febrero de 2006 · 0 comentarios

Al final, nos engañan, unos y otros nos engañan, mucho hablar de democracia, de soberanía popular, de mandato de los ciudadanos, para luego encerrarse dos o tres en un cenáculo y alumbrar una nueva era, dar dos o tres toquecillos cosméticos para tranquilizar conciencias y a vivir que son dos días.
El proyecto de nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña -mi patria chica-, tiene gato encerrado en su título uno, y mi admirado De Prada lo desvela maravillosamente en esta "carta" al supuesto defensor de la dignidad humana en este proceso.
Y para que se vea que no es manía centralista y españolista rancia y cavernícola, os invito a visitar
e-cristians.net, un portal genuinamente catalán.


JUAN MANUEL DE PRADA en ABC del 20 de Febrero

ANTICIPARÉ que Duran i Lleida merece mi más sincero respeto. Más allá de las legítimas opciones políticas que defiende (discutibles como cualesquiera otras), debemos resaltar que su acción siempre ha estado inspirada por un pensamiento de inequívoca raíz cristiana. Se me antojan deleznables ciertas campañas mediáticas manipuladoras que, sirviéndose del rechazo que las posiciones políticas del señor Duran inspiran en sectores de la opinión pública, han tratado de pintarlo como un dimisionario de sus principios, casi como un apóstata capaz de brindar su plácet al aborto y la eutanasia con tal de pillar cacho en el proceso estatutario catalán. Convendría que, desoyendo las tergiversaciones de pescadores en río revuelto, el ciudadano preocupado por estos asuntos deslindara la opinión que le merecen las
opciones políticas del señor Duran -y de la formación que preside- de sus posturas en asuntos de índole moral y social, dictadas por los principios del humanismo cristiano. De este modo, por ejemplo, el ciudadano descubriría que, si la reforma educativa impulsada por el Gobierno no ha desmantelado la escuela católica, se debe, en no escasa medida, a los desvelos del Presidente de Unión Democrática de Cataluña.

En un artículo publicado ayer en este periódico, Duran i Lleida trataba de refutar tácitamente algunas de estas falsas atribuciones que circulan sobre su persona, a la vez que vindicaba las enmiendas introducidas por CiU en la redacción del Título Primero del proyectado Estatuto catalán. Dicho título, dedicado a enunciar los derechos y deberes de los ciudadanos catalanes, merece la descalificación de Duran, que lo tilda de inane y redundante, por abundar en el reconocimiento de derechos inherentes a la condición humana o derivados de la propia naturaleza del sistema democrático. Después de aclarar que dicho título no consagra un régimen de derechos distinto al constitucional (merced, señala, a las precisiones incorporadas por CiU),
trata Duran de negar que reconozca unos hipotéticos derechos al aborto o a la eutanasia. Aquí Duran se lanza a un ejercicio de funambulismo dialéctico no del todo convincente; pues, si bien es cierto que las enmiendas introducidas por CiU en la redacción de los artículos 20 y 41 del Estatuto impiden el ejercicio indiscriminado de estas prácticas criminales (y, como tales, reguladas por nuestro Código Penal), la mera alusión implícita a las mismas en un contexto de reconocimiento de derechos desvirtúa radicalmente su naturaleza jurídica. Prueba inequívoca de esta desvirtuación es que el propósito originario del señor Duran hubiese sido eliminar dichos artículos de la redacción final del Estatuto. Así, el aborto, que en la legislación española tiene consideración incuestionable de delito contra la vida, del
cual se excepcionan tres supuestos específicos (excepciones que, en puridad, deberían interpretarse en un sentido restrictivo, aunque se esté imponiendo,
en flagrante fraude de ley, un sentido laxo), se convierte en el Estatuto en un sedicente derecho derivado de la «salud reproductiva y sexual de la mujer» y meramente sometido al ámbito de su «libre decisión». Ciertamente, se ha intercalado un inciso que restringe la práctica del aborto a «los supuestos previstos en la ley»; pero esta especificación no logra contrarrestar la inversión de la naturaleza jurídica del aborto -de delito a derecho-, muy del gusto del relativismo rampante, que ampara el Estatuto catalán. Y algo similar podría predicarse de la eutanasia.

Creemos, señor Duran, que es realidad y no ficción esta peligrosísima inversión jurídica. Y creemos también que dicha inversión debe ser motivo de malestar y preocupación para un político que, como usted, siempre ha inspirado su actuación en presupuestos de honda raigambre cristiana.

El Código Da Vinci

domingo, 19 de febrero de 2006 · 2 comentarios

Estaba cantado que iba a tener que hablar de esto; me he resistido, pero después de tanto encontrar a gente que me dice a modo de excusa que "había que leerlo", y previendo que dentro de unos meses me dirán que "había que verla", ya no me resisto más.

Vaya por delante que no he leído el libro y que no veré la película -es mi boicot personal y pacífico-; pero como sí he leído sobre ambos, y me ha resultado provechoso, pongo a continuación una serie de enlaces, por si los que sí lo han leído, van a verla o han oído hablar quieren sacar algo en claro de todo este embrollo.

Lo mejor que he visto está en inglés, se trata del blog de John Wauk Davinci Code & Opus Dei. Especialmente recomendable me parece su entrada Breaking News! “How much of this novel is based on Fact?"(¿Cuánto de esta novela está basada en hechos verdaderos?).

Para una visión más completa, en conoze, en su sección "Leyendas Negras", por ejemplo, hay un capítulo con un poco de material muy interesante.

Por supuesto, recomiendo la lectura de la entrevista con el responsable de la relación del Opus Dei con los medios de comunicación internacionales, y del Comunicado de Prensa emitido hasta la fecha por la Oficina de Información del Opus Dei en Roma.

Y si, además, queréis pasar un rato entretenido, os animo a JUGAR en El secreto de "El código Da Vinci".

Buen provecho y que os divirtáis.

Así empezó Hitler

viernes, 17 de febrero de 2006 · 2 comentarios

El Congreso de los Diputados aprueba la Ley de Reproducción Asistida

Madrid, 16/02/2006 14:21

(VERITAS) El Proyecto de Ley de Reproducción Asistida fue aprobado esta mañana en el Congreso de los Diputados con el voto en contra del Grupo Parlamentario Popular a una parte del dictamen del proyecto.

La Ministra de Sanidad, Elena Salgado fue la encargada de presentar el proyecto en el Pleno y acusó al Partido Popular de haber atendido a criterios
"pseudorreligiosos" y a las instancias más conservadoras de la jerarquía eclesiástica y se mostró "especialmente satisfecha" por la innovación más importante de la ley basada en la selección genética.

Durante el debate previo a la votación, la diputada del PP, María Roldós calificó de "impresentable" la alusión de la Ministra a los criterios pseudosmorales y explicó cómo la reforma del 2003 se hizo con criterios éticos y abierta a la investigación mientras que la nueva norma sólo atiende a demandas de clínicas privadas, rebasando los niveles de protección del embrión humano.

Es una gran catástrofe para España; pero no hay que desanimarse, HAY ALTERNATIVAS.

Conciencia pro-vida

jueves, 16 de febrero de 2006 · 0 comentarios

Algo hemos aprendido de la "cultura de la muerte", sus métodos de propaganda y creación de opinión. Igual que la vida siempre se abre paso, los que defendemos la vida, que parecíamos muertos y enterrados, renacemos de las cenizas, como el ave fénix, y nos extendemos, inasequibles al desaliento, por el mundo, para cambiarlo.

Esta valla muestra la vitalidad de los defensores de la vida en Panamá. Debajo incluyo el correo que he recibido.
Querdios amigos, aquí les enviamos nuestra primera valla Pro Vida. Por supuesto anunciando la revista GENTE. Tenemos en mente un proyecto de muchas vallas más... Todas las que el buen Dios nos permita poner...
Necesitamos de vuestras oraciones para que esto se consolide.
Está localizada en nuestra importante Vía España, frente a la parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, al lado de los Consultorios América.
Un fuerte abrazo a todos. Gloria


En el siguiente enlace encontraréis un magnífico trabajo escolar sobre el aborto, ejemplo de lo que se puede hacer para extender la conciencia pro-vida.

Caricaturas

· 4 comentarios

Tengo dos amigos estudiando en Dinamarca, uno en Copenhague y el otro es Esjberg. Les he preguntado qué tal por ahí con eso de las caricaturas. Estas son sus -escuetas- respuestas (no me sirven como reporteros...):

Uno, el miércoles 15 de febrero: Aquí no se habla de otra cosa, la verdad que los daneses están bastantes consternados, porque ya sabes, aquí hacen gala de respetar mucho todas las culturas, las diferencias, un país abierto y todo eso. Cada poco sale el Presidente Rasmussen en la tele, concediendo varias entrevistas, aunque la verdad es que el danés todavía me cuesta, pero por la BBC se puede uno enterar de todo.

Otro, el lunes 13 de febrero: pues aquí en lo que a mí se refiere todo sigue bien, aunque lo de las caricaturas alguno de nosotros ya lo ha sufrido en sus carnes. El otro día, un amigo nuestro griego volviendo a casa le cogieron 3 musulmanes y le dieron una paliza y una puñalada en la pierna..., así que está la cosa como para ir a 200 en la bici y no pararte por nada. Al principio hubo bastantes manifestaciones, porque aquí hay muchísima población musulmana, casi la mitad, pero ahora la cosa está mas calmadita...

Más sobre reproducción asistida

miércoles, 15 de febrero de 2006 · 0 comentarios

Un amigo me envía este correo, muy oportuno cuando quieren colarnos una ley mortífera sin debate, sin que nadie se entere, aprovechando que estamos todos distraídos con la tontería del Estatut. Esto es lo que dice:

No, no es una ley más... estamos hablando de una de las leyes más agresivas contra la dignidad del ser humano que se han promulgado en los últimos años.
Una ley exacerbadamente asesina, llamémoslo por su nombre aunque resulte difícil. Por eso, no puedo dejar de enviaros el enlace a la alerta que desde HO hemos lanzado contra ella.

Puedes pasar por encima de este correo como si nada sucediese. Te rogaríaque no lo hagas. Esta ley no es una más, tu protesta no será tampoco una más.

Para saber más y tener argumentos, en poco tiempo y sin necesidad de ser un especialista, incluyo este artículo de Carlos Llano, publicado hoy en ACEPRENSA:

El proyecto de nueva ley española de reproducción asistida consagra la explotación comercial de gametos y embriones

Fecundación artificial: de medicina a industria

ACEPRENSA, 016/06

El Parlamento español debatirá próximamente el proyecto para reformar la ley de reproducción asistida, elaborado por el gobierno el año pasado (ver Aceprensa 57/05). Es una reforma ideológica, que levanta casi todos los límites al uso y explotación de embriones humanos, en beneficio de las clínicas del ramo.


El proyecto del gobierno es una reforma de la ley vigente en España sobre técnicas de reproducción humana asistida (Ley 35/1988), ya reformada hace tan solo un poco más de dos años (Ley 45/2003). El 21 de diciembre de 2005, dicho proyecto fue aprobado en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados. Así, la aprobación definitiva de esta ley queda pendiente de su votación en este mes de febrero en el Pleno del Congreso y su tramitación posterior en el Senado.

Si el proyecto de ley fuera aprobado tal y como está ahora, España contaría con una de las legislaciones más permisivas del mundo en materia de fecundación "in vitro" (FIV) e investigación con embriones, quedando las puertas abiertas a la obtención expresa de embriones con fines de investigación, tanto mediante técnicas de FIV como de clonación. Asimismo, se autorizaría el uso de técnicas de diagnóstico genético pre-implantatorio (DGP) con el objetivo de seleccionar embriones según diferentes "circunstancias clínicas, terapéuticas y sociales", sin más requisitos que su aprobación en las comisiones pertinentes.

La reforma anterior

La ley vigente, aprobada en 1988, a pesar de ser una de las leyes más permisivas de su época, prohibía la obtención de embriones humanos con cualquier fin distinto a la procreación, así como cualquier tipo de clonación humana; sólo permitía la investigación con embriones muertos o no viables y restringía el uso del DGP a la selección de embriones en función de su viabilidad y con el fin de descartar su transferencia en casos de enfermedad grave.

En 2003 la ley 35/1988 fue reformada con el objeto de solucionar el grave problema de acumulación de embriones humanos congelados que eran abandonados por sus progenitores en las clínicas de reproducción (ver Aceprensa 179/03). Aunque se desconocía el número exacto de embriones congelados en las clínicas españolas, su número podría rondar los 100.000-200.000 (sólo una clínica valenciana tenía 40.000).

La reforma de 2003 daba a las parejas diferentes opciones para que determinasen el destino de los embriones que se hubieran congelado antes de la entrada en vigor de la reforma. Entre estas opciones, se preveía la posibilidad de que la propia madre asumiera gestar los embriones, se donaran a otras parejas con fines reproductivos o se descongelaran. En relación a esta última posibilidad, se permitía que la pareja permitiera la utilización con fines de investigación de las células que quedaran tras la descongelación del embrión, sin que en ningún caso se permitiera su reanimación.

Para evitar que se volviera a repetir la acumulación de embriones, la ley de 2003 limitaba a tres el número de óvulos que se podían fecundar y el número de embriones que se podían transferir a la mujer en cada ciclo, regulando en un protocolo adicional los casos que requiriesen un número mayor de óvulos. En cualquier caso, antes de iniciar un nuevo tratamiento, las parejas debían firmar un compromiso por el que asumían la transferencia futura de los embriones que pudieran obtenerse, previéndose que en caso de no poder producirse la transferencia (p.ej.: muerte de la madre) serían donados a otras parejas con fines reproductivos como única opción. De esta manera se quería asegurar que el equipo médico ajustaría el tratamiento al número de niños que la pareja podía asumir, evitando que se quedaran embriones congelados y sin transferir. A la vez, se quería evitar que la solución extrema dada para los embriones acumulados hasta 2003 pudiera incentivar la generación de embriones sobrantes para ser usados en el futuro.

Giro radical

El enfoque del actual proyecto de ley plantea un giro radical, rompiendo con el marco ético previsto en el Convenio de Oviedo. La mayor parte de los cambios que la nueva ley introduce hacen referencia a aspectos no directamente relacionados con el tratamiento de los problemas de infertilidad. Sus objetivos reales son:

a) Abrir las técnicas de reproducción asistida a ámbitos diferentes al de la infertilidad, permitiendo que parejas fértiles puedan acudir a las técnicas FIV con el objeto de seleccionar algunas características de los embriones. De esta manera se permite la selección eugenésica de embriones para permitir lo que se viene denominando "bebés medicamento".

b) Modificar la legislación vigente en relación a la investigación con embriones humanos, hasta el punto de permitir la creación expresa de embriones para investigar mediante cualquier técnica existente (FIV, técnicas de clonación-transferencia nuclear, partenogénesis…).

c) Eliminar las principales cláusulas de la Ley 35/1988 que protegían a la mujer frente a tratamientos abusivos y evitaban un uso industrial y comercial del embrión humano.

Embriones "sobrantes": de problema a mina

La reforma carece de justificación clínica y social. Sin que hayan transcurrido más que dos años desde la última reforma de la Ley 35/1988, ni se haya denunciado la presencia de problemas en su aplicación, se acomete una reforma "ideológica" que rebaja todas las protecciones existentes para la mujer, los niños y los embriones. Los grandes beneficiados por esta norma son las clínicas privadas de fertilidad, que pasan de tener "un problema" de acumulación de embriones a tener "una mina" de donde extraer nuevos beneficios.

La ley va mucho más allá de lo anunciado por el gobierno y por la propia ley. A raíz de la polémica suscitada por determinados medios de comunicación sobre "los bebés medicamento", el Ministerio de Sanidad se comprometió a autorizar que algunas parejas fértiles con hijos enfermos pudieran hacer uso de las técnicas FIV y el DGP para generar y seleccionar embriones que fueran histo-compatibles con sus hermanos enfermos. Los embriones seleccionados serían transferidos y gestados por su propia madre, para que una vez nacidos, pudieran donar células de sangre del cordón umbilical a sus hermanos enfermos, sin peligro de rechazo. Por el contrario, los embriones no compatibles, aunque fueran viables, serían desechados, donados o destinados a investigación.

Utilizando esta polémica, el gobierno ha presentado una ley que plantea cambios radicales en materia de selección e investigación con embriones humanos, ya que permite no sólo la generación de embriones con fines distintos a la procreación, sino también su comercialización y uso industrial.

Lo que no se dice

De esta manera, de hecho, se aprueba una ley que prepara el terreno para la futura Ley de Investigación Biomédica que actualmente redacta el Ministerio de Sanidad. Así, la nueva ley de reproducción asistida derriba las barreras que protegían a la mujer y al embrión, dejando la pista libre a una ley que puede promover el desarrollo de una industria consumidora de gametos y embriones humanos.

La técnica legislativa utilizada en la nueva ley es confusa. Para comprender con exactitud los objetivos y el verdadero calado de la reforma, no basta con leer el texto, sino que es necesario compararlo con el que había y conocer las intenciones de algunas clínicas y empresas biotecnológicas. Los cambios más importantes están en "lo que no se dice".

Además, el legislador incurre en errores de gran calado colisionando con lo recogido en algunas normas vigentes de mayor rango, como son el Código Penal Español, el Convenio de Derechos Humanos y Biomedicina del Consejo de Europa (Convenio de Oviedo) o la recientemente aprobada (en España) Constitución Europea.

Permite la clonación

En resumen, el proyecto presenta los siguientes puntos críticos:

1. Se autoriza la generación expresa de embriones para investigar. Mediante la eliminación del art. 3 de la Ley 35/1988, se autoriza la creación expresa de embriones con fines de investigación, en contra de lo establecido en el Código Penal y el Convenio de Oviedo.

2. Se permite la clonación humana no reproductiva. La prohibición expresa de la clonación con fines reproductivos que se recoge en el artículo 1 de la nueva ley, en realidad, lejos de prohibir la clonación humana, abre la puerta a cualquier práctica de clonación que se realice con otro fin distinto al reproductivo (terapéutico, de investigación, industrial...). Es necesario recordar que las técnicas de clonación son idénticas con independencia del fin, y que los intereses económicos no están en la "clonación reproductiva" sino en las "modalidades" para las que esta ley deja vía libre.

Además, al permitir la clonación "terapéutica", el proyecto colisiona con la prohibición genérica de toda práctica de "creación de seres humanos idénticos por clonación u otros procedimientos" que se recoge en el Código Penal vigente, así como con la prohibición expresa de "obtener embriones humanos para investigar" o "de clonar seres humanos" que se recoge en el Convenio de Oviedo y su Protocolo Adicional, que España ha firmado y ratificado.

3. Se fomenta la generación de embriones sobrantes destinados a la investigación. El proyecto suprime los límites al número de óvulos que pueden ser fecundados en cada ciclo y elimina la obligación de crioconservar los embriones sobrantes, permitiendo que sean utilizados directamente ("en fresco") para investigar. Este hecho desincentiva claramente el control del número de embriones sobrantes y la moderación en las estimulaciones ováricas a las mujeres.

Tráfico de embriones

4. Se permite la comercialización, tráfico y uso industrial de los embriones. Tal es el efecto de la nueva redacción del capítulo cuarto sobre investigación con gametos y embriones humanos y la eliminación de varias "infracciones muy graves" (art. 20) de la ley vigente (1). Ésta es una de las implicaciones más graves y rechazables de la norma. A la vez, esto abre la puerta a cualquier tipo de investigación con embriones sobrantes sin atender a que estén vivos y sean viables. De esta manera, la ley desoye los llamamientos del Tribunal Constitucional sobre la necesidad de proteger al embrión humano viable.

Este punto de la reforma elimina también cualquier restricción al tipo de investigación que se podría aplicar sobre el embrión vivo viable sobrante, fuera del límite de que cuente con el permiso de la pareja, no se desarrolle más allá de 14 días y no sea transferido con fines reproductivos. Más concretamente, se eliminan sin justificación algunas restricciones éticas importantes como la exigencia de "demostrar científicamente que [la investigación] no puede realizarse en el modelo animal".

5. El proyecto autoriza cualquier tipo de selección eugenésica de embriones humanos, en contra de lo establecido en el Código Penal, el Convenio de Oviedo o la Constitución Europea (2). Esta trasgresión se hace evidente en el punto 3 del art. 12, donde se permite la selección de embriones mediante DGP de embriones perfectamente sanos, siguiendo un criterio diferente al de la propia viabilidad del embrión, como la histocompatibilidad con un tercero.

Esta circunstancia se hace aun más grave cuando se alude a elementos tan difusos como "las circunstancias clínicas, terapéuticas o sociales" como criterios de autorización de los proyectos, y cuando se recuerda que el legislador ha eliminado la prohibición de seleccionar el sexo del embrión del capítulo de sanciones e infracciones de la Ley 35/1988.

_____________________

(1) Algunas "faltas muy graves" eliminadas por la nueva ley: "e) Comerciar con preembriones o con sus células, así como su importación o exportación"; "f) Utilizar industrialmente preembriones, o sus células, si no es con fines estrictamente diagnósticos, terapéuticos o científicos en los términos de esta ley o de las normas que la desarrollen, y cuando tales fines no puedan alcanzarse por otros medios"; "g) Utilizar preembriones con fines cosméticos o semejantes"; "n) La selección del sexo o la manipulación genética con fines no terapéuticos o terapéuticos no autorizados"; "p) La fusión de preembriones entre sí o cualquier otro procedimiento dirigido a producir quimeras"; "q) El intercambio genético humano, o recombinado con otras especies, para la producción de híbridos"; "r) La transferencia de gametos o preembriones humanos en el útero de otra especie animal, o la operación inversa, que no estén autorizadas"; "s) La ectogénesis o creación de un ser humano individualizado en el laboratorio".

(2) La redacción del proyecto colisiona con el artículo art II-63 de la Constitución Europea: "En el marco de la medicina y la biología se respetarán en particular: (...) la prohibición de las prácticas eugenésicas, en particular las que tienen como finalidad la selección de las personas".

NUEVA LEY DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

domingo, 12 de febrero de 2006 · 5 comentarios

En España, la aprobación en el seno de la Comisión de Sanidad del Congreso del Proyecto de ley 121/000039 Técnicas de reproducción humana asistida, remite ahora al Pleno del Congreso, al avocar éste, contra pronóstico, su debate y su votación. Aprobado el texto, pasará al Senado. Es previsible que antes de junio tengamos nueva ley, la tercera de la democracia en la controvertida cuestión de los embriones.

El nuevo articulado parece abrirse a una concepción utilitaria y cosificada de los embriones que, sobre la base de ampliar la ayuda a minoritarias patologías, se dispone a desenrollar la alfombra introductoria de una ley ulterior, sobre investigación, que permita la experimentación con embriones humanos vivos.

El siguiente artículo, "EXPERIMENTACIÓN CON EMBRIONES Y PRIMEROS PASOS DE LA EUGENESIA, EN LA NUEVA LEY DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA. UNA VISIÓN DESDE LA BIOÉTICA", publicado por Por Manuel de Santiago, Médico presidente de la Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI), en NUEVA REVISTA, renuncia a comentar los aspectos jurídicos y de derecho comparado, como asimismo a los aspectos hirientes para la población de convicciones cristianas; y sólo centra su análisis sobre las más graves reservas éticas, aún mejor, bioéticas del texto aprobado. Para otro momento queda el trasfondo social y político de esta Ley y un análisis más profundo de su rechazo moral.

Por su parte, el Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española acaba de emitir una nota titulada "Ante la licencia legal para clonar seres humanos y la negación de protección a la vida humana incipiente", con fecha 9 de febrero de 2006, en la que se denuncia la legalización de la creación indiscriminada e instrumentalizada de embriones, la selección eugenésica, la fecundación de ovocitos animales con esperma humano, y el resto de desvaríos a que nos precipita la nueva ley.



El lobby de las células embrionarias

· 0 comentarios

El fraude del coreano Hwang debería alertarnos sobre los peligros de la ciencia sin ética y, en concreto, de la obsesión por la clonación humana, un barranco por el que estamos empeñados en arrojarnos.

El artículo "El lobby de las células embrionarias, telón de fondo del fraude de la clonación", de Natalia López Moratalla, del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Navarra y miembro de la Asociación Española de Bieoética (AEBI), es completo, actual y esclarecedor para todo el que quiera tener una idea menos superficial de lo que está en juego.

El esquema del artículo es el siguiente:

Primera parte. El fraude de la clonación humana con fines terapéuticos.

1. Breve historia de los antecedentes del fraude protagonizado por Hwang.
1.1. Las publicaciones en el área de la clonación en algunas de lasprincipales revistas.
1.2. El contexto de la publicación.
1.3. Entre la publicación y la revelación del fraude.
1.4. El entusiasmo oculta la falsedad e irracionalidad de la clonación con fines terapéuticos.

2. La confirmación del fraude de la clonación terapeútica.
2.1. El inicio de las sospechas por la cuestión de las mujeres donantes de óvulos.
2.2. Rápida respuesta de investigadores pro-clonación humana.

Segunda parte. El lobby de las células madre de origen embrionario.

1. Las promesas sobre el potencial terapéutico de las células madre de origen embrionario.

2. Embriones preimplantatorios y fetos como "material de partida" para obtener células madre.
2.1. Biopsias de los embriones preimplantatorios dedicados a procreación.
2.2. De los embriones a los fetos y a la clonación reproductiva.

3. La agenda del lobby pro células madre embrionarias no deja resquicios
abiertos.
3.1. Presiones sobre los intereses profesionales y económicos del investigador.
3.2. Intimidación de los oponentes.

Espero que os resulte interesante y que nos ayude a abrir los ojos y a detener este nuevo y terrible paso adelante de la SOLUCIÓN FINAL contra el hombre.

Juez de Pinto

domingo, 5 de febrero de 2006 · 6 comentarios

Antonio Alonso, ex juez de paz de Pinto (Madrid) se ha hecho famoso por su negativa a oficiar matrimonos entre personas del mismo sexo. Explicó sus motivos en una conferencia reciente, en la que expuso su impactante testimonio. Con personas así sí se puede cambiar el mundo.

"Entendí clarísimamente que lo que tenía que hacer era dimitir."

"Tomé posesión del cargo en abril y en septiembre me hicieron una entrevista para dar a conocer un poco a nivel local la figura del juez de paz a la gente de Pinto. Y antes de hacer la entrevista yo medité una cosa: en julio se aprobó la ley de matrimonios homosexuales y hubo un gran revuelo; el Senado introdujo una cláusula para la objeción de conciencia para aquellos que no estuvieran de acuerdo y el Congreso la vetó, la borró, así que quedó claro que o todo el mundo acepta el matrimonio homosexual como tal o el que no quiera que se vaya. Yo cogí la parábola de los talentos y dije: Señor, cuál es el servicio que te puedo prestar hoy. Pues manifestar claramente que tú estás en contra de esa ley, en contra de llamar a esa ley matrimonio, porque matrimonio es otra cosa.

Llegó la entrevista y se lo dije. No me lo preguntó ella, saqué yo el tema. Pienso que es inconstitucional y no estoy dispuesto a colaborar con esto. Se armó un revuelo en Pinto que todos conocéis, muchas dificultades, porque muchas veces cuando uno quiere ser coherente con lo que Jesucristo dice, con lo que la Iglesia enseña, vienen dificultades, muchas veces internas, de no poder, de sentirse pequeño, pero también externas".

Sigue

El muro entre la Iglesia y el Estado

viernes, 3 de febrero de 2006 · 2 comentarios

Firmante: Ignacio Aréchaga
ACEPRENSA 009/06, 25-01-2006

La inspiración religiosa en la política es tan legítima como cualquier otra

La izquierda española se ha considerado siempre llamada a redimir a la sociedad de la influencia de la Iglesia católica. En otros tiempos belicosos esto se intentó de manera forzada. Ahora el ideal de la izquierda sigue siendo que las creencias religiosas permanezcan en el ámbito de la vida privada y del culto, sin influencia en la vida pública.

Rodríguez Zapatero lo ha vuelto a explicar la semana pasada en un coloquio con alumnos durante su visita a un instituto de Jaén. Tras asegurar con su proverbial optimismo que el gobierno tiene una "buena relación" con la Iglesia, subrayó que "tiene que estar muy claro que somos un país aconfesional" (esta vez no dijo laico, lo cual demuestra que progresa adecuadamente, por mantenernos dentro del argot escolar). Pero aclaró que "ni en la educación ni en las leyes civiles se puede traspasar una ideología religiosa".

Nadie que haya leído la Constitución negará que España es, afortunadamente, un país aconfesional. Otra cosa es que la educación y las leyes sean terreno vedado a cualquier inspiración religiosa.

El equívoco empieza por la consideración de "ideología religiosa". ¿Es ideología religiosa mantener que el matrimonio solo puede existir entre hombre y mujer? Porque desde antes que existiera la Iglesia católica hasta ayer mismo a nadie se le había ocurrido que esto fuera una idea exclusivamente religiosa. Y parece que también hoy poblaciones tan distintas y alejadas de las ideas cristianas como los chinos y los tuaregs siguen compartiendo esa manía heterosexual.

Calificar las ideas contrarias de "ideología religiosa" es un truco de prestidigitador para desviar la atención del público sobre el centro del debate. En estos y otros temas, descartar de entrada las objeciones como remilgos confesionales es el expediente cómodo para no entrar a discutir los argumentos jurídicos, antropológicos y éticos, que los críticos presentan. Así, después de decir "no me impongas tus convicciones", se abre el camino para imponer las propias.

Los laicistas europeos alérgicos a la religión harían bien en mirar a EE.UU., donde surgió el primer estatuto sobre la libertad religiosa y que siempre ha considerado la Primera Enmienda, que establece la separación entre la Iglesia y el Estado, como la primera de sus libertades. Esta separación ha demostrado ser compatible con un gran desarrollo de la religión en la sociedad civil, desmintiendo así la teoría de la imparable secularización. Allí sigue habiendo también continuos debates y recursos judiciales en torno a leyes y decisiones que pueden rozar la Primera Enmienda. Pero la izquierda, que aún se lame las heridas de la derrota frente Bush, reflexiona sobre su postura ante los ciudadanos que no se olvidan de su fe a la hora de votar.

Michael Walzer, profesor de filosofía política en Princeton, autor de más de veinte libros, sobre todo de ética política, uno de los intelectuales de la izquierda americana más escuchados, abordaba en un reciente artículo (1) la presencia de la religión en la política de su país.

Walzer se felicita de la separación entre la Iglesia y el Estado establecida en la Primera Enmienda, y reconoce que esto ha favorecido también a la religión y ha evitado conflictos interreligiosos. Por eso, dice, "en interés de la religión y de la política democrática, debemos defender el 'muro' que separa la Iglesia y el Estado".

Pero hace una clarificación que vale tanto para EE.UU. como para cualquier otro país: "El muro indica una separación institucional, no doctrinal. Podemos insistir en que ninguna religión cuente con el poder coercitivo del Estado, lo que implica también proteger a todas las religiones del poder coercitivo del Estado. Pero no podemos impedir a los ciudadanos que se basen en sus propias ideas religiosas para formar su propia línea política". Una afirmación de este estilo bastaría para descalificarlo por parte de todos los políticos que, en la derecha y en la izquierda, tienen un laicismo autoasumido.

Tratados como cualquier otro...

Sin embargo, Walzer advierte que, aunque comúnmente se apela a teóricos como Rawls o Habermas para excluir del debate político cualquier discurso religioso, "ni Rawls ni Habermas creen que esto deba ser así". Es más, recuerda que la izquierda, al menos la americana, nunca ha rechazado la inspiración religiosa "cuando Martin Luther King sostenía que todos habíamos sido creados a imagen y semejanza de Dios, o cuando los abolicionistas movilizaron a la opinión pública protestante contra la esclavitud, o los predicadores del "gospel" social apoyaron políticas progresistas o cuando los obispos católicos americanos publicaron declaraciones críticas sobre la disuasión nuclear o la justicia social".

Walzer mantiene que "en una sociedad democrática no es posible censurar el discurso político o excluir de él la referencia a determinados textos". La separación entre la Iglesia y el Estado no exige tal cosa. "Lo que queremos evitar es que una religión en particular, o la religión en general, se arraigue y se atrinchere en nuestra vida pública. Pero no podemos impedir la promulgación de leyes inspiradas en particulares doctrinas religiosas, como tampoco podemos evitar la emanación de leyes inspiradas en una particular ideología".

Ciertamente, unas propuestas políticas no podrán ganar el apoyo público apelando simplemente a unas ideas religiosas. En la arena pública hay que ofrecer razones (éticas, jurídicas, antropológicas, económicas, según los casos) capaces de convencer a una mayoría de ciudadanos. En última instancia, lo importante no es en qué se inspira un ciudadano para hacer una propuesta política (lo que dependerá de factores diversos: la educación recibida, sus lecturas, su religión, su experiencia vital, su ideología política...), sino la solidez de sus ideas, la oportunidad de sus propuestas, su capacidad de aglutinar voluntades. Y es eso lo que hay que valorar.

Pero lo que afirma Walzer es que la inspiración religiosa de esas propuestas es tan legítima como la inspiración ecologista, liberal o sindical. "En el espacio público y en la sociedad civil, los creyentes deben ser bienvenidos y sus argumentaciones deben ser tratadas como las de cualquier otro". Expuestas a la crítica o a la adhesión, a la derrota o al éxito, pero no excluidas del debate.

Me parece que en este aspecto la izquierda y también buena parte de la derecha en Europa tienen algo que aprender del respeto americano por la libertad religiosa. Rodríguez Zapatero podría charlar un rato con Michael Walzer, que seguro estará encantado de reflexionar con él.
____________________

(1) Traducido en el diario italiano "Avvenire" (17-01-2006).

Libertad de expresión.

jueves, 2 de febrero de 2006 · 0 comentarios

"La libertad de expresión no es negociable", ha dicho Flemming Rose, redactor jefe de cultura del diario danés Jyllands-Posten, ante el revuelo provocado en países musulmanes por unas caricaturas de Mahoma que publicó hace unos meses.

¿Es esto así? Es el viejo debate entre libertad y derecho, y dicho tan categóricamente no parece cierto. Por lo menos no dan la sensación de estar tan seguros los gobiernos de Dinamarca y Noruega, amenazados de boicot, ni los medios de comunicación occidentales, que no se atreven a reproducir las caricaturas; desde luego no lo están ni millones de musulmanes (como tampoco el gobierno chino), ni la empresa danesa Arla Foods (aunque sí puedan estarlo sus eventuales competidoras de otros países). Ni siquiera el propio Flemming Rose está del todo conforme, puesto que ha pedido disculpas.

¿Qué hubiera pasado si las protestas hubieran sido de cristianos por cualquiera de las caricaturas ofensivas que se publican constantemente? ¿Son los musulmanes unos fanáticos? ¿Somos los occidentales unos desaprensivos irreverentes, que han perdido cualquier sentido del respeto y del decoro?

Una vez más, la blogosfera se covierte en espacio de libertad innegociable y nos permite ver esas caricaturas y juzgar por nosotros mismos. Pero ¿es esta una grandeza o una miseria de la blogosfera?

Difícil y eterna cuestión.

Seguidores

Twitter

Ver el perfil de Alberto Tarifa Valentín-Gamazo en LinkedIn XING

Seguidores en Google+

Mi podcast

Galería de grafitos

Presentaciones

Etiquetas